martes, 10 de marzo de 2015

Yo nunca quise subir al Himalaya

Ni nadar con delfines ni una boda de postín ni subir al estrado ni ganar un concurso.

Ni hacer snow board ni llevar tacones altos para ser una hembra de bandera,ni siquiera unos tristes esquís en sierra Nevada, a donde fui el año pasado para descubrir que la nieve sólo es agua,aunque de lejos sea una cosa bellísima.

(Puede que en un triste invierno de desamor deseara hacer parapente,pero como no suelo perseguir mis sueños,lo dejé pasar,a pesar de que en mi barrio abrieron una escuela y que en ese momento tenía una edad muy bonita.

Aunque a mí me pareciera un prólogo del fracaso inmenso en que convertí mi vida,siempre tomando las decisiones menos favorables,deprimirse,la peor de todas,pero la más cómoda).

Yo nunca quise subir a la cima del mundo ni ser guay ni probar cosas extremadamente nuevas,y luego la vida demostró que estoy más hecha hacia dentro que hacia afuera,lo cual en sí mismo no es malo,sobre todo si te gusta dar la teta a tus hijos y llevar zapatillas calentitas.

Sin embargo no sé qué hacer con esta racha de pesadumbre cotidiana,en la que es fácil saber qué estaré haciendo a qué hora y con quién.

Un día detrás de otro.

Dicen los psicólogos que hay que reservar un rato cada día para hacer algo que te guste,a ti y sólo a ti,exclusivamente,y sin que nadie te interrumpa ni moleste.

Aunque sean sólo unos minutos,que se conviertan en un regalo diario,en ofrenda de amor hacia uno mismo.

Yo esta tarde he estado pensando,con la boca pastosa de la siesta de cama a la que me obliga mi espalda para eliminar el dolor que arrastro del tajo,y no he sido capaz de encontrar esa cosa que me guste y a la que me pueda dedicar unos minutos con la entrega emocional que asegura esas migajas de felicidad.

Hemos ido a comprar lo necesario al super y luego al descampado con las perras,lo más divertido ha sido que la niña se ha caído de culo por un derrape y luego una boxer de siete meses se ha acercado a jugar con la Cleo y la Baky y me ha dado un lametazo en la sien derecha.

Cualquier pequeño cambio de guión es un motivo de risa,de aire fresco.

Luego,al volver a casa, he sentido que si oía un solo chiste más sobre Esperanza Aguirre,un análisis( más) de Podemos,o veía otra vez la cara del Juanma Moreno o la sonrisa estudiada de Susana Díaz,seguramente me explotaría la cabeza.

El bucle sería más o menos así;

Madrugón,desesperación laboral,pinchazos sospechosos por el cuerpo,jartón de comer,Castle,siesta.

Escuchar el parte diario,no cenar tratando de digerir lo del mediodía,ver el Intermedio,dormir temprano para volver a madrugar.

Madrugón,pinchazos,ropa,metro apestoso,jartón de comer,siesta.

Yo nunca quise subir al Himalaya,pero quiero besos,flores,tranquilidad,relajación,playa y ventanas abiertas.

Nunca me interesaron las experiencias al límite pero quiero vivir a mi manera,sobando tapas de libros,oliendo papel,sin forzar tanto esta máquina renqueante que sin embargo siempre ha dado la talla.

Y aquí estamos.

Soñando,fantaseando otra vez,mientras percibo que al final del día encuentro esos minutos regalo,mi cita a solas con este blog,una vez más,como en aquellos tiempos en que con el Clio gris cruzaba el Aljarafe visitando colegios escuchando canciones como ésta.

Canciones que cubrían mis oscuros deseos de amor con las historias de aquel tiempo,nutriendo mi alma con dulces fantasías.


Ahora que lo pienso;

trabajar así en alas de viento,mientras mi niña aún era tan poca cosa y descubría lo horrible del mundo a través de la guarde,y luego leíamos y jugábamos juntas por la tarde,y yo era tan mujer y tan miedosa pero tan valiente,y aún conservaba la esperanza,quizá ésa fue mi subida al Himalaya.

Con mochila y todo.











6 comentarios:

Genín dijo...

Y luego te quejas, que mas quisiera yo que jartarme de comer, aunque solo fuera un día, pero es que me puse en 106 por pasarme unos cuantos días seguidos de zampar a troche y moche y claro, no hay mas remedio que bajarlos, ya voy por 100,3 creo que aunque solo sea un día, para el Viernes -mi dia de transgresiones- me podré zampar 3 hambuerguesas de pavopollo con queso con mucho tomate y mostaza dulce por arrobas, y una botella de Rioja tinto, todo productos del mercamona... jajaja
De todas maneras ya no hace tiempo apropiado para deprimirse, con este sol y el calorcito que casi se puede uno bañar en la playa, solo se puede estar alegre y cantar y aunque engorde, que me quiten lo bailao... :)
Besos y salud

Montserrat Sala dijo...

QueridA REYES: te mando una poesia en catalan pero quiero pensar que la entenderás de todas las maneras.



Coses de la vida
La vida és un conglomerat d’emocions. dolces, salades i un xic avinagrades.
Acides
Un barreja de sabors i sorolls, quasi imposibles de descriure.
És rauxa, es seny, es riure i plorar alhora. Es un ball de dubtes
i certesses.
Es nitsde dolor, nits de passió, nits alegres, nits de planys i d’angoixes.
Nits sense dormir.
És igualment un caminar sense treva, camins molt llargs i ferragossos.
Camins sense retorn, camins sense sortida, camins equivocats.
És una visió de colors llampants, d’imatges en blanc i negre, sol
i penombra
És amor i es odi, despreci i indiferencia, por als espais foscos a la
incomprenssió.
a les vies mortes, a les absencies.
És plena de rialles i de retrets. De rancúnies i d’orgull.
La vida sempre es una pregunta sense resposta.
Una finestra oberta davant una paret cega.
La vida sempre diferent i sempre apassionant;
és un temps plé de salutacions i de comiats.
D´‘amors i desamors, de clarors i lluentors.
D’ombres tan profondes i fosques, com la matexia
mort.
Que es la continuació de la Vida.


mariajesusparadela dijo...

Yo creo, querida Reyes, que subes el himalaya cada día, que todos lo subimos. Porque estar vivo es un milagro y es suficiente con darnos cuenta de ello.
Y creo también que, más que entregarte a algo que te agrada, lo importante es el "carpe diem" para los latinos (la ceremonia del te para los japoneses): un vivir con absoluta intensidad aquello que se está haciendo sin que ni un solo pensamiento se vaya a otra cosa y conseguir que ese tiempo sea tan corto, tan profundo, tan real y a la vez tan fantástico que desaparezca el mundo.

NáN dijo...

La vida está organizada así: tenemos lo que no nos merecemos.

Cada día, hago una cosa, o tres, o siete por cambiarla. Convierto la tristeza en un arma que uso contra los culpables, no contra los gilipollas que los sostienen donde puedan seguir siendo culpables (porque estos, los gilipollas, son gente como yo. Sólo que no saben que lo que pasa, lo que ven, debería entristecerlos).

Voz en off dijo...

Qué lindo!!

Montserrat Sala dijo...

Querida Reyes: Donde estas? no te estarás escondiendo,verdad???
Te echo de menos. pienso que despues de mandarte mi poesia en catalán....
NO te habrás ofendido, Verdad???

Algo se romperá (Crisis)

Algo se romperá entre nosotros cuando ya no piense como tú, cuando entiendas que lo que tanto te importa se me da una higa, cuando nos dé co...