miércoles, 30 de abril de 2014

Gilipollas




Si los gilipollas volaran
siempre estaría nublado.
Algunos seres humanos son tan extremadamanete gilipollas
cuando reclaman sus derechos
tan exagerados
tan circenses
tan amanerados
tan fuera de toda lógica
que sinceramente pienso que no merecen
obtener el fruto de ninguna lucha
sino más bien
empacharse con su propio gilipollismo
ahítos de soberbia con sus amargas babas
colgando de un cerebro inexistente.
Pero esto sólo es el punto de vista
de una pobre tabernera de papel y polvo fino
alguien con las uñas mordidas
y la espalda rota
que atiende y observa
observa y atiende
la cascada incesante de gilipollez diaria
que se repite como un Padrenuestro impenitente

domingo, 27 de abril de 2014

Revisión de las cosas




Invito a a una amiguita de mi hija a hacer un bizcocho casero pensando que será una escena de ésas de película de madres enrolladas y niños implicados en tareas domésticas.
A los diez minutos,mientras muevo sola los ingredientes y ellas se entretienen hablando de sus cosas o saludando a las perras por el patio,me rindo al sentido común y les digo que mejor se vayan a jugar.
Antes me había pasado la tarde rezongando,porque mi hija de diez años pasa horas al teléfono y ya sólo sus amigas la hacen feliz;
le he dicho tela de cosas sobre lo estéril del aburrimiento,lo malo que es tener la cabeza hueca y todo eso.
Ella me deja hablar y "enritarme",es muy paciente,sobre todo porque su amiga iba a venir y esto es lo único que le importaba.
Ahora el bizcocho se cuece en el horno y supongo que es el momento de decir cosas como;
"A las niñas de hoy no les interesa nada".
Mientras mi hija en su cuarto quizá le dirá a su amiga;
"Mi madre,menuda bruja".
En fin.
Así son las cosas.
Si alguien quiere un trozo,que se pase por la tercera cueva a la izquierda,voy a depilarme los pelos de la barbilla.


...
Foto piensaendulce.es

domingo, 20 de abril de 2014

Domingo resurrecto




Ayer viendo el conde de Montecristo en el sofá me tragué un cuarto de kilo de pestiños,supongo que eso anula los veinte largos en la piscina del miércoles por la tarde.
Pero es que la torpe (desde un punto de vista argumental)perfección de Edmundo Dantés consiguiendo sus objetivos,sazonada con mis pensamientos de pre-fin de vacaciones,por llamar de alguna manera a estos cuatro días pestiñeros,callejeros y cerveceros,incitaban a eludir la crudeza de la molicie con el dulce sabor y cuando me di cuenta quedaban dos,huérfanos y desamparados,en la bandejita que era para compartir.
En mi descargo diré que estoy practicando la paciencia.
Y eso suele necesitar,casi en la mayoría de los casos,un poco de dulce.
Os dejo esta canción que puse en FB para este domingo de resaca pestiñera.
Un domingo gris en el que el cielo se empeña en desplegarse como un toldo gris oscuro,casi negro después de días de intenso calor.
Quién puede resistir tanto contraste.
Quién puede entender nada entre las necrológicas,el activismo y la esterilidad de los lugares comunes.
Quién puede entender que como dice mi hija,unos pestiños den para tanto rollo.
Hasta prontito.

sábado, 19 de abril de 2014

Salvar a la Humanidad

...yo que disfruto con la semana santa sevillana, y que aun sin fe me emociono con las chicotás largas de Jesús de las Tres Caídas, el paso de la Hiniesta (unido para siempre al trabajo artesano de mi padre)y las caras del Cachorro y la Macarena...aun así,cuando veo a la gente comer pipas y dar empujones,estrenar zapatos y bullear en la superficie de las cosas, no pierdo de vista cierta verdad.

miércoles, 16 de abril de 2014

Nunca es triste la verdad...


Se lo soltó así al terapeuta ,que era un hombre atractivo de pelo blanco y sonrisa cósmica,entendida como buen rollo universal,una sonrisa de persona hecha a sí misma autosalida del pozo de las amarguras a las que cualquier humano sensible se inclina como los árboles cerca de un río.Cuando una persona ha hecho el trabajo de cuidarse y armarse el esqueleto emocional se nota,así como se nota aquéllos otros que simplemente arrumban bajo la alfombra todo lo que no les gusta.

Los "arrumbadores" deben saber que un día,posiblemente el más doloroso e inadecuado,todo lo que pasaron años escondiendo explotará y les dejará de mierda hasta las orejas,desolados y con muchas ganas de llorar.

