miércoles, 25 de febrero de 2015

Silencio

Silencio en la calle de madrugada

en la catedral(ahí es normal),donde sólo crujen los huesos de las criptas,

las tarimas,capillas abarrotadas tras las que viven santos terroríficos

con verdaderas ropas de moho y eternidad

Silencio en las calles de Sevilla

cuando pasean los Cristos que exigen su silencio

y cobran su honor en lágrimas fidelísimas

Silencio en mi paisaje que cruza las mañanas

adormecida en la espera de una muerte segura

que empezó al yo nacer un lejano mes de Mayo

cuando seguramente volaban golondrinas

Silencio en el patio de tantos corazones

en los pupitres de la que fue mi facultad

de la que nada saqué más que ciertas melancolías

y en la casa de la viuda durante cuarenta días

posteriores a la muerte del esposo

silencio en las tacitas del café y en las repisas

y en el lomo de los libros que ya nadie va a leer

Silencio en mi fe que sin embargo crece

como una víspera de legítimos deseos

que alguien cumplirá antes del amanecer.





4 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Seguro que con una ligera insinuación hará que se cumplan tus deseos antes del amanecer, aunque para cumplir deseos, todas las horas son buenas.

Tracy dijo...

El silencio ayudará a que no decaiga tu fe y consigas todo lo que deseas.

Genín dijo...

Pues yo te veo una carita con mucha calma y paz :)
Besos y salud

Salvador Navarro dijo...

Seguro que se cumplen esos legítimos deseos en esa rendija de esperanza que nos abres al final...

Deseo

El deseo no es tan malo como dicen, no es bajo ni mezquino ni ruin, es un hálito de dioses que tenemos entre los bolsillos y que podemos...