jueves, 27 de agosto de 2015

Hasta siempre

Hasta siempre,blog.
Fue preciosa esta historia mientras duró,con todos sus personajes,relaciones y afectos.
En las redes me llevo lo que importa,lo que no valía una mierda acabó por desprenderse solo.
Hasta siempre.
Gracias.

Sigo en facebook,en papel y quizá en otras esquinas,donde no me alcancen la mentira,la superficialidad ni el odio de estos tiempos tan raros donde nos situó la esquizofrenia de los dioses.

Salud para todos.

domingo, 16 de agosto de 2015

El pastor de cabras

Tenía ganas de hablar,el pastor.

Me dijo que dejara a las perras confraternizar con el suyo,un belga de muy buena planta,no muy bien cuidado como suele ocurrir en los perros de campo,pero de pelo brillante y linda mirada.

"Es que tienen el celo"-le respondí como excusa ante mi retraimiento,y entonces empezamos a hablar.

Nos dijo que los espulgabueyes van atrapando todo lo que sale al paso de las ovejas y cabras,que cada vez es menos.

Menos topillos,menos cigarrones,(saltamontes),menos de todo.

Este año por ejemplo ha habido pocos chamarines,por no hablar del bajón de los jilgueros y verderones.

"Invadimos su espacio "-le digo intentando adivinar,y me dice que no,que es por los venenos.

La gente que siembra usa venenos;cuando saco a colación la vigilancia del Seprona me dice que ellos "no pueden estar en todo lo que hace la gente".

Entonces es cuestión de tiempo,le digo.

Simple y llanamente.

Sabe usté lo que es ver pájaros volando que caen de repente al suelo,y encontrarse hasta mochuelos muertos,allí bajo los eucaliptos he visto uno el otro día,sin explicación aparente?

Es por el veneno.

Matamos el ecosistema,anulamos la capacidad de regeneración de la naturaleza,nos creemos los reyes del mambo cuando sólo somos desgraciados tirando piedras contra su propio tejado.


En unos años pondremos los billetes sobre la mesa.

Uno tras otro,probaremos a echarlos en la ensalada, a ver qué tal saben.


Nos despedimos de Enrique,el pastor,con la sensación de haber sabido mucho más en quince minutos que en tres horas de informativos para desinformados.

sábado, 15 de agosto de 2015

Palabra de guerrera cobarde

Ahora que ...todos los desconocidos me llaman "señora" al dirigirse a mí,un sábado festivo en el que suenan las alharacas de los días sagrados de esta ciudad,con los muertos de la catedral menos solos por la patrona,los servicios y el ruido de los vivos,declaro abiertamente que escribiré ficción en este blog como si fuera mi vida en ello.

Ficción dentro y fuera de la pantalla,salteando las páginas con el olor de la bella mentira,vencida y derrotada la realidad enemiga,se bate en retirada de mis sueños y de los inquietos dedos con los que mareo la vida y me empeño en buscarle las cosquillas,por cansada que esté.

Cuando una señora no encuentra ilusión en casi nada,y le duele una muela y todos los esfuerzos le parecen inútiles,ha llegado el peligroso momento de acudir al médico de cabecera para que le recete las pastilitas para soportar la vida,opción A,o el momento de buscar la luz a toda costa,opción B,porque la señora piensa a menudo,de todas maneras en pocos años uno se va.

Quejarse de aburrimiento cuando uno tiene fecha de caducidad no tiene sentido.

En la parada el bus siempre acaba por llegar,y te subes y te lleva a otro sitio,sólo hay que tener paciencia.

No sabréis más de mí pues desde el punto de vista de la estadística o el retrato real de mis dolorcitos,frustraciones diarias,sino a través de los cientos de espejos que los otros pueden ofrecer de mí,porque al fin y al cabo todos somos lo mismo,con trazo grueso o trazo fino.

En la vida real me alejo de los destruidos,pero aquí en lo que soy me meto a saco,a sangre y fuego,con todo lo que quiera contar con más o menos suerte, sin desfallecer,dejándome llevar por la necesidad de escape que es al fin y al cabo lo que no salva,y lo he de intentar sin tregua aunque ya me digan señora por la calle.

Palabra de guerrera
(cobarde).

domingo, 9 de agosto de 2015

Te aseguro que





Te aseguro que

con el conocimiento que ahora tengo de la vida

la obligación de vivir a trompicones

dejándome la piel en cada esquina

haciendo colección de sofocones

a día de hoy,de testigo mi escriba

(que soy yo misma empaquetada en cien sudores)

aún no sé si creerme que tú existes

o es un sueño rebozado en ilusiones

que una vez soñé cuando veía

la felicidad como un dragón lejano

capaz de derribar mil torreones.

He aquí que has llegado como un viento

suave presagiando dulce lluvia

todas mis ironías no pueden con tu silencio

ni con el agua fresca que pones en mis manos.

Me canso pues de jugar con los tópicos

y con las exigencias de las mujeres que cabalgan

para desmontar humilde cuando llego hasta tu puerta

y me hago igual a ti

doméstica y callada.





jueves, 6 de agosto de 2015

Los dulces pies de la esclavita



Ya me cansé de ser así,dijo la esclavita.

No se puede llevar una vida normal por culpa de la empatía,porque al final la peluquera te hace lo que quiere, el camarero te ignora,la soberbia de los demás te hace daño,la servidumbre remunerada se invierte y te convierte a ti en servidumbre, el pecho te duele y la tarde cae como una odiosa estera de tierra polvorienta sobre los párpados.

Todo es amor,dijo el pato,justo antes de morir asfixiado a los pies del sol inclemente de Sevilla,donde la vida se escapa a chorros entre las rendijas de los deseos de escapar.

Todo es amor,gritan las fotos viejas de los abuelos pero también de los muertos jóvenes desde el álbum, muertos sólo en apariencia,y tú con las mientes llenas de ellos,de lo que vivieron,lo que dijeron,lo que amaron y se quedó en ti, se quedó en ti como una dulce pasión no deseada.

Al fin y al cabo eso es nacer,una pasión no deseada,una patada en el culo hacia la luz,malabares para evitar la sombra y los malos ratos,y por mal que te portes,esclavita mía,no serás nunca una mala persona,esto lo saben los enanos de tu circo y los elfos que susurran en los bosques inventados,el color verde que siempre se asoció al mundo mágico,ahora recuerdo los cuentos de Butler Yeats, en esa tierra irlandesa a la que sin duda un día llegaré otra vez como recién nacida.

Los malos están en la tele,hoy he visto en las noticias a un cabrón matando un toro en la vía pública,por ejemplo,y más cabrones acudiendo al cadáver como las moscas a la mierda,una de esas imágenes con las que los informativos gustan de torturarnos a la hora de la comida;
el toro cayó exactamente igual que caen los humanos en todas las partes del mundo,a manos de otros y sin rechistar,como los niños asesinados por sus padres,como las mujeres,como los pacíficos,como los pollos de granja.


Mi alma se expande y mi cuerpo se aburre,demasiado a menudo oigo decir que todo es un problema hormonal,desde cuándo las hormonas son más importantes que el espíritu,desde cuándo,dímelo esclava mientras acaricias con los dedos pelados el suave lomo de la esperanza.

Ayer en la siesta estuve con un matrimonio árabe,él era tipo sha de Persia,ella tenía los ojos hinchados de llorar por el exilio pero tomaban un té en un país civilizado,quizá la gran Bretaña,ambos tenían una elegancia y una aceptación de las cosas envidiable pero soportaban también su propio dolor,no lo negaban para no ser esclavos de la superficialidad.

Dignidad,creo que sería la palabra,disfruté de su compañía y cuando desperté estaba en un sofá,el sofá de mi casa,que flotaba sobre un légamo de tierra bajo corrientes de aire frío acondicionado,los ovarios chirriaban y las rodillas crujían;

sentía el corazón aplastado y me cambié de postura para reflexionar con los ojos cerrados sobre lo vivido,quizá sólo tengo encuentros interesantes en los sueños,podría ser.

En cualquier caso es rico tener este sabor,pasarme las páginas de mí misma como un libro que todavía desconozco,no saber de dónde vengo pero saber cada día un poco más.

Escribir es jugar,y jugar es vivir.

A día de hoy no tengo absolutamente ninguna pretensión más que ésa.




lunes, 3 de agosto de 2015

“No permitas que el dolor venza sobre la fe. La verdadera felicidad nos abandona en la medida en que nosotros nos alejamos de la fe.”

Naguib Mahfuz

domingo, 26 de julio de 2015

Sobre la creatividad de las mujeres



Llevo toda mi vida escribiendo,desde los once años,con aquellos primeros diarios que una vez hicieron llorar a mis abuelos maternos,siendo ellos mi primer público.

Luego vino mi exitosa carrera literario-artística,que como todo el mundo sabe se reduce a unos principios de estudios de filología en la universidad de Sevilla,abandonados prematuramente por una enfermedad inventada que nació de un primer amor demasiado intenso.

El posterior exilio a una oficina situada junto a una autovía,la muerte en vida como auxiliar administrativa siguiendo las invitaciones del destino para ganarme la vida,la tristeza y el sobrepeso,golosinas metidas en cajones para soportar el abandono de mis sueños,bla bla bla.

Algunos premios locales de narrativa breve,participación en algunas antologías,entre empleo y empleo lo que he podido ir haciendo según rachas más o menos libres,recuerdo con horror la crianza de una niña adorable cuya madre estaba siempre pegada al ordenador escribiendo,irascible y malhumorada en cada interrupción.

(Cuando vimos la peli "Los mundos de Coraline" nos miramos las dos porque la escena en la que madre escritora pasa tres kilos de la pobre Coraline que habla a sus espaldas con las tonterías propias de una adolescente recién trasladada a una casa nueva nos reflejaba en cierto modo a nosotras,con la diferencia de que la madre de Coraline llevaba cuello alto y un pelo monísimo y se ganaba la vida escribiendo,cosa que servidora no ha conseguido nunca,simplemente era una forma de vivir,escribir para no morir,escribir en blogs como quien apunta la lista de la compra de la propia alma).

