miércoles, 1 de marzo de 2017

Ya está.
Asumo mi lugar como esa sucesión de tejados que decían en Martín Hache.
Las esquinas y las piedras y cada suicida que se tiró de la Giralda.
Las mañanas azules y la verde esperanza.
La estrechez de las mentes y la grandeza de otras....
Seré esa oscura funcionaria del deber que va apuntando su vida en un cuadrante hasta morir un día , ordenadamente y en silencio, como salen los noruegos de sus bares.
Adiós al rumbo deseado de otro sino.
A los sueños de habitar otras culturas donde pensar sea el deporte favorito.
Con mi pan me como lo que tengo.
Con mi sal me curo las heridas.


lunes, 23 de enero de 2017

Conozco una mujer




Conozco  una mujer
que camina sobre puentes de ceniza,
dobla cucharillas con los dientes
y salta los bordillos a zancadas.
Conozco  una mujer
cuyo pelo blanquea hacia el amarillo,
que elude todos los espejos
porque nadie le ha explicado claramente
que siempre se es joven aunque el cuerpo no lo sea.

Si la mujer hubiera podido elegir su destino
si le hubiera interesado la batalla
si hubiera tomado su vida entre los brazos
como abrazó a los hombres que fueron enemigos
quizá habitaría un palacio propio
con salones de nácar y cortinas hechas
con la materia oscura de los sueños.

Si la mujer hubiera sido capaz de desear
algo más que ser amada en torno a los veinte
y no hubiera confundido  sarcasmo con inteligencia
si no se hubiera dejado emborrachar por la amargura
quizá hoy las viejas cortinas de los sueños
se hubieran apartado para inundar de luz
a la mujer entera.

lunes, 16 de enero de 2017

Días de radio

Una vida sin estridencias,por fin.
Llegar a casa, encender la radio, sólo radio Clásica.
En mi interior una lucecita amarilla como un suspiro se mantiene, el interior de mi casa es mi corazón y ahora asemeja uno de esos hogares americanos de la película de Woody Allen, en la que la radio era tan importante y los días estabulados guardaban un perfecto orden, tendiendo sus jornadas de diversión concretadas así como las de labor estresante.
Ellos, los americanos, como los inve...ntores del confort en el siglo pasado, rigen mi imaginario personal,como en mis repisas adolescentes fueron los ingleses.
Más allá, más lejos todavía,la languidez de los verdes campos de Butler Yeats y el deseo sordo de conocer Irlanda o Escocia, como la cueva de la que salí, y que es la culpable de que ahora tenga nostalgia del sol que esta mañana acariciaba los campos a pesar de la travesura del frío.
Como aquel germen ,ya crecido y reproducido, sé que la nostalgia de esta vida que es como un vestido usado no será suficiente para matar la buena noticia de nuestro paso por el mundo, a los que nos gustaba mirar las flores y dar largos paseos, besar dulcemente o sembrar buen rollo.
A los que nos gustaba la paz.

jueves, 5 de enero de 2017

Volver aquí

Volver aquí, como se vuelve a u lugar de infancia, a un beso olvidado, a una esquina gastada.
Volver a emborronar lo que a nadie le importa, para sentir el pálido reflejo de lo que una es o podría ser, de lo que quiere gritar cada día como si fuera la única verdad a los cuatro vientos, pero se queda como siempre en la superficie , para , como dice Battiato, "no ofender inútilmente",
Y sin embargo qué ganas, qué ansia de ofensa,  de desnudos en un mundo encorsetado, qué necesidad tan grande tenemos ahora de verdades cuando nos ahogan a mentiras, nos atan en corto con estadísticas inventadas, nos llevan con el palito de las ocas de granja dispuestas al sacrificio.
Ahora más que nunca necesitamos verdad, verdad a palo seco, a puñados o a espuertas, según cada uno la pueda recibir, verdad como un hilo dorado que no todos merecen , porque muchas veces la ceguera es más cómoda que un sofá de tres plazas.
Ahora más que nunca necesito verdad como una lluvia fina que bañe mi espíritu que es como un pájaro enjaulado y perfumado de Bulgari, pasmado ante su propia iniquidad.

