miércoles, 8 de junio de 2016

El Lebrijano y Orquesta Andalusi de Tanger Las Mil y una Noches Mus...


Verano

Permiso para cambiar las camas en bragas y cocinar de la misma guisa, permiso para tachar la hoja de ruta Mercadona-París- Texas con una buena tajá de sandía, permiso para pasar noches en blanco notando los gusanitos de las malas ideas, las que se reactivan con más de treinta grados a las dos de la mañana, permiso para cagarme espiritualmente en los mundos divididos por el hombre poderoso, el que habita en los despachos y nunca muere joven, y también en la moto que pasa tronando como si fuera de día(ay la super educación vial que tenemos en este culo de Europa) , permiso para llamar a mis espíritus con un canto tribal y exclusivo ajeno al hombre blanco y la mujer Barbie,permiso para lamentar la tala de los últimos eucaliptos de nuestro descampado que ahora sí es ya un desierto, permiso para conjurar el miedo que me dan tantas cosas como la sociedad que dejamos a nuestros inocentes hijos, aquéllos que como nosotros se verán obligados a mantenerse a salvo de la traición y la mentira.
¿Lo conseguirán ellos?
¿Podrán mantener su pureza o bondad como algunos de los viejos intentamos por todos los medios?
La luna cruje y nos hace papel de aluminio todos los sueños que antes eran de plata.
Bienvenido, verano.
Gracias por darme tantos temas de insomnio para estas mil y una noches.