Y luego me escribió Miguel Baquero y con Alejandro lanzamos a navegar los Delfines,que es un trozo de mi vida sin demasiado interés literario pero que al menos salió del cajón,un ejercicio de sinceridad narrativa y personal a quien amo como a un hijo muy débil,por seguir el tópico de la creación literaria.

Y aquí estamos,en otro paréntesis,hasta que empiece mi nuevo empleo de un mes el próximo 1 de Agosto hasta principios de Septiembre,esta vez al menos estoy en los brazos de la misma gran empresa que me ha acunado con una nómina y me ha pasado el rodillo en los últimos tres años,lo importante es no parar,hasta contenta estoy.


Pero de nuevo mis deseos de escribir se van al traste,se posponen,función aplazada,y entonces pienso en esta mañana de domingo,que hubiera podido ser un buen momento para escribir, si no hubiera puesto dos lavadoras,sacado perras,limpiado el patio con lejía,atendido una serie de mensajes de Whatsapp,cortado una lechuga para preparar una ensalada que ya se enfría en la nevera,fregado un cajón de cubiertos que estaba bastante asqueroso,vaciándolo de sus compartimentos,y dejándolo secar al sol.

También he cocido huevos y he hervido un poco de arroz porque está aquí la perra de mi hermano que tiene diecisiete años y desde ayer lleva sin comer porque no le gustan las bolas,al final entre tres platos reparto todo el arroz y los huevos con sus yemas y comen todas tan ricamente mientras yo tiendo la ropa de la primera lavadora.


Me echo agua fría de la manguera en la cara, el sol de Julio ya aprieta ,al volver dentro decido cortar el mango que empieza a estropearse (pagué 3,95 por ese puto mango exótico con D.O.) y lo mezclo con dos yogures de soja que caducaron hace muy poco,ya tenemos postre de verano para hoy.

No me quejo, no soy una mujer africana que tenga que andar 5 kms para coger agua,no dramaticemos.


Mi perfecta educación judeo cristiana no hará que me libre de un cierto complejo de culpa por sentirme algo cabreada,(además ayer me puse morada en un sitio estupendo donde acabamos tomando un gin tonic viendo la etapa final del tour,éramos los únicos clientes en el local y los dos empleados almorzaban a nuestra espalda,fue un momento único,sólo amargado ligeramente por el reflejo que me devolvía el cristal del mueble de los helados,donde podía verme incrustada en la silla con la camiseta calada que me compró mi madre en Marbella,en ese reflejo se veía una maruja pasada de kilos,ni rastro de escritora).

Cuando hablas de escribir todo el mundo se piensa que es algo que no cuesta nada,no es necesario concentrarse,es simplemente sentar el culo delante del ordenador y empezar a rellenar capítulos y más capítulos de historias buenísimas y personajes super complejos que harán que el mundo se sorprenda y los editores caigan rendidos a tus pies de esclava.

Es broma;al menos es necesario crear una burbuja.

Pero mientras doblo la ropa miro el reloj y veo que ya son las dos de la tarde.

Aún tengo que limpiar la jaula del hamster.

Hoy tampoco escribo nada en serio,me temo;

sólo volveré a hacer una entradita en el blog.

Y me pregunto;Pero si no hago yo todo lo anterior,¿quién lo hará?

Al fin y al cabo nadie necesita más libros;pero la vida cotidiana y familiar ,eso sí que es importante.

En mi país imaginario hay una estantería universal repleta con todos los libros que las mujeres no escribieron.

Y son muchos,eh?

Seguro que entre ellos habría alguno bueno de verdad.




domingo, 19 de julio de 2015

Sesión privada




Puedo curar el oído de la perra durante siete días pero es difícil que me acuerde de suavizarme los talones.

Escribo desde que tengo uso de razón que no es lo mismo que la razón de usar a las personas,que eso es más bien una técnica.

Puedo ser despistada hasta lo exasperante pero si se me oye hablar enseguida se entiende que voy de buena fe.

Puedo estar aquí abrazada a una causa como si fuera una tabla salvadora y al día siguiente hundida en la miseria ,alternando con los microorganismos del fondo de los pozos.

¿Qué pozos,querida?

No sé,los mentales.


Usted se rasca la sien derecha,donde seguramente guardará las cuatro ideas que alberga su mundo;cada uno de nosotros tiene uno propio y bien cimentado,aunque no lo crea.

Yo me despeino y se me cae todo a los pies,y esto me ocurre con cierta frecuencia.

Quieras que no,esto da un punto de vista muy abierto sobre la existencia y sus avatares; no es lo mismo saberse a resguardo que ser una hojilla en las manos del viento y sabe qué,doctor?? No es la primera vez que utilizo esta imagen.

Dentro de quince años,si los cumplo,tendré esa edad serena en la que la gente empieza a pensar en jubilarse,yo ni siquiera tengo el cuadrante relleno a la mitad,¿no le parece curioso que me haya pasado la vida evitando sacrificarme para tener algo sólido y sin embargo haya tenido que trabajar tanto y en tantos oficios?

Al final los espíritus libres andan equivocados;

se piensan que no caerán en las garras del sistema pero acaban ninguneados haciendo de todo para sobrevivir,no importa el talento que tengan.

Dejan lo mejor de sí mismos en cada etapa laboral y no les sirve para nada,sometidos a una ITV continua,con lo fácil que es sacarle lustre a la neurona joven,aprobar unas oposiciones y luego resistir en ese puesto hasta la muerte,sin tener que hacer nada más, salvo vender incompetencia,artritis,bajas por depresión o simplemente apatía durante años sin tener que pagar por ello.

¿Se arrepiente usted de eso?

No,de eso no;
es probable que de haberlo hecho así ya estaría como muchas otras de mi generación,medicada simplemente para poder pasar la vida.

¿Y se arrepiente usted de algo,entonces?

Bueno,quizá de haber nacido,sólo por no tener que haber conocido a tanto y tanta hija de puta.

No ponga esa cara,sólo son días raros,aislados.

Días de bajas presiones,antes de la regla,cosas así.

En líneas generales me gusta todo.

Me gustan los atardeceres,los chiringuitos,la lluvia,los perros y los abrazos,aunque mi marido nunca me los dé,guardo en la memoria dos o tres que fueron muy especiales,y sé que el día menos pensado me los volverán a dar.

Como le dije,la inestabilidad trae ese punto de vista abierto sobre la existencia y sus avatares.

En el fondo de mi corazón,que es hondo y caprichoso,sigo sabiendo que todo es posible.








jueves, 16 de julio de 2015

Había una vez un psiquiatra...






...que curaba a las mujeres depresivas tocándolas y metiéndoles un cuarto y mitad en la consulta o en su propia casa,el tío machote.

Sin importarle que al no ser dueñas de sus emociones,tampoco lo eran de su coño en tan delicados momentos,sin contar con el abuso de autoridad que supone erigirse en seductor en relaciones médico-paciente.

A día de hoy, para respetar la presunción de inocencia,yo no me metería en esto hasta saber la verdad,que aunque nos guste decir que la acaba sabiendo un juez,no lo tengo yo muy claro.

Un datito sí que es que cada vez salgan más testimonios de víctimas en el conocido efecto serpentín,cuando una denuncia,ya se atreven las demás.

Ya se verá y se tiene que ver lo que pase al final con el reputado psiquiatra sevillano acusado por muchos dedos femeninos con carácter retroactivo, entre ellos incluso alguna aristócrata de depresivo linaje como Matilde Solís.

Lo que me molesta de veras es la reacción de una parte de la sociedad ante la noticia.

Esta tarde he leído comentarios de un cromañón en prensa digital indignado porque estos delitos supuestos ya fueron sobreseídos en su momento,y habla el batracio de feminazis y de sociatas que arrastran por el lodo el honor de un buen cristiano,para acabar con un " y además mujeres"....

como cuando Machado dijo aquello de "Y Sevilla" como dejándolo para el final,la guinda,énfasis acabado en signo de admiración que no me apetece poner aquí,en verdad ya al añadir " y además mujeres" ya no hace falta poner nada más,criaturas histéricas mal folladas que en el siglo pasado precisaban mantas de palos o botes de sales y ahora mire usted,les sobra un ramillete de redes sociales y una buena abogada para poner en apuros a un cabrón de los de toda la vida,los de misa semanal y catecismo.

Y que estos fenómenos cutres o su sola idea no despierten una prudente repulsión,sino que además se defina todo como falsario porque procede de "mujeres",me cansa hasta límites de lipotimia espiritual o hígado enfermo.

Y yo que pensaba que desde lo del sufragio ya éramos todo evolución.

Valiente ilusa.

miércoles, 15 de julio de 2015

Romance de la cestita




Oiga,señora vecina

no se muera todavía

que la tarde viene lenta

pero llena de poesía.

Por los montes verdes bajan

cientos de palabras lindas

que iluminan las seseras

y quizá también la mía.

Aquel día de verano

que zumbaban las avispas

me tocó usted en la puerta

y me dejó una cestita

con todo lo necesario

para pasar bien el día.

Con el tomillo y la menta

una caja de cerillas

para prender en mi mente

miles de palabras lindas.

Aunque hayamos discutido

por unas cuentas vencidas

no me deje así charlando

hay cosas que no se olvidan

ábrame usted esa puerta

hoy traigo yo la cestita.

Ya que no quiere usted abrir

me marcho,vendré otro día;

sólo pediré un favor

no se muera todavía

que el futuro viene lento

mas cargado de poesía.



(He querido hacer un homenaje fantaseado a un poema del autor cubano Nicolás Guillén,que muchos conocerán;" Ay señora mi vecina se me murió la gallina..." que leí de pequeña y me encantaba por su plasticidad doméstica.
También me pasó con los lagartos llorones de Lorca.
Y con tantos otros.)

lunes, 13 de julio de 2015

Quiso el dolor...





Quiso el destino que la tarde que llegamos el cielo estuviera nublado,preñado de gris.

En el aire de la ría dormía el invierno,sus patas de escarcha podían verse atrapadas entre lo que parecía una marisma encantada.