Feliz, feliz año nuevo para todos.

jueves, 8 de diciembre de 2016

Los camioneros

He estado en un bar
un miércoles víspera de fiesta
cerveza americana
en la barra dos hombres acodados
nachos ,hamburguesas...
entre uno de ellos y yo
miradas furtivas que ilusionan
mi dulce carne abandonada.
El temblor de una llama adormecida
me fijo ,son repartidores de cerveza
están de paso
En breve subirán al camión negro y dorado
volverán a las frías autopistas
se sentirán solos o anhelantes
en algún lugar del mapa una mujer
o unos niños
un viernes por la tarde que no llega.
De momento continuarán su camino

como huérfanos de todo hogar o anclaje
y yo he pensado
me he puesto a mil tramando mi partida
Imagínate que de repente me voy
llego a cualquier lugar donde haya bares
y parterres de flores
puertos de mar y algún hombre escondido
que sepa lanzar miradas furtivas
a una mujer del sur que empieza a avejentarse
Imagínate que abandono mi hogar
herida por el ala del sombrero
que oculta todas mis locas fantasías
Me veo lejos de ti ,de vosotros
de mi esperpento diario
el papel de ordenanza ,institutriz o esposa
con su pala de madera para mover lentejas
Y su tiempo desnudo para controlar todo.
Me veo así tan lejos
puede que deseada
Otra vez superviviente , encantadora
con su caja de serpientes sordomudas
Y el collar de palabras enjoyadas
para hacer sentir a un hombre
como un niño.
Quizá haya una calle por la noche
rumor de mar y una farola solitaria
quizá haya blues y se humedezcan mis ojos marrón caramelo
que han visto y han sentido tantas cosas.
Quizá mi piel encuentre la manera

de volver a temblar entre el derribo
el solemne pasar de muchas estaciones
como huellas de tacón aquí en mi pecho.
Y aún así
qué triste me he sentido
al alejarme de vosotros
con la mente.
Qué desnuda qué sola ya sin mi esperpento
sin esta madre y compañera de sofá y televisión
que pregunta como una policía
persigue adolescentes alunadas
lleva una bata gris de cualquier modo
escucha transiciones o indaga malestares
en un reino acre de termómetro y rutina.
Qué sola
qué vértigo si tuviera
que inventar una vida en otra parte.
.......
"Los camioneros".
Ideas para un relato de mujeres que siempre quieren ser otra cosa

domingo, 20 de noviembre de 2016

Hoy me he despertado
subiendo a un tercero por la escalera
con un cartucho de pescado frito
yo era una mujer negra.
Antes había estado pagando
con dinero en lugar de con tarjeta
había elegido dos jarras para agua
tamaño individual
y una de ellas estaba abollada
todo muy real
creí haber perdido la cartera
eso más o menos como en la vida de blanca
que suelo asustarme porque me faltan cosas
en el repaso visual de cada cinco minutos.
Había un ascensor ,
es el que siempre cojo
en diferentes sueños
y eso me hace pensar
que si hay entornos repetidos
es porque tenemos otras vidas
otras casas y otra piel
cuando marchamos de aquí
por unas horas.
Al volver hasta aquí
me encuentro que ha llovido
la ropa se ha mojado
qué fastidio.
Hubiera preferido
llegar a mi destino
con el pescado frito.


viernes, 11 de noviembre de 2016




Muere la inteligencia
se arrastrará como las hojas en los parques
se olvidará como el olor de las manzanas
cuando eran manzanas verdaderas.
Muere la inteligencia...
la juventud que temblaba de amor puro
y el poeta que cantaba bajo el puente
hecho con un millón de corazones .
Mueren también los delfines
pespuntes de sangre en la línea de horizonte
donde termina el mar y se enamoran los ahogados
de la belleza de seres mitológicos.
Sólo queda falsedad.
La estridente ignorancia de una avenida repleta
de gente que exagera sus derechos
en el mostrador de una triste oficina
y dobla el yugo bajo grandes injusticias.
Sólo quedo yo ,dando besos a ese yugo
por tener la suerte de poder ganar la vida
a costa de perderla poco a poco
sin poemas sin palabras que alimenten
o enciendan luz en una llama viva.

Perdí la letra de mi canción prohibida
la llave de todos mis tesoros
el mapa que me llevaba lejos
la ruta sagrada para todo el que nace.
Es un otoño triste donde el alma
se pierde entre cenizas y hojas secas.


(Dep señor Cohen).