miércoles, 8 de abril de 2015

De viaje al sur


En breve cambiaré de ciclo,me quedaré desnuda de horarios y estreses,lo que tanto deseaba así será.

Sin embargo me entristezco inexplicablemente como una pava de Estocolmo que teme perder de vista a su secuestrador,igual se ha enamorado de esas patadas a las seis de la mañana,igual se sentía libre entre los barrotes,quién sabe,el ser humano es tan extraño.

Me proponen escribir y me sobran los retos,asomando como tarjetas de visita por los bolsillos de un abrigo raído,y les hago el mismo caso que a los folletos del Telepizza,en lugar de afilarme los colmillos ansiosos de pitanza me quedo pensando en lo otro,lo chungo de la promesa perdida que se hunde como un barquito de porcelana al que prometieron flotar.

Igual no quiero soltar todo ese odio que me envenena por dentro en historias que no puedo poner de pie,igual no quiero volver a la incertidumbre y a la consideración de que no hago nada útil,ya tuve amaneceres de descrédito y falta de fe y no los quiero cerca.

No sé lo que es esta dejadez dolorida,pero como un puzzle me recompongo en turnos de 5 o 6 horas de sueño,me atiborro de dulces y me castigo sin cenar,me elevo por encima de atardeceres de color naranja y experimento la borrachera barata de sufrir mareos a menudo.

En mi pecho una losa como un mar de piedra que tallara algún Moisés subsidiado,otra vez,como mi mascota o mi novio eterno al que jamás diré que sí,no quiero casarme con la tristeza,eso jamás.

Acaso ser ciega y no querer ver que esto me mata,como me mata esta canción que no puedo evitar escuchar una y otra vez,una canción que podría ser mi nombre, melodía seductora y recurrente que suena dentro de mí, me envuelve egoístamente con esa desgana con la que uno se maravilla del talento de otros y se siente tan tan tan ajeno y distante que sólo puede mover la cabeza y en un éxtasis (barato como los mareos)cerrar los ojillos para comulgar con la música.

¿De verdad no soy esa señora que se sabe todas las esquinas de su lugar de trabajo,que se arrastra entre las piedras y a la que le gusta hacer pequeñas compras perezosas por la zona después del desayuno,de verdad no soy esa zombie educada que sólo a veces se fija en las altas ramas de los árboles?

Pues no.

Resulta que tampoco soy ésa.Y me lo van a demostrar dentro de poco.

Así que toca inventarse otra pava,esta vez pava de moco brillante para diseñar nuevas horas y nuevos días...aunque sólo sea para seguir oyendo esta canción vieja que para mí es completamente nueva y fascinante.








7 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Las promesas están para eso, como las normas y las leyes: para romperlas.
Y no por el placer de romperlas sino por la sabiduría de sentirnos libres de hacer lo que nos peta, en un momento. Y eso no debería hacernos sentir mal, sino todo lo contrario.
Creo que lo importante es dejar fluir, sin espectativas sobre los demás ni sobre nosotros mismos.
¿qué más da quien somos?: SOMOS.

Isabel dijo...

Mira que cierto y hermoso lo que te dice mariajesus, estoy de acuerdo con ella.
Yo que tú escribiría porque tienes mucho que decir y además lo dices muy, pero que muy bien.
Abrazos.

Genín dijo...

Niña, cada quien es como es, aunque no sea de relevancia mi opinión, a mi me gusta como eres, lo demás se ajusta :)
Besos y salud

Montserrat Sala dijo...

Soy yó otra vez: Intuyo que no te gustan mis comentarios, pero mira en la vida hay de todo como en botica, y ante esta noticia tan extraordinaria no me voy a callar.
Creo que tienes mucho que decir,y sabes bién como decirlo. Así que adelante y sin miedo porqué tu puedes. Olvídate de tu Estocolmo, y de tus rejas porque ya son tiempo pasado. Abre los ojos y camina directa hacia el éxito literario. Te lo deseo de corazón

O SuSo dijo...

Deseamos el cambio tanto como lo tememos. Existe un tipo de ser, pienso que yo soy de estos, y puede que tú también, que siempre están ensoñando cambio, no porque estén mal, que va, sino porque es así como les gusta vivir, siempre imaginándose otra cosa, otro camino, otro destino.

Te deseo una buena despedida y una mejor apertura de nuevas realidades....y que lo veamos.

Abrazo largo.

NáN dijo...

Pues no sé bien qué decirte. No sé cómo te sentirás realmente con todo el tiempo a tu favor y, hasta que lo sepa, no tengo opinión.

Si sé que escribir (yo no sé hacerlo) es como esta propuesta de Bolaño en un poema que me encanta.

Mi carrera literaria

Rechazos de Anagrama, Grijalbo, Planeta, con toda seguridad
también de Alfaguara, Mondadori. Un no de Muchnik,
Seix Barral, Destino… Todas las editoriales… Todos los
lectores…
Todos los gerentes de ventas…
Bajo el puente, mientras llueve, una oportunidad de oro
para verme a mí mismo:
como una culebra en el Polo Norte, pero escribiendo.
Escribiendo poesía en el país de los imbéciles.
Escribiendo con mi hijo en las rodillas.
Escribiendo hasta que cae la noche
con un estruendo de los mil demonios.
Los demonios que han de llevarme al infierno,
pero escribiendo.

Sue dijo...

Menos rollo y a vivir, que son dos días.

Bsos mil! y disfruta

Cazorla (II)

A mediodía del 2 de junio de 1694,una gran tormenta, que sería conocida por las generaciones  cazorleñas posteriores como "e...