En verdad estaba el aire encantado,a cada paso que dábamos muchas pequeñas criaturas salían volando con el crujido de las ramitas secas y hojas muertas.

Era una tarde de viernes sin sol que nos traía evocaciones de tierras escocesas,inglesas,laguneras inmensas donde el espíritu mágico del ser humano ha almacenado su misterio durante siglos.

Por allí caminamos los tres,sintiendo un frío nuevo como el aliento de un dios,y nos quedamos mucho rato sin querer entrar a las habitaciones del hotel.

Demasiado bello era aquel montículo de piedra desde el que podían imaginarse barcos fantasmas y muertes prematuras y sirenas malas de cola plateada y dientes como agujas.





"Escuchad...qué es eso..."-dijimos o yo dije,un crujido lastimero como una puerta de madera que se abriera a lo lejos pero no tanto,justo al lado nuestro un bosque de árboles muy abrazados entre sí,por aquí y por allá melancólicos restos de goma o cubos,utensilios abandonados entre lo verde en la finca de al lado,cuyo acceso estaba cubierto de zarzas para impedir la entrada a todo intruso.


"Es la puerta de la casa de una bruja,que se ha quedado abierta,y el viento la mueve"-dijimos o dije yo,y pusimos los oídos en las manos del viento ,que enseguida se puso a jugar con nosotros.

Ya con frío en las manos decidimos entrar a ver cómo era la habitación,apetecía ponerse a resguardo.

Olía a mar y a cosas atrapadas,a abismo de árboles muertos y ramas suicidas.

Aún volvimos la cabeza una vez más.



Quiso el destino que luego en las noticias nos enterásemos del horrible crimen.

Aquella tarde de viernes sin sol la guardia civil encontró los cuerpos de una pareja dentro de un coche en una pista forestal no lejos de allí,en el mismo término municipal,en una zona de monte de A Telleira.

Enseguida se detuvo al ex novio de ella,de afición cazador,celoso y dolorido,que no podía tragar que ella,la dulce madre de su hija de ocho años,tuviera un novio nuevo,anduviera inaugurando una página nueva de vida y esperanzas.

Cosas como éstas aparecen cada día en los noticieros,y cada una parece más horrible que la anterior,pero son frecuentes,por desgracia.

Sin embargo aquella tragedia explicada en titulares me sumió en un estado de reflexión profunda,sobre todo cuando al salir aquella tarde para el primer paseo por la zona,el primer cartel que vi,justo al lado de un camino y de una indicación sobre un observatorio de pájaros,decía exactamente A Telleira.

Quizá fue la cercanía,los acentos,la amistad momentánea y superficial que se hace con los camareros,(la víctima era camarera y no había vuelto a su trabajo a las cuatro de la tarde del viernes)pero estuve mucho rato aturdida, preguntándome por qué el dolor provoca absurdos dramas a diferentes niveles,por qué quien muerde infelicidad tiene la necesidad de transmitírsela a alguien en alguna medida,por qué la violencia del daño parece que siempre es el camino para quien se siente jodido,molestado,ofendido.

En el caso de este crimen injustísimo la cosa es grave, en las relaciones personales más sencillas no tiene ni de lejos la misma importancia,basta con llegar hasta el cruce y tomar cada uno su hatillo de cosas o recuerdos y decir aquello de "a partir de aquí,cada uno su camino"...pero cómo duele el no poder haber podido hacer las cosas de otro modo.

Cómo duele aquello que se convierte en irreversible.

Yo sé que para los dioses del mar,tenebrosos y llenos de poder,estas cosas no tienen la más mínima importancia.

Ellos llevan siglos enterrando mortales bajo enormes piedras a donde no puede llegar ni la luz del sol.

Pero nosotros sólo somos esclavos de pequeños corazones que arden defectuosamente.



















domingo, 28 de junio de 2015

Divaguemos en colorines



Andando el tiempo me he dado cuenta de que esto de la integridad no es cosa de tantos,puesto que como otros valores o actitudes( yo no soy racista,yo no soy homófobo,etc....y luego que no venga a trabajar conmigo un negro o un gay ,por ejemplo) se vende mucho más de lo que se practica.

Nunca creí mientras crecía en mi mundo de colorines(qué gays fueron los ochenta,entre la cresta del Curro y los osos amorosos) que cuando creciera iba a tener necesidad de ser libertaria simplemente por respetar la integridad de los otros.

Si hay algo que el ser humano necesita ejercitar es la coherencia consigo mismo,más que nada para no volverse loco, y he aquí que no es una obviedad sino una reivindicación.

Qué falta de luces.

Si yo siendo como soy y gustándome lo que me gusta tuviera que andar poniéndome máscaras haciendo como que me gusta lo otro que no me gusta,sería más que un incordio,sería un asco,y seguramente daría con mis huesos en la infelicidad o el psiquiatra.

Yo lamento profundamente todas aquellas vidas vividas en hipocresía y ranciedad para contentar al grupo.

Y me alegro igual de hondo de que en el camino de los derechos de igualdad se vaya agregando cada vez más gente que únicamente persigue eso.

Su propia felicidad.

El destino que tenemos asignado y obligado.

martes, 16 de junio de 2015

Todo sobre arena


Madruga,trabaja,déjate la piel,sonríe a quien te jode.

Encuentra tu luz y mátala de un zapatillazo.

Acomódate a ese perfil que tampoco es el tuyo,entiende que el trabajo es sagrado y entrégate a él como al dios basurero de las grandes pasiones,agradece cada migaja y después bautiza como vida lo que arrastras entre las manos como un calcetín sudado que nadie aceptaría como regalo.

Esto quieres para ti,tú,la dama de las palabras,y no despiertas hasta que el milagro se desvanece,y un nuevo jefe joven e inteligente te dice que te ve en otro sitio o en otro trabajo,te pega más preparar otras cosas,no te lo has planteado,pues no,que las cosas están mal y yo soy de las de esperar mareas,tozuda de pueblo agarrada a la rama como la única posible,toda la vida igual,inmersa en contradicciones.

Te recuerdo que este tipo de preguntas continuas son las que te llevaron al desastre en la tierna,malévola,estéril juventud.

El para qué,el carpe diem,las calles esquinadas,la felicidad de los duros a pesetas,las noticias de esa gente que muere sobre legajos sola en su habitación perdiéndose el estallido del atardecer,el a la mierda todo, el pa cuatro días que voy a estar aquí.

No te lo acabas de creer,cómo es eso de que no somos eternos,pues entonces para qué vivir si no lo tomamos en serio,si no sabemos beber copas de vino o labios o pasear por el mar o darle cobijo a algún pequeño ser.

Ayer encontraste querida aprendiz de Sabato,usando la segunda persona del singular,una frase de otro argentino ilustre,el manoseado Borges.

Venía a decir que aunque todo está sobre arena debemos trabajar como si estuviera sobre piedra,y tenía razón.

Eso es lo que nos alienta y hace soportable la transitoriedad.

En lo que a mí respecta,no sé a quién le contaba ayer que necesito un golpe de timón,un cambio de rumbo.

Más o menos a la mitad del viaje necesito más que nunca saber quién soy,aunque al menos ya sé quién no soy.

No soy alguien que pueda resistir tener que tomar pastillas para soportar un curro agotador,qué va.

Paso de esa rueda de hámster. Y sin embargo jamás he dicho que no.

Siempre lo he intentado todo,y suelo apurar hasta el final,esta vez han sido tres largos años.

Ahora toca construirme en versión dos punto fiel,grano a grano,puesto que mi arena podrá ser piedra para alguien.

Algo es algo.



jueves, 11 de junio de 2015

Pajarito sin cabeza








Había una vez una niña
que en su inocencia se sentía animalista
recogía los cadáveres de los animalillos
para que nadie los mancillara.
Una mañana de Junio
otra niña de curso superior
le pidió una lagartija que llevaba con dos palitos
y como se negara
la otra le dijo
pues mira su amiguito
y le mostró una cabeza de gorrión chico
que al decir de otras niñas
había sido arrancada estando vivo.
La niña animalista
acabó en amargo llanto sentada sobre un banco
una profesora vino a consolarla
quizá aún no entiendas la crueldad de este mundo
pero no te preocupes
tu madre también fue una niña animalista
que a muy duras penas se acostumbra
a la maldad cotidiana de la gente.



viernes, 22 de mayo de 2015

Sopas

Hay que tener cuidado cuidadito.
Con las mentes lavadas a escoba y pulimento.
Hablar con propiedad
no resbalarse nada
normalizar el escándalo del miedo.
Hay que tener cuidado
cuidadito
tratar de no pensar
no destacar en nada
ser una liendre apenas
en la cabeza del dueño del molino
el que vende las ruedas
con las que cocinamos nuestras sopas.
Mientras las removemos
en nuestra mísera choza sin ventanas
las mañanas abren con sus cielos
esa luz que apenas nos alcanza.

domingo, 17 de mayo de 2015

Al sol



El viento mueve las rosas.

Le pongo el tapón al Kalya

la luz lo ilumina todo

hay que hervir los macarrones

piso la piedra caliente

del patio donde resuena

la risa amada de ella

la que viene desde todos los tiempos de mis vidas

(puesto que he tenido muchas

y así me lo reconozco);

piso con los pies descalzos

noto el calor en los huesos

ahora soy muy antigua

crujo como una hoja

me deshilacho en el viento

de todas las arideces

y puñaditos de ausencias.

Pongo la ropa a secar

quizá no puedo decir nada

pero sentir siento todo

como una tortuga que no quiere ser ya más liebre

como una ola que no quiso ser de mar

como la cigarra que se rió muy alto y fuerte

y terminó en el asilo de la hormiga

recogida del frío y la tormenta.

Son casi las tres

el sol está muy alto

quiero un vasito vino blanco

y me descubro atónita

amando la vida

con una pasión desesperada.








miércoles, 13 de mayo de 2015

Presagios


Hoy fue un día de presagios,como siempre los más crueles me los guardo para mí.

