lunes, 2 de septiembre de 2013

Hacer nada (bichos).Diario de fin de verano


(Foto foroexplayate.com).


La cosa es más o menos así;

suena el despertador a las seis y cuarto,mis trozos de humanidad son arrancados al mundo onírico donde puedo estar haciendo cualquier cosa,hablando o viviendo cosas espeluznantes o maravillosas.

Cuesta ponerse a meditar mientras hago tiempo para bajar las escaleras y que claree,por dios,que claree,para no ver ninguna cucaracha,aunque esto algunos días se consigue y otros no,creo que entra alguna,torpe y aislada ,de la puta calle y ahí estoy yo para interrumpir su silenciosa y oscura excursión de la manera más abrupta.

Si fuera como Susana Tamaro,esto es,una naturalista apasionada,podría sentir pena por estos bichos que en realidad no quieren problemas,porque se escabullen rápido y sin ruido.

Pero como soy sólo una bárbara con aspiraciones de señora,las elimino con la chancla samurai habilitada para tal fin,y santas pascuas.

Al menos en los últimos años he conseguido dejar de tener escalofríos al verlas,aunque me he dado cuenta de que depende de dónde estén,no es lo mismo ver una subiendo por la pared o la nevera que por el santo suelo,que es lo natural,lo que te coloca como ser humano en un escalón superior; si suben por la pared, en cambio,son ellas las que demuestran igualdad,incluso insumisión.

El caso es que después tengo que tomar un café;y hacer moto acuática con las perras hasta el descampado y sigue sin clarear,que tarda en amanecer,qué huevón;puede haber cualquier cosa entre esas zarzas,en esa línea oscura de campo sucio,ni siquiera veo las piedras para tirar a la guarra de la Baky ,que es una perra ,la de mi madre,que está fatal de los nervios y hay que tirarle piedras seguidamente para que corra y se canse,para que meta los hocicos debajo de las imaginarias presas y levante polvaredas con las que se embarra la boca húmeda ,qué bruta es; menos mal que sólo la tengo que aguantar mientras mi madre está de vacaciones,porque un perro conejero criado contra su naturaleza es lo peor que hay,por cansino,digo.

Luego las devuelvo a casa,cojo el metro y apenas clarea;la gente va ocupando su carcasa de Septiembre muy lentamente,yo voy tomando con los dedos mordidos las ideas que hoy me ayudarán a vivir.

Tengo el último libro de la Tamaro,"Todo ángel es terrible",el más biográfico,dicen,y me sabe a droga dura,excepto párrafos pasados de rosca como buena exagerante que es,persona que escribe para tratar de entender el mundo por muchos libros que venda,ése es el enfoque,el que a mí me gusta,sin ficción bien hecha,sin argumentos perfectos,sin cronopios ni orgásmicas filigranas para poner los ojos en blanco.

Búsqueda que con las palabras se vuelven jirones de piel;y llegar a un trabajo donde todo me lo tomaré ,por fin,como un juego;oh gran sabiduría interior ,oh gran circo mundial de tres pistas.

Horas que pasan como tiburones domesticados,sin hacerme daño,hasta la liberación,volver a casa medio machacada detrás de los cristales,calentar unas papas con carne y comer sobre un mantel marrón en cotidiana compañía,adormecidos por las falsas noticias que ya no importan.

Dormir,dormir en la siesta y volver a soñar;levantarse pesada,con calor pegajoso en la garganta;tomar otro café,magrear los michelines suaves tramando por enésima vez su desaparición,espabilarse,(un segundo despertar es muy cansado pero si no duermo un poco al mediodía me impaciento mucho con la existencia y no disfruto de ná).

Ir a la tienda de muebles a comprar una butaca.Tardarán una semana más o menos en traerla,marrón también,cómoda,para sentarse en las tardes de lluvia.

Bajar al herbolario,se me acabaron las perlas de polen con vitamina E,ir a ver a mi padre,a mi hermano,escuchar cosas muy repetidas y entre ellas historias que me vienen bien,como ese cangrejo de río que mi hermano tiene en un acuario y que creyó muerto porque flotaba de lado,y resultó que era la carcasa ,que el nota se había mudado a otra cáscara más grande.

