miércoles, 13 de agosto de 2014

Las casas y los coches

Las casas y los coches
qué importantes son en las vidas de la gente
unen o separan o causan conversación
generan sellos o meses de alquiler
los amores caducos olvidan los rencores
los coches y las casas
qué importantes.
Pueden hacer que un hombre tenga varias vidas
que una mujer conserve privilegios
o al revés
porque pegan con celo los recuerdos
y componen el patchwork del pasado
donde cada cuadro tiene un color y una textura
y acaban mezclados sobre la misma cama.
Qué importantes oh sí
aquellos bienes tangibles que todo lo estropean
los huecos de ascensor
las plazas de garaje
las cartitas del banco
las notificaciones
(que también traen su dolor
su pequeño dolor
como una herida
que no puede castrar la vieja guerra
donde los soldados del presente se arrastran
enmohecidos)
y cómo se arruina la gente en los naufragios
cómo cantan las criaturas del mar de los papeles
de los viejos cajones
donde durmieron los libros de familia
las cosas por hacer
los hijos no nacidos
qué espantoso sopor
qué epitafio
el amor soportando una ITV
con todos estos parches en las ruedas.
No soy perfecta yo ni mucho menos
pero cómo me aburren las cadenas
con las que las casas y los coches amarran a la gente
y los dejan tirados en un fárrago insaciable
de inventarios,de cosas que sólo son harapos
para un amor mendigo que fue,que ya no es
o nunca estuvo.



(Foto fotosdigitalesgratis).

domingo, 10 de agosto de 2014

Las pinzas que olieron el mar


Ésta era nuestra habitación en Lanzarote.
Y éstas son pinzas de tender ropa que compré en un supermercado de Teguise.
Me traje unas cuantas porque al verlas me acuerdo de que sujetaron los bañadores y toallas que colgué al fuerte viento de la isla,justito enfrente del mar.
Verlas en mi patio de secano es como haberse traído un trozo de allí.
Casi mejor que una caracola.

lunes, 4 de agosto de 2014

Algo tendrá la vida

Algo tendrá la vida
cuando tantos desean conservarla.
Embarcados en chalupas sin futuro
se agarran con las uñas y los dientes
y recuerdan la mirada de sus madres;
en oscuras cárceles esperan
que se abran las puertas de los días
aunque los cuerpos ya no tengan fuerza alguna.
En la cama de hospital yace una duda
¿me como hoy el flan o la natilla?
como si fuera cualquier día
el día último.
Y el condenado a muerte
espera que se abran las rejillas
mientras consume el último cigarro.
Algo tendrá la vida
cuando los niños la estrenan
en sus primeros pasos
y aprenden a reír con cualquier cosa
incluso si algún monstruo hijo de puta
acaba al fin por devorarlos
una sórdida noche sin luna y sin estrellas.
Algo tendrá la vida
para que arranque a rodar contra todo pronóstico
para que sigamos deseando bañarnos en el mar
beber dulces licores
abrazar las mañanas como dioses
que se visten de oro y azul para nosotros
y se cuelgan manzanas
y pájaros cantores en el pelo.
Algo tendrá la vida
digo yo
para que la luchemos tanto
y tan seguido.

Verdades

Hay ateos bañándose en la sangre de Dios y creyentes que ya están en el infierno. Sé por qué beben tanto los poetas es porque no saben qu...