Como a una orilla me llegan al mostrador del trabajo personas que fueron importantes en mi vida,hoy la marea me trajo dos primas (dos primas hermanas!!!) a las que no veía hace siglos y me contaron cosas; entre ellas la muerte reciente de su madre.

Y desolada pensé sentí temblé,la gente se muere y no pasa nada,como dicen que dijo Machado nada importa mientras ocurre si te ocurre a ti,la muerte seguro que no existe cuando toca porque no se llama como la llamamos ni es lo que creemos.

Quedar a este lado es más jodido,(me está dando hasta coraje de escribir esta sandez,este nivel de parvulario metafísico,ahora que había alcanzado tantas y tan jugosas revelaciones y tenía mis cuatro ideas puestecitas como piezas de Lego sobre mi joroba espiritual).


Luego ha venido una chica,la última clienta del día,y me ha recomendado salir de lo estéril a través de los estudios(ella va por su segunda carrera a través de la Uned,lo que la ha hecho una persona más autónoma,me ha contado,lo que más me ha gustado es que ha elegidoTrabajo Social por lo mucho que aporta a nivel humano,después de años de trabajar en ambientes de empresa)...y esa idea me ha abierto los horizontes,aunque parezca una tontería.

Así pues tampoco somos lo que dicen los científicos que somos,ojo no se equivoquen los cínicos,que en un parpadeo la vida me ha enseñado que cambia y es mejor habituarse a la cuerda floja y al misterio del cambio estacional.


Sin hablar del mundo de los sueños ,donde todo existe y está ya pactado y negociado pero se puede volver a revisar a cada instante,menudo misterio en un solo día de la vida de cualquiera como para no creer en lo insondable.

El otro día en las inmediaciones de los juzgados(fuente inagotable de inspiración) vi un coche aparcado con la leyenda escrita a pegatinazo sobre los laterales, "Cada vida es un poema".

Y al parecer era el título de un disco cuyo autor sería quizá el dueño del coche,un tal Luí.

Menudos cojones para promocionarse así y al mismo tiempo hacer esa filosofía de poética belleza sobre la chapa gris de un utilitario.

Pues sí,Luí,cada vida es un poema aunque a veces nos salgan elegías,lo bueno es que nos salen también romances y coplas a poco que salga el sol.

En fin,resumiendo;

que me ha dado alegría de ver a mis primas y saber que al menos las tendré por Whatsapp,aquellas niñas de mi infancia son hoy dulces mujeres en cuyos gestos adivino las caras de sus padres;páginas y páginas que se pierden por más trascendentes que nos pongamos;
que ya al acabar el día he terminado tendiendo la ropa en el patio ,sola,rumiando mis presagios sin valor para escupirlos.

Pensando en éstas y tantas cosas que al final la guinda sólo podía ser esta pantalla para contarlo a pinceladas,eso sí,bajo el pequeño horror de mis temores y las cinco miserables horas que hoy descansaré.

lunes, 11 de mayo de 2015

Hasta el...

...del poema o lo que sea de la mujer moderna.

Así que sólo paso para desearos buenas y calurosas noches.

jueves, 23 de abril de 2015

Una mujer moderna

Soy una mujer moderna

pongo mi vida a secar en facebook como la colada

y veo que desde fuera resulta bastante bonita;

extiendo mis teorías como alfombras

y tengo la costumbre de sentirme insegura

porque siempre me pregunto si lo hice mal o lo hice bien.

De joven me educaron las revistas

ésas que te dicen cómo hacer bien sexo oral

a la edad en la que te preguntas si es que vas a tener novio

o sufrir la soledad de las mujeres sin familia

en el mundo inventado por los hombres.

Soy una mujer moderna

estoy sobreinformada,duermo mal y me amo poco

voy despreciando mis necesidades como si fueran caprichos

aunque soy bastante útil para los que llamo míos;

tengo tres o cuatro ojos por cada uno de ellos

y cuando duermo siesta sólo potreo la cama.

Ayer por la mañana me columpié en mis ojeras

barnizadas con una ampolla efecto inmediato

sería muy diferente si ordeñara vacas o sembrara los campos

o acarreara agua desde unos montes azules

aunque quizá esas mujeres carecen de todo espejo.

No puedo quejarme,pues;

libre soy en un mundo moderno

que me permite usar perfume y matarme con las dietas

envejecer angustiada por los miles de carteles

que vocean insolentes todo lo que ya no soy.

No está mal lo conseguido

hay libertad a patadas

aunque sean sobre mi culo,culo,femenino culo

(mucho más grande que el de esas monadas

que salen por la tele y aún no se dan ni cuenta

de que todo les irá bien sólo mientras sonrían)

y todo seguirá bien

como la ropa ordenada

como la lista de retos

como ayunar en domingo

como votar pantomimas

como mantener el tipo

como ocultar los deseos

como se suele hacer para llevar la vida

todo listo,preparado

atado y amordazado

nada nuevo

como siempre.













miércoles, 22 de abril de 2015

El desagüe de Europa

Mi hija me pidió noticias relacionadas con la violación de derechos humanos para un trabajo de Ciudadanía.

Al final me sobraron noticias pero me faltaron las palabras.

miércoles, 8 de abril de 2015

De viaje al sur


En breve cambiaré de ciclo,me quedaré desnuda de horarios y estreses,lo que tanto deseaba así será.

Sin embargo me entristezco inexplicablemente como una pava de Estocolmo que teme perder de vista a su secuestrador,igual se ha enamorado de esas patadas a las seis de la mañana,igual se sentía libre entre los barrotes,quién sabe,el ser humano es tan extraño.

Me proponen escribir y me sobran los retos,asomando como tarjetas de visita por los bolsillos de un abrigo raído,y les hago el mismo caso que a los folletos del Telepizza,en lugar de afilarme los colmillos ansiosos de pitanza me quedo pensando en lo otro,lo chungo de la promesa perdida que se hunde como un barquito de porcelana al que prometieron flotar.

Igual no quiero soltar todo ese odio que me envenena por dentro en historias que no puedo poner de pie,igual no quiero volver a la incertidumbre y a la consideración de que no hago nada útil,ya tuve amaneceres de descrédito y falta de fe y no los quiero cerca.

No sé lo que es esta dejadez dolorida,pero como un puzzle me recompongo en turnos de 5 o 6 horas de sueño,me atiborro de dulces y me castigo sin cenar,me elevo por encima de atardeceres de color naranja y experimento la borrachera barata de sufrir mareos a menudo.

En mi pecho una losa como un mar de piedra que tallara algún Moisés subsidiado,otra vez,como mi mascota o mi novio eterno al que jamás diré que sí,no quiero casarme con la tristeza,eso jamás.

Acaso ser ciega y no querer ver que esto me mata,como me mata esta canción que no puedo evitar escuchar una y otra vez,una canción que podría ser mi nombre, melodía seductora y recurrente que suena dentro de mí, me envuelve egoístamente con esa desgana con la que uno se maravilla del talento de otros y se siente tan tan tan ajeno y distante que sólo puede mover la cabeza y en un éxtasis (barato como los mareos)cerrar los ojillos para comulgar con la música.

¿De verdad no soy esa señora que se sabe todas las esquinas de su lugar de trabajo,que se arrastra entre las piedras y a la que le gusta hacer pequeñas compras perezosas por la zona después del desayuno,de verdad no soy esa zombie educada que sólo a veces se fija en las altas ramas de los árboles?

Pues no.

Resulta que tampoco soy ésa.Y me lo van a demostrar dentro de poco.

Así que toca inventarse otra pava,esta vez pava de moco brillante para diseñar nuevas horas y nuevos días...aunque sólo sea para seguir oyendo esta canción vieja que para mí es completamente nueva y fascinante.








viernes, 27 de marzo de 2015

¿A dónde fue mi vida?(I)



A dónde,en estas mañanas de cincuenta pasos que parten de la puerta de casa hasta la boca del metro,y que podrían ser palabras dichas entre mi niña y yo(o desayunos libres,o tiras de nubes sobre la ventana)y sin embargo son sucesiones de actos mecánicos uno tras otro.

Encender ordenador,buscar mi dedín,girar el botón de la radio,dar unos buenos días desvaídos pobres en vitaminas,sentir la tibia paliza de la rutina cayendo a plomo,atender a gente que no me importa ni le importo,sentir que cada día soy más eficiente,me equivoco menos pero al mismo tiempo estoy más rota,más dolorida,(físicamente)más dispuesta a soportar el absurdo.

He renunciado a cambiar nada,lo único que puedo hacer es trasladar mi paz a la tormenta y dejar que cada uno sea víctima de su propio caos, se tire si quiere por el barranco de la irresponsabilidad,la mala educación,la inmediatez o el exceso de raciocinio,a mí qué más me da.

Ya he sido Quijote en algún momento y la gente te mira raro;
de todos modos nunca vamos a entendernos así que se tratará de imaginar un gran abrazo universal pero lejitos unos de otros,en círculos de espuma o de semen de mono loco,algo así como muy disparatao pero muy verdadero.

No quiero ni seguramente puedo salvar a nadie,aunque la esperanza es un don muy barato que funciona para quien desee ejercerla.

No hay gente feliz entre los apresurados,los egoístas,los que están de vuelta de todo,yo antes muerta que pertenecer a ese grupo,por eso prefiero preguntarme a dónde fue mi vida cuando no era más que un gatito blanco arañando un cajón de calcetines,o una estudiante que marcaba los libros con playitas que terminaban en una flecha señalando al infinito,o esa chica de melena larga que recogía un diploma al final de un curso de doblaje (el otro día vi el vídeo,han pasado 24 años,así como quien no quiere la cosa)y ahora otra vez es casi verano y vamos a echar fuera los virus del invierno y sudaré como una gorda triste con demasiado peso sobre el alma.

Estamos en Semana santa,volverán los vendedores de globos en esas tardes azules que huelen a azahar y a rebequita de abuela sobre los hombros,y pasarán las rachillas de viento entre las hojas de los árboles de Sevilla con todos sus excesos,los de fuera dirán "oh oh" y los de aquí dirán "ole ole" y luego a otra cosa mariposa.

