domingo, 19 de agosto de 2018

Discurso para locas

La mente va rápido, la lógica es lenta, se dijo mientras peinaba sus cabellos frente a un espejo cuyo azogue se asemejaba a un lago de difuntos, si esto significara algo.
Dos habitaciones más allá, su hijo adolescente se entregaba  sin freno al insomnio con el móvil en la mano, intercambiando mensajes con otras almas tristes,qué duro el umbral de esa edad, qué jodido, y ya casi nadie de los adultos lo recuerda. Esa vulnerabilidad y ese látigo constante.
Bueno, yo sí, lo recuerdo porque puede que no haya cambiado tanto, de hecho nunca he perdido la inseguridad ni el miedo, dos parches en las alas que pesan demasiado, dos parches en las alas con las que nunca pude volar.
Ahora uno de los miedos es precisamente ése, que al no haber volado nunca por mis medios, quiera en mi madurez intentarlo bajo un sol demasiado caliente, cuando mis músculos empiezan a derretirse y las ganas son una parodia de los deseos.
Las locas  a veces nos hacemos con el tiempo, porque inicialmente fuimos domesticadas, y de la primera comunión pasamos a la oficina, y de la oficina al hogar y del hogar a la maternidad y luego vuelta a empezar, a buscar en libros y oráculos tanta falta de sentido.
Y luego llega el verano y te arroja a la cara un hijo adolescente con las mismas taras pero diferentes recursos y quieres llorar o gritar o dejarlo todo en manos del destino, salir por esa puerta y no volver, a veces incluso tirar la basura y que te atropelle el camión y que los vecinos digan hay que ver el destino, pero tú,loca, sabrás que no es el destino sino el deseo cumplido de la liberación.
La mente va rápido pero la lógica es lenta y la lógica dice que es verano, que si ocurre eso lo habrás hecho mal del todo, (todavía está por ver el resultado final, date tiempo) pero si ocurre eso lo habrás echado todo a rodar porque habrás dejado atrás una gente rota, quieras que no aún eres necesaria, aunque no desees serlo en absoluto.
Y qué quieres pues, querida loca, la que echa de menos el mar y las esquinas azules de su alma, la que atravesó tempestades con los bolsillos llenos de ansiedad, la que apostó por la vida incluso cuando intuía el engaño que supone toda lucha, la que se trajo plátanos verdes  de la huerta de un buen hombre que dejó de existir el 14 de Agosto de 2018,ya está, se acabó, todo tiene su fin en su momento y es más loco y más tonto pasarse el escaso tiempo conspirando contra uno mismo y los que ama.
He perdido mi capa de héroa pero a cambio tengo una que me hace invisible, pero sólo para el escaparate; a cierta edad tienes que hacer un hatillo con otro tipo de sentimientos, con otras estrategias y recursos, de los cuales el más valioso es el de amarse, por difícil que sea amar un saco de contradicciones que se va despidiendo de su capacidad de producir fragancias, al fin y al cabo los frutos maduros ya no huelen bien, ya no huelen a nada.
La loca , entendida como persona que se resiste a lo que está escrito, tiene que seguir aprendiendo.
Prometí no rendirme y no lo haré, se dice la loca, que no es tal, sino una especie de guerrera planetaria, una guerrera que no quiere aumentar la importancia del mal, sino ningunearlo en favor de la luz y del viento que permite el movimiento de las ramas más altas de los árboles.

Starman

Lo vimos cruzar la calle República Argentina con el semáforo en rojo para los peatones, un poco echado hacia delante como la gente que está ...