jueves, 11 de junio de 2015

Pajarito sin cabeza








Había una vez una niña
que en su inocencia se sentía animalista
recogía los cadáveres de los animalillos
para que nadie los mancillara.
Una mañana de Junio
otra niña de curso superior
le pidió una lagartija que llevaba con dos palitos
y como se negara
la otra le dijo
pues mira su amiguito
y le mostró una cabeza de gorrión chico
que al decir de otras niñas
había sido arrancada estando vivo.
La niña animalista
acabó en amargo llanto sentada sobre un banco
una profesora vino a consolarla
quizá aún no entiendas la crueldad de este mundo
pero no te preocupes
tu madre también fue una niña animalista
que a muy duras penas se acostumbra
a la maldad cotidiana de la gente.



3 comentarios:

Reyes dijo...

Hoy durante el desayuno he colgado este trazo de mi realidad es el muro de facebook.
El gran East River me ha honrado diciéndome cosas tan bonitas como que le recordaba a Goitysolo y Valverde,esto es,palabras mayores.
Mis comentarios allí se han llenado de preciosos poemas que me son inspiradores.
Ése es el camino que quiero seguir.
Gracias,besos.

Genín dijo...

Reyes:
Si guapa, la verdad es que es muy bonito, aunque triste, pero la vida es así en muchas facetas, crueldad y tristeza, nada, o poco, podemos hacer, los seres humanos somos asi :(
Besos y salud

mariajesusparadela dijo...

La crueldad humana es el precio de la inteligencia. Ojalá fuésemos más torpes en crueldad y más doctos en generosidad.

Verdades

Hay ateos bañándose en la sangre de Dios y creyentes que ya están en el infierno. Sé por qué beben tanto los poetas es porque no saben qu...