A dónde va mi vida con todas sus contradicciones y desfalcos,como un río manso que choca contra unas orillas sucias que prometieron ser de oro,a dónde la ilusión de escribir,tener una visión clara de las cosas.

A dónde fue ese milagro intuido de mi florecimiento desde la frustración y el abandono,vale,pero siempre consiguiendo algo sólido,aunque fuera un pequeño monte de piedras al estilo zen.

Ese torrente que me nace y se pierde a razón de cuatro mil litros de palabras por minuto,mientras trabajo,viajo en metro,hago listas de la compra o intento siestas fallidas,perdido el norte por falta de disciplina,diagnóstico;capacidad de trabajo nula,¿puede que sea eso?

No encuentro las respuestas en estas tardes de preAbril y me imagino una loca que persigue sueños y cuando los abraza se le evaporan,mojando sus manos vacías como cuando cae una lluvia breve y sucia y entonces te dices;

"Está bien;ya ha pasado".




martes, 10 de marzo de 2015

Yo nunca quise subir al Himalaya

Ni nadar con delfines ni una boda de postín ni subir al estrado ni ganar un concurso.

Ni hacer snow board ni llevar tacones altos para ser una hembra de bandera,ni siquiera unos tristes esquís en sierra Nevada, a donde fui el año pasado para descubrir que la nieve sólo es agua,aunque de lejos sea una cosa bellísima.

(Puede que en un triste invierno de desamor deseara hacer parapente,pero como no suelo perseguir mis sueños,lo dejé pasar,a pesar de que en mi barrio abrieron una escuela y que en ese momento tenía una edad muy bonita.

Aunque a mí me pareciera un prólogo del fracaso inmenso en que convertí mi vida,siempre tomando las decisiones menos favorables,deprimirse,la peor de todas,pero la más cómoda).

Yo nunca quise subir a la cima del mundo ni ser guay ni probar cosas extremadamente nuevas,y luego la vida demostró que estoy más hecha hacia dentro que hacia afuera,lo cual en sí mismo no es malo,sobre todo si te gusta dar la teta a tus hijos y llevar zapatillas calentitas.

Sin embargo no sé qué hacer con esta racha de pesadumbre cotidiana,en la que es fácil saber qué estaré haciendo a qué hora y con quién.

Un día detrás de otro.

Dicen los psicólogos que hay que reservar un rato cada día para hacer algo que te guste,a ti y sólo a ti,exclusivamente,y sin que nadie te interrumpa ni moleste.

Aunque sean sólo unos minutos,que se conviertan en un regalo diario,en ofrenda de amor hacia uno mismo.

Yo esta tarde he estado pensando,con la boca pastosa de la siesta de cama a la que me obliga mi espalda para eliminar el dolor que arrastro del tajo,y no he sido capaz de encontrar esa cosa que me guste y a la que me pueda dedicar unos minutos con la entrega emocional que asegura esas migajas de felicidad.

Hemos ido a comprar lo necesario al super y luego al descampado con las perras,lo más divertido ha sido que la niña se ha caído de culo por un derrape y luego una boxer de siete meses se ha acercado a jugar con la Cleo y la Baky y me ha dado un lametazo en la sien derecha.

Cualquier pequeño cambio de guión es un motivo de risa,de aire fresco.

Luego,al volver a casa, he sentido que si oía un solo chiste más sobre Esperanza Aguirre,un análisis( más) de Podemos,o veía otra vez la cara del Juanma Moreno o la sonrisa estudiada de Susana Díaz,seguramente me explotaría la cabeza.

El bucle sería más o menos así;

Madrugón,desesperación laboral,pinchazos sospechosos por el cuerpo,jartón de comer,Castle,siesta.

Escuchar el parte diario,no cenar tratando de digerir lo del mediodía,ver el Intermedio,dormir temprano para volver a madrugar.

Madrugón,pinchazos,ropa,metro apestoso,jartón de comer,siesta.

Yo nunca quise subir al Himalaya,pero quiero besos,flores,tranquilidad,relajación,playa y ventanas abiertas.

Nunca me interesaron las experiencias al límite pero quiero vivir a mi manera,sobando tapas de libros,oliendo papel,sin forzar tanto esta máquina renqueante que sin embargo siempre ha dado la talla.

Y aquí estamos.

Soñando,fantaseando otra vez,mientras percibo que al final del día encuentro esos minutos regalo,mi cita a solas con este blog,una vez más,como en aquellos tiempos en que con el Clio gris cruzaba el Aljarafe visitando colegios escuchando canciones como ésta.

Canciones que cubrían mis oscuros deseos de amor con las historias de aquel tiempo,nutriendo mi alma con dulces fantasías.


Ahora que lo pienso;

trabajar así en alas de viento,mientras mi niña aún era tan poca cosa y descubría lo horrible del mundo a través de la guarde,y luego leíamos y jugábamos juntas por la tarde,y yo era tan mujer y tan miedosa pero tan valiente,y aún conservaba la esperanza,quizá ésa fue mi subida al Himalaya.

Con mochila y todo.











lunes, 9 de marzo de 2015

Modo apagado

Bastará con menos ansiedades

con más horas de sueños celestones

de los que brincan al aire con su pupila azul

bastará con tragarse el presente como el precioso regalo

que nunca terminamos de sacar de la caja

y luego conformarse

y luego darse un beso

y más tarde reclinar la mejilla en un cojín

forrado de pájaros de seda.

Por la ventana abierta

los verdaderos pájaros de campo

moviendo con sus alas el viento de la tarde

y mi cerebro en paz

como una campanilla

que por fin alguien dejó de agitar

sólo para pedir cosas estúpidas.

lunes, 2 de marzo de 2015

Cementerio nuclear


Tengo tus recuerdos enterrados en el cementerio nuclear,con el resto de amistades tóxicas que me regaló la vida.

He tenido tiempo de analizar tus capas de mala suerte y la indignante presión a la que me sometían tus preguntas,tu morboso interés en mí y en mis cosas,que siempre quedaban por debajo en la escala de interés y patrimonio del mundo mundial.

He pensado en cada descubrimiento que hacías sola en tu cuarto,en la cámara oscura de tu vida,bajo aquel montón de libros reveladores que jamás compartiste conmigo,y es por eso por lo que ahora me doy cuenta de que sólo te serví como bufona o comparsa.

Creyente de las latitudes y de los prejuicios,quizá en el fondo nunca me tomaste muy en serio;me juego el cuello a que jamás valoraste nada de lo que escribí.

Ni de lo que amé,ni de lo que hice,ni de lo que viví.

Cada día que pasa estoy más segura de que tu amistad se basaba en mi minusvalía,en mi pobreza,en mi mala racha eterna,y me temo que la mayoría de los que se dicen amigos son así.

Nadie se alegra de lo bueno que les pase a otros,mucho menos cuando esos otros flotan en la pecera de los inservibles,de los que consideramos que son graciosos pero incultos,lejanos de nuestros intereses y motivaciones.

La razón de ser de ciertas amistades es ésa,un discurso hecho con referencias comunes y vivencias que ya no son,en el que una parte le roba a la otra toda alegría y jamás le reconoce nada positivo.

Culpa mía no haberme dado cuenta de que no te quería en mi vida desde tanto tiempo atrás,culpa mía no haberte quitado mis vísceras de la boca en el momento preciso,sabiendo como yo sé que cierta gente inteligente no tiene amigos.

Nos salvó durante años el lloriqueo adolescente,la crítica feroz del mundo cruel,y tal y tal pero al llegar aquí y quitarme las plumas de pato gris descubrí con horror que tu cantinela,todo aquello que te enseñaron y me mostrabas,la mezquindad del materialismo,ese futuro que se va por el desagüe a la primera de cambio y que tanto te preocupó siempre,no era para mí.

Nunca lo fue.

Y me robaste tantas veces la esperanza que no puedo echarte de menos como no se echan de menos los sabañones ni el dolor de ciática.

Tengo tus recuerdos enterrados en el cementerio nuclear,junto con el resto de amistades tóxicas que me regaló la vida.

Todo tiene su sitio en este viaje,y su lección y su epitafio.

domingo, 1 de marzo de 2015

Las casas chivatas


Confundí sus pasos por la escalera con los latidos de mi corazón,y me quedé tan pancha pensando que no era él.

Había dicho que llegaría tarde,que quizá no vendría a dormir,y yo sabía que aunque viniera no me diría nada,no me esperaba nada.

Es duro vivir con un silente,a veces casi peor que con un verborreico o un cursi.

De la misma forma que no hubiera soportado un caraplana baboso con una caja de bombones y un ramo de rosas en cada aniversario,ni un sexy man pasado de canciones de Marvin Gaye o Barry White que insultara mi inteligencia como aquellos payasos del after time de mi vida,aquéllos que me decían "morena " o "guapetona" cuando querían infundir confianza pero no cariño y desde luego nada de amor,así mismo empecé a sentirme devastada cuando llegaron los silencios absurdos,los silencios porque sí.

Hasta el coñete del rollo de que las mujeres son complicadas y los hombres simples,empecé seriamente a considerar que lo que hay es esfuerzo o pereza,nada más,simple y llanamente,como en todas las cosas de la vida.

O trabajas o te dejas ir.

O te rebelas o te lo dejas hacer.

O te lo curras o escondes la cabeza bajo tierra y esperas que pase el temporal,aunque si haces eso lo más probable es que al sacarla ya no tengas cuello que sostenga perola alguna.

Por eso me puse a jugar,y creí que jamás me pillaría.

Al fin y al cabo él era un tranquilo hombre de negocios,que cultivaba narcisos y se hacía café con cucharillas de plata,y yo una bullanguera mujer de los bajos recosidos del camisón cutre de la ciudad.

Nos enamoramos,nos enredamos,nos salvamos mutuamente.

Pero eso no nos da derecho a ninguno de los dos a soportar una existencia llena de silencios absurdos,porque un vacío doméstico debería estar penado por la ley,un vacío doméstico entre dos cuerpos/mentes no se puede soportar.

