domingo, 28 de junio de 2015

Divaguemos en colorines



Andando el tiempo me he dado cuenta de que esto de la integridad no es cosa de tantos,puesto que como otros valores o actitudes( yo no soy racista,yo no soy homófobo,etc....y luego que no venga a trabajar conmigo un negro o un gay ,por ejemplo) se vende mucho más de lo que se practica.

Nunca creí mientras crecía en mi mundo de colorines(qué gays fueron los ochenta,entre la cresta del Curro y los osos amorosos) que cuando creciera iba a tener necesidad de ser libertaria simplemente por respetar la integridad de los otros.

Si hay algo que el ser humano necesita ejercitar es la coherencia consigo mismo,más que nada para no volverse loco, y he aquí que no es una obviedad sino una reivindicación.

Qué falta de luces.

Si yo siendo como soy y gustándome lo que me gusta tuviera que andar poniéndome máscaras haciendo como que me gusta lo otro que no me gusta,sería más que un incordio,sería un asco,y seguramente daría con mis huesos en la infelicidad o el psiquiatra.

Yo lamento profundamente todas aquellas vidas vividas en hipocresía y ranciedad para contentar al grupo.

Y me alegro igual de hondo de que en el camino de los derechos de igualdad se vaya agregando cada vez más gente que únicamente persigue eso.

Su propia felicidad.

El destino que tenemos asignado y obligado.

2 comentarios:

Genín dijo...

Si, hay que vivir con sinceridad, usarla como bandera junto con la libertad y no avergonzarnos de nada porque es nuestro y legítimo, digan lo que quieran los demás... :)
Besos y salud

NáN dijo...

Cando alguien dice "Yo no soy racista" "Yo no soy homófobo", etc., lo primero que hago es mosquearme. Estoy esperando el "pero" que continúa la frase: "pero... hay que reconocer que... no me gusta ver a dos tíos cogicos de la mano por Gran Vía", o algo así.

¿A que nunca has dicho "Yo no soy de Pamplona"? Es absolutamente innecesario decirlo, así que, si lo dijeras, lo harías para expresar que hay algo de esa ciudad que te molesta.

Eso es lo que pasa. A algunos nos molesta Ramón del Perigollo, o Mercedes Gómez, o así. Y eso, si viene al caso, lo decimos.

Salud y agua fresquita, que es lo que requieren los tiempos.

Cazorla (II)

A mediodía del 2 de junio de 1694,una gran tormenta, que sería conocida por las generaciones  cazorleñas posteriores como "e...