miércoles, 24 de diciembre de 2014

Feliz navidad

¿Qué era aquello que me impulsaba a levantarme incluso cuando no tenía ganas,en días tan largos y estériles que parecía que no terminarían nunca?

¿Qué fue aquella sonrisa,aquella mano que tendí sin pensar a quién se la daba,aquella decisión que tomé siendo la menos egoísta de todas las posibles,aquella tarde en tu casa,aquel viaje,aquella recién nacida que rompió su primera mañana con un llanto puro que deshilachó por completo la falta de esperanza de mi juventud?

¿Qué tenemos entre las manos habitualmente,aunque no lo veamos,confundido entre pajas sucias y malas noticias como gusanos inservibles,y sin embargo está y nos permite resistir y salir a la calle a tomar un café y entre depresión y depresión hurgar en las colillas de lo viejo para sacar algo nuevo,una perlita a lo mejor no más para sacar el día adelante,y acabarlo bien,colgado en el balcón como una camisa recién lavada que esperamos vestir al día siguiente?

...
Yo creo que es la luz.

No la del recibo sino la que nace cuando acaba el otoño y nace el invierno,y nos promete la única gloria posible,la paz con nosotros,ahí dentro,la que tiende puentes y calma tempestades.

Un árbol de vida que quiere seguir expandiendo sus ramas,aunque no lo dejen,aunque lo mutilen,aunque lo ahoguen terminará por crecer,alto y orgulloso.

No sé cómo se hace,sigo aprendiendo aunque la fe me falle y la voluntad no exista(cuando paso lista siempre una voz chilla en andalú "no ha venío,señorita" y claro,le tengo que poner falta)pero sigo sabiendo que vendrá.

Así vendrá lo que queremos para cada uno de nosotros,como la luz llega a todas las criaturas que duermen,sufren o se arrastran.

Por eso,esperando que sigáis aquí para cuando se me pase el empacho febril que tengo ahora,esta muñeca Michelín os desea una felicísima Navidad y buen año niña bonita,y así será.

lunes, 8 de diciembre de 2014

No me puedo creer...

...el tiempo que hace que no paso por el blog.

Mi cálida hoja virtual de desencuentros y falsos poemas,mi pañuelito de seda que llegaba a todas partes y a ninguna.