Con lo fácil que es apoyar una mano sobre el cuello de la mujer que lee,o del hombre que rellena un crucigrama,y decir simplemente cómo estás,así sin preguntas,afirmando,con aplomo,con presencia.

Eso es como decir "yo sigo aquí" y es suficiente,cuando amor nos queda para tapar al menos el resto de la vida,o la mitad.

Una pena echarlo todo a rodar y que mi nombre,vulgar y rotundo,tenga que sonar en medio del pasillo como una reprimenda o el reclamo de una factura;

"Casilda!!"

Y Casilda,que soy yo,una mujer rotunda con sus pliegues y sus cosas,y esa cordillera mágica que todas nos empeñamos en ocultar bajo metros y metros de frustraciones raras,inventadísimas,se incorpora en la cama y Teo, el osito de peluche,cae hacia atrás,pillado en falta,con un accesorio que siempre consideró anómalo pero que era el salvoconducto para recibir besos en un torrente de emociones que su corazón de peluche manufacturado en China jamás podrá comprender.


Ahora ha caído la noche.

Pienso en la escena y me resulta divertida.

Me gustaría ser una campesina de peli americana sentada en una mecedora,una falsa vieja con el pelo blanco de mentira y un libro de fotos entre las manos.

Sonreiría,y a mi lado mi viejo falso con pantalón de peto sonreiría también.

Juntos esperaríamos la muerte dulce,como siempre se prometen los amantes que tarde se encuentran y se quieren amar,aquellos que se salvan mutuamente.

Pero esto no es una peli americana,y algo me dice que Javier,encerrado en su cabeza como siempre,leyendo el periódico bajo la luz de la lamparita,no se quedará conmigo hasta el final.

A menudo no me entiende,y esto de Teo le habrá resultado el colmo.

Cómo explicarle que todo tiene alma,que las casas son chivatas y a veces ocultan los pasos bajo los latidos del corazón,cuando alguien sube por la escalera.

A ninguna casa le gusta tener secretos.

Ni siquiera a las encantadas.




sábado, 28 de febrero de 2015

La verdad es que bastaría...


...con escribir aquí mis sueños.

llevo dos noches con unos super elaborados,surrealistas,con linces que atrapan conejos y muchas películas e imágenes que a veces duran toda la noche y hasta se dividen en partes.

Anoche soñé que mi padre estaba secuestrado y yo sentía un gran dolor,aunque en la vida real no nos veamos mucho;

y luego unos tíos muy guarros me preparaban una encerrona pero les leí las intenciones y pude escapar,recuerdo haberles insultado con muchas palabrotas tan fuertes que no caben aquí,y luego me sentía bien porque en el fondo,según descubría,no soy más que una superviviente capaz de cualquier cosa,llegado el caso.

Todas las cobardías no entonan su miserable canto cuando se trata de mi verdadera talla(la de los sueños),donde soy una fuerza volcánica que no pierde su capacidad de sufrir pero también de salvar a otros.

Tanto estrés onírico debe ser porque doy vueltas a la tan deseada libertad,cuatro meses me quedan para volver al paro,y así tendré tiempo de escribir y hacer papas con carne por la mañana,dormir lo que duermen los humanos normales y recuperar mi traje de palabras.

Sólo yo sé lo mucho que he deseado ese momento,y sin embargo el viernes me parecí a un mono al que le abren la puerta de la jaula y no quiere salir,temeroso de tener que volver a ser él mismo o de cumplir las promesas que le hace diariamente al espejo.

Ahora que me vuelve la tos de perro y se me acuesta en la garganta me doy cuenta de lo feliz que puedo llegar a ser sin las tablas rasas de los horarios y los roces con los demás;sin embargo me pregunto si seré capaz de hacer lo que quiero hacer,encerrarme tres horas por la mañana y escribir sin pausa sin ideas sin inspiración sin cuadernos incluso sin historia.

Encerrarme sin ampulosidad sin formalismos sólo conmigo y estos andrajos cerebrales que me llueven lágrimas a veces y otras puntas de alfileres y poner verde a todo ese mundo que cabe en un alfiler de miseria moral,incluida yo misma,y ese mundo será verde y estará lleno de personajes que vivirán por su cuenta,y haré también dos horas de Pilates a la semana y me desquitaré de todo lo aprendido.

Como dije en los Delfines,he aprendido tantas y tan inútiles cosas a lo largo de mi vida laboral que siento que sólo hay un oficio que considero de interés.

Y ya sabéis cuál es.

Por cierto,ahora escribo porque la cocina está limpia.

Tazas fregadas,una lavadora funcionando,los cajones limpios y frotados con lejía su interior,debido al movidón de una placa de vitro despegada.

El apasionante margen de libertad que me dejará mi nueva vida ha de ser suficiente para cocer historias,estos retales que no sé cómo hilvanar.






miércoles, 25 de febrero de 2015

Silencio

Silencio en la calle de madrugada

en la catedral(ahí es normal),donde sólo crujen los huesos de las criptas,

las tarimas,capillas abarrotadas tras las que viven santos terroríficos

con verdaderas ropas de moho y eternidad

Silencio en las calles de Sevilla

cuando pasean los Cristos que exigen su silencio

y cobran su honor en lágrimas fidelísimas

Silencio en mi paisaje que cruza las mañanas

adormecida en la espera de una muerte segura

que empezó al yo nacer un lejano mes de Mayo

cuando seguramente volaban golondrinas

Silencio en el patio de tantos corazones

en los pupitres de la que fue mi facultad

de la que nada saqué más que ciertas melancolías

y en la casa de la viuda durante cuarenta días

posteriores a la muerte del esposo

silencio en las tacitas del café y en las repisas

y en el lomo de los libros que ya nadie va a leer

Silencio en mi fe que sin embargo crece

como una víspera de legítimos deseos

que alguien cumplirá antes del amanecer.





sábado, 21 de febrero de 2015

Almendras dulces



Por qué estoy hecha de almendras dulces y no puedo caminar pisando fuerte,nunca lo sabré.

Por qué me doy cuenta de cuando baja un gato por el tronco de un árbol,aunque no entre en mi campo visual,y por qué el otro día sentí la falta de esperanza de una mujer que iba por la calle con su casa a cuestas y todo empezó a darme vueltas porque por un segundo yo fui ella,ya que no estaba sucia ni parecía demente y es más fácil identificarse con quien tiene buena pinta,una pinta decente,ésa es la prueba de que a cualquiera le puede pasar,y si a cualquiera le puede pasar es que es verdad lo de que Todos somos uno.

Por qué a pesar de esa porosidad que tengo como un extra de serie que nadie ha pagado,soy capaz de darme cuenta muy lentamente de que tenemos la obligación de encontrar en nosotros la fuerza y el poder para cambiar las cosas,empezando por nuestra propia cuadrícula.

Por qué he roto las papeletas de la bipolaridad que una amiga me sugirió como mal propio,(quizá otro extra de serie),para tomar esas medidas que serían tan necesarias,quizá porque sé que el mundo dará otra vuelta sin mí,pero que en mi tránsito habré hecho lo posible para sanarme,en contra de mi ADN y mi cerebro que de repente se pone a trabajar a mi favor como un viento bueno de los de alta mar.

Y poco más puedo preguntarme hoy,mientras la gripe sórdida con sus desmanes barre de un soplido lo que dejó de mí y arrasa con víctimas nuevas.

Es hora de conformarse,amarse,reconstruirse.

Anochece y hay que encender todas las velas de palacio.

domingo, 15 de febrero de 2015

Mayorcita y jugosa




Mayorcita y jugosa,doblada sobre sus pies,
poquito a poco la vence
el tiempo siempre al revés.
Y por muchas magdalenas
que coma con mantequilla
y por muchas palabricas que utilice como remos
para llegar a la orilla de sus miedos más reviejos
no puede escapar ella de su propio corazón
ni de domingos nublados
ni la horrible desazón
ni del dolor de garganta
ni de un lunes o de un martes
que siempre al costado canta
pero por mucho que cante
no siempre su mal espanta.
Ya lo dijo el otro día
con dos cervezas por banda
viento en faja a toda vela
no habrá idea que pueda
hacer de mí un duermevela
que dejo ya las vigilias
los vampiros y las cruces
para todos los que quieran
hacer de su boca bruces
para caer agotados
con las lágrimas saladas
que día y medio es de sueño
otros dos son de trabajo
y al final la cuenta dice
que para vivir tenemos
sólo tres y mal contados.

viernes, 13 de febrero de 2015

Propósito de mediados de Febrero


Manifiesto que;

-A partir de mañana no me tomaré tan en serio,no seré pasto rápido de las llamas ni sentiré esas cosas que me hacen arder como un trozo de estopa,llevándose mi pequeña alegría de vivir y mis dulces esperanzas.

-A partir de mañana no me va a importar la trágica provisionalidad de nuestra vida,ni si sufrió Ana Bolena al ver que Mayo florecía la mañana de su ejecución.

-Aunque me siga doliendo cada niño sacrificado y cada inocente herido me cuidaré de los derrumbes como los gatos se libran del agua caliente,y pensaré que por cada cabrón mal nacido hay siete hombres justos capaces de las mayores proezas.

-Aunque tantas de las que comparten género conmigo sean arrastradas (a veces por sí mismas y a veces por los negros designios de la violencia),pensaré que todas ellas renacerán en vidas futuras como hacen las flores y las montañas azules,cada vez más bellas o más fuertes,renovadas e inagotables.

-Que lo sepan los francotiradores,los yihadistas,los virus,las fibromialgias y los voceros de la desgracia;

nada me va a asustar porque al igual que Manuel Flores,mirando las venas de mis manos,he entendido que lo de morir es una costumbre que sabe tener la gente,y un día yo seré gente,de hecho ya lo soy para quien no me conoce ni me aprecia.

Y qué;

no pasa nada.

La víspera siempre es peor que la tragedia,porque pensar es peor que morir.

He aquí una verdad que saben todos los cuerpos que flotan en este injusto océano de vidas arrancadas,y aquéllos otros que orillan en los embozos duros de las sábanas de hospital.

