martes, 13 de julio de 2010

Crónicas de la isla


Carretera general de Guaza, sur de la isla de Tenerife.
Pasan camiones y guaguas mientras atiendo las manías pequeñas de alguien ligeramente adormecido; he entrado a formar parte por la vía laboral de una familia mixta de las muchas que brotan en el paraíso isleño , otra vez desde abajo, otra vez entre neveras y congeladores.
Con todo, el andaluz tiene ventaja aquí si no se rebela contra la indolencia , y yo dejo pasar las horas al mismo ritmo que mis pensamientos.
Miro mis pies , morenos por el sol , calzados con chanclas, otra vez , también ,trabajando en chanclas , qué lejano parece todo lo de Sevilla desde aquí .
Me he subido al tren que huía , como siempre, por unos meses , es como drogarse, es lícito hacerlo cuando la realidad te oprime, es bueno trabajar en chanclas cuando se viene de una ciudad de zapatos duros.
Vendo ñames , harina de yuca , desrizante para cabello, cremas y fluidos para pieles de ébano , picante antillano , aceite de palmera ,esencia de vainilla , refrescos de Colombia , chocolate de mesa Luker y algún que otro limón y/o plátano macho .
Soy la que siempre fui , la que parte de cero con la facilidad de las crisálidas obesas , la que puede con más cosas y situaciones de lo que jamás pensó .
Esta mañana me he bajado de un coche dentro del cual una asesora quería ponerme a trabajar a puerta fría.
No, gracias, haberlo dicho antes , vuelvo al supermercado africano , a sentarme en una silla desvencijada desde la que observar un mundito que me resulta totalmente ajeno y sorprendente , porque preparo bolsas de alcohol a musulmanes y recomiendo productos a negrísimas ladies de chocolate brillante que me preguntan de dónde soy al oír mi maravilloso inglés (jeje) .
From Seville, les digo .
Sevilla ,esa ciudad de zapatos duros a la que otro sol sureño gusta de azotar sin clemencia alguna.
¿La conoce usted?
Seguramente pronto tendré que volver, a seguir escribiendo a un solo color con la tinta de mi sangre agotada y espesa.

15 comentarios:

BB dijo...

Una crónica llena de sutilezas, de esa pena honda que se maquilla, que se esconde. Transitas caminos que no conocías, pero que, de alguna forma, enriquecen. Te acompañamos.
Un abrazo fuerte
BB

Isabel dijo...

Yo también te acompaño en esa andadura en chanclas, pero tú vuelas "con la facilidad de las crisálidas" con esa facilidad que te mueves en las palabras para contarte contándonos esa vida nueva. Esponja te veo para esprimirte después.
Suena bonito todo lo que vendes, qué pena no poder pasar a comprarte algo.

Besos calurosos sin aire acondicionado.

añil dijo...

Eres aventurera valiente y cuentas andaduras difíciles con la frescura que te llega de ese mar.

Capítulo a capítulo, seguimos tu verano lejos de Sevilla.

Un beso

Sue dijo...

Sacarás de esa experiencia algo bello que contar. Ya lo haces, sobre tus chanclas de princesa de ébano.
Yo te sigo, ya lo sabes.

Un beso.

NáN dijo...

A tus pies morenos.

Besos sin mar.

carmen dijo...

Possanferminera, te encuentro. Creía que aparcabas la escritura. Pero ya veo que te has puesto chanclas en los pies y alas en esa cabeza pensante que, como el rayo de Miguel Hernández, no cesa...
Un gran abrazo!

Nómada planetario dijo...

Es que lo mismo arreglas un roto que un descosido, laboralmente hablando. Por lo menos en Tenerife te libras de la calorina que pasamos por aquí.
Suerte en tu nueva andadura.

virgi dijo...

Preciosa, las chanclas te llevan y te traen. Y nosotros recorremos tus huellas. Algún día tus pasos te portarán a lugares insospechados.
Nos vemos, maravilla de chica.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Qué poco se equivoca BB,¡qué ojímetro!, que poco se equivoca en todos, menos en mí, que siempre tiene a verme mejor de lo que soy.

Besos, doquiera que estés, resalá-

Miguel Baquero dijo...

¡¡Toda la suerte del mundo, Reyes!! Me gusta que digas eso que eres la que siempre fuiste y que mandes a hacer puñetas a la que te decía de vender a puerta fría, y que te asombres del género de la tienda y de la gente que pasa por allí. ¡¡Mucha suerte en tu mundo de chancletas, te la mereces!! Y desde luego que eres la que, al final, puede con todo

Anónimo dijo...

Reyes, saludos desde Castilleja. Estamos asándonos vivos estos días. Imagino esas playas isleñas y le digo a Cisco: "¿te gustaría corretear por la orilla del mar canario, entre salpicaduras y ladridos?", pero no parece ni querer entender, sino que mira al patio, boca entreabierta, lengua fuera, y poniendo los ojos en blanco creo que contesta: "ya falta menos para que se vaya el sol y refresque".

Elvira dijo...

Te leo y te acompaño desde aquí. Suerte y besos!

Raúl dijo...

De tu mano... con las mismas chanclas y de tu mano... para hacerte compañía, Reyes.

NáN dijo...

Anónimo, tú sí que entiendes a los animales.

Reyes dijo...

Gracias a todos por seguir pasando por este blog hecho en cibers.
Os llevo en el corazón aunque me temo que se acerca otra de mis temporadas de letargo , me he dado cuenta de que escribir no tiene nada que ver con los blogs.
Y eso es porque me he quedado a solas con mi apestosa novela.
Qué novedad .

En fin , besos para todos.

Qué se puede decir

Qué se puede decir a alguien cuando crees que ya lo has dicho todo??