Pero esto no nos incumbe ahora,nenita,diría él meneando su lápiz,tú no eres mala gente,tú te pasas la vida deseando el bien,sólo que la tristeza te enferma,las casas siniestras te cortan el cuerpo,tú eres más simple que todo eso,tú no conoces el verdadero dolor y no quieres verlo reflejado en los ojos de los que te rozaron,tienes ese derecho,míralo así.No se llega uno a los cuarenta y pico para seguir siendo un niño lastrado,bueno,mejor dicho,una niña castrada que dice y hace cosas que no desea o que permite que los demás le fuercen a sentir y hacer,eso se acabó.Qué duro para un ego maltrecho que ya no quiere seguir dando patadas a las latas,que odia los teléfonos y las frases comunes,qué duro para alguien que querría vivir en un faro plateado en lo alto de una roca,darse cuenta de tanto desprecio disfrazado de amor.

Quizá es sólo una racha,pensó ella,aunque no lo dijo,la boca cosida una vez más.No,no es una racha,estás aprendiendo a ser tú,pide disculpas y despídete con un ramo de margaritas y cómprate otro para ti y cómetelas si hace falta,pero empieza a saber que tienes esta vida que es sólo tuya y que estos males proceden de no haber sabido preservarla cuando querías hacerlo,la debilidad es tonta de remate y trae amargas consecuencias,sólo tendrías que haber aplicado un poco de equilibrio,decir lo que pensabas y al mismo tiempo amar a tu manera,nada más.

¿Cómo?¿He tenido maneras de seductor,con lo mucho que los odio?Uff,qué inconsciente,qué cosa tan chunga.
Tranquila,tranquila,toma un Orfidal,respira hondo.Eso es,otra semana de droga,los músculos relajados y volveré a estar como nueva,la culpa es un fardo demasiado pesado para mí,yo que presumo de no haber hecho daño a nadie en mi vida,de no haberme entrometido,aunque en este punto el terapeuta dijo que entrometerse a veces es comprometerse.

Descuide,lo he aprendido;a partir de ahora,fuera de mi círculo íntimo,hablaré claro para no volver a herir.O mejor aún,cultivaré eso que se me da tan bien;la distancia.Es posible que si mido las baldosas entre mi espacio y el de otra persona que por el motivo que sea se me quiere acercar demasiado,aunque sea alguien ancestral,por decirlo de algún modo,si aprendo a medir,le decía,todos saldremos ganando.

De hecho hace algunos años ya que lo practico,con mis madureces y nuevas relaciones.Debería sentirme genial,y sin embargo he pasado unos días terribles de ahogos y taquicardias,es lo que pasa cuando algo muere por nuestra culpa.

Otra vez culpa,otra vez.

Claro,ahí el terapeuta quedó mirando al techo;(el domingo de ramos explotaría este año y olería a nardo y a incienso y ella recordaría lo jóvenes que habían sido por aquellas callejas,como si de repente estuvieran todos muertos,y entonces entendió que lo estaban,aunque habitaran vidas y casas con la sagrada costumbre de la supervivencia,tan lejos unos de otros).

No sabía quién lo dijo,pero en la consulta resonó una vieja frase que había oído en una canción de Serrat,y que dejó la tarde sentenciada con el deje de un sevillano universal que pensaba y escribía poesía llamada sobria y otras ranciedades por el estilo.

Nunca es triste la verdad,lo que no tiene es remedio.

miércoles, 9 de abril de 2014

En el hospital





En el hospital las horas son enemigas de los hombres

se envuelven en tedio o suspiran de asco

convierten a la gente en bolsas de plástico

cada mañana a montones en los pasillos

ahí se llevan a las almas muertas

o dolores

o cuerpos

los insomnios de los que ya no sueñan

vale,no es verdad

sólo son toallas sucias

un trasiego de los que allí trabajan,

restos de todos los humores

pero podrían hacerlo

porque allí la vida funciona de otro modo

sólo por estar en frontera con la muerte

que tiene allí colocada su garita

y a veces sale a controlar quién se ha quedado

quién ha venido

quién ya marchó

quién lo dejó para más tarde

y asusta a los sanos

que ponen cara de inocente en las visitas

y no deja descansar a los que cuidan.



Deseo

El deseo no es tan malo como dicen, no es bajo ni mezquino ni ruin, es un hálito de dioses que tenemos entre los bolsillos y que podemos...