Nada terrible ni espantoso puede pasar cuando todo ha pasado ya,cuando el dolor ya no es opinable ni comprensible ni materia oscura llamada miedo.


(La foto es de Dreamstine.es o algo así).









viernes, 6 de febrero de 2015

El cuerpo de Paulina es inocente


Paulina,ay,la pobre Paulina.

Ahorró todo lo que pudo,se dio palmaditas en la espalda,anotó lo que haría en un cuaderno pequeño de tapas duras y un día se decidió.

Puso todo lo que tenía a sus treinta y seis años en las manos de un doctor experto en taras y se dispuso a despertar a una nueva vida.

Así fue como,en efecto,se levantó un catorce de Marzo con un cuerpo nuevo,media luna en las caderas,una clave de sol en los tobillos y dos melones nacarados sobre el torso.

Al menos eso era lo que decía el doctor,"una maravilla,una auténtica maravilla" según dijo enfáticamente cuando la despidió el día del alta médica,mientras la acompañaba al taxi,porque sólo se podría ver pasadas unas semanas,cuando llegara el momento de quitarse los vendajes.

Le prometió que cuando se desnudara,y pasada ya la lacra de la cicatrización primera,podría apreciar su nueva forma femenina y que hacerlo sería como desenvolver una delicada joya,sacarla de su engorroso papel de seda y echarla a rodar por el mundo para hacerlo más bello.

Paulina esperó pues aquella primavera temprana sentada en un sillón azul,y del sillón a la cama y de la cama al patio,con cortos pasitos,para regar algunas flores,(otras se habían secado durante su estancia en la clínica).

Por fin llegó el gran día y lo prometido por el doctor se cumplió.

Aquellos nuevos paisajes la habían cambiado de sitio en el mapa,la elevaban a una categoría superior,casi podía imaginarse enfundada en cualquier look,ya fuera invernal o de verano,ya todo le quedaría bien.

Rellenaba la funda de todos los jerseys,hacía derrapar el contorno de los vaqueros con curvas de algodón,los botones se dejaban aprisionar encantados por las dulces colinas de aquella magnífica mujer.

La felicidad puede parecerse bastante al champán,es una cosa fútil e inmediata,amarilla casi transparente,que burbujea y chispea en la boca y nada más.

No hace falta más,no deseaba nada más.

Quién iba ni tan siquiera a augurarle que una tarde cualquiera,de nuevo sentada en su sillón azul,desplumada y contenta,mientras se miraba las uñas pintadas de sus lindos pies,al verse de refilón en el cristal de la ventana,tuviera aquella idea curiosa,o más que idea,frase venida a la boca como de repente viene un olor o una canción.

"Mi cuerpo es inocente".

La certeza de que en efecto el cuerpo jamás tuvo la culpa de nada,ni la pudo hacer más feliz o desgraciada o alegre o triste,ni llevarla ni traerla ni desasosegarla,ni por supuesto juzgarla;

más bien fue ella la que decidió denunciarlo,llevarlo a juicio,someterlo a una continua revisión para luego llevarlo a reconstruir en un laboratorio creyendo que así se creaba a sí misma.

Pobre cuerpo,pensó;

cómo voy a lamentar dejarlo cuando me vaya.

Aguantó todo lo que le dije,soportó todos los descontentos,resistió las torturas y me sostuvo sobre dos columnas de fortaleza,igualito que si fuera un templo,la famosa casa del Padre.

A mi alcance,tan despreciado,tan lleno de dolor.

Tan inocente.


martes, 3 de febrero de 2015

Dos rombos





Por si alguna vez se me colaba algún menor,dado que soy mal hablada y pesimista a menudo,configuré el blog para que avisara de que el contenido del mismo es para mayores.

El susto me lo he dado cuando por más que he intentado acceder yo misma a mi último post no me dejaba leerlo.

"Lo comprendo y deseo continuar",es la opción que uno debe escoger si quiere leer el blog al que se dirige,pero por más que le he dado no me dejaba avanzar,así que me ha entrado la frustración de adolescente en la puerta del un cine X de los noventa y retrocedienco cuidadosamente sobre mis pasos he aterrizado de nuevo en "configuración" y lo he vuelto a dejar como estaba.

Así que chiquitines,si leéis por aquí algo inconveniente,acostumbraos,la vida a menudo está llena de cosas feas y la gente mayor dice muchas palabrotas.

Iros a jugar y no perdáis más tiempo en internet,anda.

lunes, 2 de febrero de 2015

Me recogeré

Me recogeré el pelo,replegaré mis ideas como escarcha sobre piel de niño pequeño,muy pequeño,recién nacido,aún no lactante.

Me volaré los dedos a sellazos,me arrancaré el círculo infantil de las yemas tiernas,me cabrearé si al llegar a casa veo una escalera de reparación como si quisieran matar a mis duendes sin permiso.

Me pondré en plan maruja mal follada,o en plan misionera de buen rollo,romperé con los dientes el espejo que muestra ambos retratos porque ninguno me soporta ni contiene.

Madrugaré como una desgraciada,los empleados no deben pensar tanto ni siquiera cuando la muerte les huele los tobillos,está pensado así y más te vale.

Me tiraré las piedras yo solita sobre un tejado arrendado,rellenaré quinielas,prometeré al del bar un sobre lleno como despedida,en ese ámbito todos me apreciarán,de hecho ya me aprecian.

Daré los buenos días a los guardias,la rubia me los devolverá,porque me confundirá con una jueza,de repente seré importante,grande,gigantesca.

La hierba no crecerá bajo mis pies,seré una guerrera de lo burdo,de lo inevitable,oh ese viento que sacude las palmeras,oh ese temblor de deseo en las miradas,oh ese humor negro como una nube pésima.

Hablaré con palabras de mentira que se pudren como espuma en mi boca,pensada sólo para divagar y dar besos.

Y mientras me pudro por dentro como una tinaja bien esmaltada por fuera,y noto los gusanos del dolor en los riñones,horadando concienzudos mis horas y mis días,pensaré que todo pudo ser distinto.

Todo puede ser (siempre) distinto.




domingo, 1 de febrero de 2015

Voy a hacerte feliz,dijo el gato


Voy a hacerte feliz,le dijo Elsa,como quien acaricia un gato persa con el pelo desordenado aunque suavísimo.

Y yo también a ti,respondió Vicente,que solía ir siempre a donde iba la gente.

Los dos obedecían los mandatos de sus nombres,cuyas rimas condicionaban su destino.

Pero creían ,por encima de todo,que el amor y la fe que les unía los iba a lanzar por encima de su pobreza mental,material,de espíritu y de cojones,catapultándolos a una existencia repleta de paz,sexo y listas de compra.

Elsa ya había comprado un par de cojines morados para el salón,que iban a juego con las cortinas que a su vez intentaban conjugar con los colores del atardecer,sin éxito muchas veces.

Aunque otras veces sí,eran los días en los que por un ligero nublado final o quizá unas gotas de lluvia se aparecía un color morado muy interesante;
esto alegraba a la cortina,que se decía para sus adentros,"si puedo imitar el color natural es que no soy tan inútil".

Ay,si los humanos,siempre tan estériles y atareados,supieran de la vida interior de las cortinas,de los juegos de sábanas,de los posavasos y de los ceniceros.

Puede que fueran más compasivos,más de arroyo fresco y menos de partida de nacimiento y cuenta corriente,porque lo corriente sólo sería el manantial de sus almas;

pero eso no ocurre,ni siquiera pueden presuponer el carácter divino de los animales,(se equivocan siempre,se equivocan tanto;
hay personas que pasan al otro lado y creen que son sus abuelos reencarnados y los visten con ropas y no entienden sus celos y sus instintos puros de conservación y los convierten en seudo-duendes o peluches,tampoco es eso,digo yo,que un animal es un trozo puro de creación,vale,pero tampoco alcanza a paladear el infierno de las chorradas de los humanos con sus complicadas mentes).

Resumiendo,que Elsa y Vicente andaron durante un tiempo enfrascados en la construcción de un pequeño mundo feliz con tele y lavadora.

Pero que al tiempo Vicente comenzó a leer y se dio cuenta de que el mundo es una superposición de cuadrículas en las que uno no desea estar la mayor parte del tiempo.

Ni siquiera con Elsa,que olía un poquito a canela y otro poquito a papel viejo.

Y una tarde se asomó a la calle y vio un río de gente caminando hacia un mundo mejor; decidió unirse,porque él ya había agotado todas las papeletas de ilusión y esperanza en casa.

Aquella gente tenía más;
se les veía sobresaliendo de los bolsos y mochilas,los ojos brillantes ,el cabreo dispuesto para remover los cimientos de lo establecido.

Así que...¿ dónde fue Vicente?; donde iba la gente.

¿Y qué hizo Elsa?Pues(como es lógico)se quedó acariciando a su gato persa...que por su parte jamás había prometido nada.







miércoles, 28 de enero de 2015

Para la libertad

El machismo en las redes sociales se expande,dice la tele, o lo que es lo mismo,en las nuevas generaciones se tiene más fácil lo de controlar a la pareja,dónde estás,qué haces,etc.

Como si(el machismo)se hubiera ido alguna vez,digo yo.


Sin embargo,por mucho que desde pequeña haya reconocido la indefensión de la mujer con respecto al hombre en casi todos los países y situaciones,yo no puedo hablar más que de la incomodidad de no poder pasear sola cuando era joven,por ejemplo,aquello que decía Simone de Beauvoir de que a una mujer no le estaba permitido disfrutar de sí misma en soledad como a los jóvenes masculinos,a los que en circuntancias habituales nadie pensaría en piropear o molestar.

De esto sí me di cuenta en mis pocos viajes en tren o bus,y con sabrosos episodios que otro día contaré,si tengo ganas.

Pero es verdad que nunca me han acosado,violado,molestado o controlado,por suerte,ni he tenido que escapar de ningún sitio en plena noche,drama éste mucho más habitual de lo que se cree;
mis hombres han tenido un perfil parecido,a pesar de sus diferencias culturales ,de carácter o de edad.

Más bien he sido yo la celosa,la preguntona,la exigente,según mi experiencia preferiría hablar de momentos tóxicos en los que ninguno de los dos se respeta demasiado y siente la necesidad de hacer pagar al otro su infelicidad,pero ése es otro tema muy diferente,creo yo.

Más que alertar a las mujeres,tratando con ello de sofocar las consecuencias de una cultura popular asquerosa

(cine,libros,teleseries juveniles donde el amor o el ligoteo se sitúa por encima de todo lo deseable,familias donde el patrón se repite hasta el infinito,dándonos a las mujeres el papel de las "listas " de la casa,las mandonas,las que hacen y deshacen,pero las que cargan con más trabajo a cambio de un status de no se sabe muy bien qué,quizá unos cuantos besos al año,un mamá por aquí,un mamá por allá,mamá,mamá,mamá,dónde está esto o lo otro,mamá,ese ente sin derecho a divertirse,una máquina de presencia continua al que no le presupones sexo ni deseos, y el papá al que se le presuponen todos),

yo propondría educar a las personas,sea cual sea su género o tendencia sexual,para ser libres.

Esto es una cosa que también se aprende,como aprendemos a sujetar cucharas y a mear en recipientes blancos a muy tierna edad, o a conducir,un poco más adelante.

No creo que sea tan difícil que las chicas al igual que los chicos sepan lo antes posible que hemos nacido para ser nosotros mismos y no para parecernos a ninguna tía buena,cantante,futbolista,actor o similar, ni para tener algún valor sólo al fundirnos con otro.

Si uno revisa los patrones,los mensajes de esta sociedad rápidamente se da cuenta de que sota,caballo y rey producen el mismo resultado,
un esquema anémico que no da lugar para el desarrollo personal sino para la alienación,y qué queremos pues,venga a

imprimir folletos,a hacer estudios y a fundar consejerías con programas institucionales que siguen fracasando en sus

objetivos.

Claro que a quién le importan las personas libres,a los gobiernos y a las religiones no interesa un pepino que nadie piense por sí mismo,así todos tenemos nuestro álbum de fotos de boda,hipoteca,amor estabulado y familia;
y si eres mujer,mucho más te tienes que poner a la tarea,no sea que un día te levantes y tu vida no tenga sentido por haber sido tan egoísta de haber pensado sólo en ti desde el primer rasgo de juicio.





domingo, 25 de enero de 2015

Soles y domingos


Querida Emily;

Hoy estuve caminando por las esquinas donde recuerdo,recuerdo y vuelvo a recordar.

El cielo azul se contradice con la muerte,pero yo siempre me acuerdo de los que no están,aunque sé que a ellos ya no les duele el olvido,como tampoco me dolerá a mí.

Han hecho un Antiquarium en los sótanos de Olvidia,en las ruinas que aparecieron cerca de la antigua plaza de abastos,por donde puedes asomarte a las tripas de aquella parte de la ciudad,y contemplar desolada el paso del tiempo y lo poco que importan nuestros afanes.

Han hecho taquillas,pasajes,han colocado toldos y franquicias,han restaurado la Alameda,por donde hoy sólo he visto gente bien vestida y ya no hay ni rastro de tapacubos robados,el mercadillo es una sucesión de puestos de ropa y artesanía y sombreros de paño,todo limpio y bonito,se acabó esa cara de la Olvidia ladrona donde la gente en los noventa iba a re-comprar sus radiocassetes extraíbles previamente mangados,ahora Olvidia deja esa cara cutre para la zona del Charco de la pava, adonde pocos turistas son capaces de llegar y aún hoy se siguen vendiendo irregularmente animales,si es que la policía no pasa.

Yo creo,desde mi humilde punto de vista,que para no reprimir por completo el horror de la pobreza en Olvidia aquel reducto se permite para evitar una explosión de andrajos,para no ahogar del todo a los buscavidas que sobreviven por el subsuelo,pero en la zona de la Alameda,donde quedó mi primera infancia en una azotea,restaurada y desconocida en los últimos años,(décadas ya),ya no se ve nada feo.

Me ha gustado volver a pararme delante de ese hotelito con patios donde nunca he pasado una noche de amor,y saber que un día lo haré,en cuanto pueda,quizá pronto,qué sería de esta vida sin antojos,de vez en cuando hay que oler a canela,comérsela,ponerla a deshacer en la lengua para sentir que el placer es una promesa cumplida que todos nos debemos.

Me ha gustado pasear bajo este cielo de postal,detenerme entre libros de curiosas ediciones,llegar hasta el río y ver a toda esa gente al sol,el puente hacia lo Mágico,que es un parque de atracciones cuyos túneles de agua languidecen ahora como gominolas abandonadas hasta el tiempo caluroso,el agua verde del río que parecía un espejo,los patos jugando a perseguirse,(o eran pollas de agua?sin chistes,please),atreverme a tener pensamientos optimistas como cuando visité la oscura sinagoga del Agua en Úbeda,que fue como soñar un mañana para mi concepto mortal de las cosas.

Saber que siempre nos estará permitida la purificación,el renacimiento,y alegrar el corazón por ello a un nivel íntimo,como de pajarillo.

A veces pienso,mi mirada es la de un muerto,siempre contemplando,siempre planteándome,con la pueril necesidad de ser eterna,este hambre permanente de besos y de vida y de cosas venales.

Pero no;
muerto es quien espera morir, y yo hoy sólo te puedo decir que ningún pensamiento sombrío vale lo que un solo día de sol.

A partir de ahí,sí,me volví a deprimir por temas muy básicos que te harían reír,celos de un pasado y cosas que no tienen solución.

Nostalgia de no ser más joven para haber pensado y sentido así con 25 años,qué sé yo,esas ideas que son como pelusas.

He procurado que al caer la noche,mi corazón ya se hubiera remansado con el soplo de las obligaciones.

Y he terminado pasando un aspirador muy chulo que compramos hace poco;

un Rowenta que se traga sin esfuerzo las pelusas ...también las de mi cabeza.


Hasta la próxima,te quiere.



X





jueves, 22 de enero de 2015

El aprendiz de gotera





Fue el otro día,con las lluvias del domingo,que justo al amanecer se oyeron los golpecitos.

Un toc,toc,o puede que poc,poc que curiosamente no me impidió dormir,quizá porque me gusta recordar que salimos de una cueva oscura y cálida al igual que la cama desde la que se puede oír el mundo sin participar de él.

Los sonidos rítmicos tienen su poesía,su latido, los ronquidos por ejemplo me incomodan precisamente por esa falta de continuidad,me despiertan,me fastidian porque cambian casi siempre de intensidad y frecuencia.

Pero el toc,toc de la gotera no me molestó;

tan sólo imaginé que sería necesario poner algún cubo en la habitación,luego,más tarde,sólo si era necesario,como esas cosas que a lo mejor al final no hacen falta por mucho que uno las piense demasiado.

Entre las brumas del sueño imaginé también al aprendiz de gotera;

pequeño,aplicado,tipo duende doméstico,con su gorro ocre y sus zapatos de fieltro como los gnomos zapateros,enfrascado en vaciar su minúsculo balde sobre el doble techo de la casa a pocos metros de mi cabeza.

Y más arriba sobre él el cielo oscuro de nubes golosas y tristes,más arriba la estratosfera, el bosque de los globos perdidos,las almas como peces atrapados,el cable de algún astronauta...todo ese mundo hecho capas que algún día descubriremos.

O no.

Más tarde al despertar me di cuenta de que no había gotera;

el agua se estará ocultando en alguna pequeña bolsa que un día será humedad visible,pero que ahora no se sabe dónde está.

Y mientras tanto,avisada la casera a instancias del jefe de la casa real( en su sentido más realista, no de realeza,puesto que si por mí fuera caminaríamos sobre las pequeñas averías y deficiencias como sobre cajas vacías, de la pereza que me da todo)ahora el techo sigue como si tal cosa,en su sitio,y ni rastro de agua.

Pero yo sé que el artesano de la gotera trabajó duro,me adornó el sueño,hizo lo que tenía que hacer.

Debe estar descansando desde ese día,y espero que siga así.







lunes, 19 de enero de 2015

Efemérides


Ahora que la física cuántica contradice todas mis ideas y conceptos trogloditas sobre el tiempo y el espacio,¿qué hago con mis efemérides?

Por ejemplo,con los 15 años que hace que murió mi abuela materna.

Recuerdo aquel Diecinueve de Enero con precisión;
el camino tantas veces recorrido para visitarla,convirtiéndose en la última jornada de un camino,puesto que estaba claro que era aquél el último día ,que esa ruta desaparecía de mi vida para siempre,ya que cuando llamaron era inminente y seguro que se iba.

En aquella época yo conducía un Alfa Romeo,rojo,que chillaba en las salidas,muy hortero pero buen coche,que perdía gasolina como él solo pero me llevaba raudo a cualquier lugar;

con él enfilé esos kilómetros y recuerdo bajo el sol del mediodía(salí del trabajo a turno partido que tenía con la sensación de tener esas negras vacaciones instantáneas que se presentan con lo necrológico)pensando muy a ciencia cierta que mi infancia quedaba enterrada bajo ella.

Si ella se iba,nada volvería a ser igual.

Y desde luego,no lo ha sido.

Quince años que no hablamos,que no me esperas,que no tengo la pesadilla de que te mueres,(curiosamente desde que no estás he tenido el sueño inverso a menudo)y qué alegría,no hace mucho me parece que lo conté,que te abrazaba tan menuda como eras,tan protestona,tan prejuiciosa,tan tú.

Sin duda me querías y yo te quería,a pesar de todos los dolores y las cosas que no pudieron ser;
si la cuántica se puede cargar estos quince años y unir el hilo que habitamos todos al mismo tiempo,en infinitas posibilidades,yo quiero estar ahí,en una de esas celdas posibles,a través del tiempo y del espacio,sentada en una cama,a tu lado.

Mamá

Mamá es una desconocida que deambula por la casa, quitando el polvo , vaciando las cestas de la ropa sucia y de vez en cuando quejándose ...