"Deja una funda perfecta,con los huecos de los ojos y todo"-dice mi hermano a voces ,nos hemos sentado en un bar a comer langostinos en saquito y mojama con cocacola light,porque sopla un vientecillo agradable que hay que aprovechar cual regalo divino.

"Qué curioso"-digo,medio escolapia-"Igual la gente al morir dejamos idéntica carcasa para ir a un lugar más grande;quién puede saberlo,ya que desde luego el cangrejo no lo sabe,sólo sigue instrucciones de su especie".

Aguantar,aguantar,escuchar,escuchar,tratar de ayudar a todos al mismo tiempo,conseguir que tomen sus vidas como barcos maravillosos de henchidas velas,sin conseguirlo,claro...porque una misma sólo tiene una barquichuela desvencijada.
Al pasar por el embarcadero ver de lejos una antigua amistad a la que hoy detestas,te preguntas cómo pudiste tratar con ese tipo de gente ,cómo pudiste llamar a ésa "mi amiga".

Otra carcasa vacía.

Todo este tiempo de esperas y madureces,todo este tiempo de vida,siempre amenazado por las obligaciones,cuando mi máxima aspiración,aun sonando fatal en un mundo práctico,es no hacer nada.

Hacer nada.

Una nada dulce y esponjosa como un pastel amasado con las manos.

Escribir en el blog como relajo,antes de volver a la cama,porque ya quedan sólo seis horas,seis,para volver a empezar.







10 comentarios:

Genín dijo...

A mi las cucas me dan mucho asco, pero muchísimo mas el sonido y las chichas cuando las aplasta uno, es un asco incontenible y que nunca se acaba, por lo que ni recuerdo cuando maté la última, aquí en el ranchito, afortunadamente, no las hay, las últimas que vi fue en Matalascañas y por ello mi hija se negó en redondo a volver a ese restaurante.
Yo lo he logrado...
No hago nada :))
Besos y salud

Tracy dijo...

¡Hija... qué estrés!, ya será menos, pero lo escribes tan bien, que parece verdad.

Nieves dijo...

Eso de las cucarachas siempre me ha traído por la calle de la amargura, pero hace años que no veo una, puede que sea por los comederos que pongo cada año, y las exterminio sin verla. Yo también tengo esa vena de Terminator cucarachil !!!

Pero que temprano te levantas hija, vamos que puede decirse que eres tu la que pones las calles en su sitio :)

Me ha hecho sonreír con la forma que tienes de contar tu vida. Ese final me ha parecido de pesadilla en bucle, que mal "solo seis horas para empezar de nuevo" sin esperanza y resignada al bucle de la cucaracha, perritos, metros....
Qui´zas haya algo nuevo y extraordinario, y que como los cortos de mi sobrino comience con...
"era un día normal ..."

Un besazo guapa!!!

virgi dijo...

Me encanta tu carcasa.
Besitos, más que monada.

mariajesusparadela dijo...

Dulce hacer nada, dicen los italianos.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

¿Qué estilazo, chica, tú siempre marcando estilo.

jordim dijo...

Los bichos son muy suyos..

NáN dijo...

Cuando está mi compa en casa y aparecen, no me queda más remedio que ponerme el disfraz de Himler y gasearlas.

Pero, ¿por qué aparecen? Porque cuando mi compa no está en casa las dejo multiplicarse y enciendo la luz del pasillo para no matar una por error. A veces se queda quieta, la miro y me pregunto: ¿Será una descendiente de Gregorio Samsa?

¿Cómo matar a una criatura de Kafka, hacer pis y después volver a dormir tan tranquilo, creyéndote inocente?

Antonio de Castro dijo...

En el edifico donde vivo, alguien vio dos cucarachas y corrio a poner carteles por todos los rellanos hasta la tercera planta (con lo cual deducimos que son vecinos de dicha planta, ya que los carteles no llegan a la cuarta, donde vivo yo), carteles en los que exigen que los vecinos de cuyo piso hayan salido las cucarachas tomen medidas inmediatamente, como si alguien en el edifico estuviera criando cucarachas de manera clandestina para finalmente invadir y apoderarse de todo el bloque, y quien sabe si a continuacion de la manzana entera: en fin, una situacion entre piscodelica y kafkiana que a fin de cuentas anima un poco la vida en comunidad.
Cucarachas aparte, me han gustado mucho las reflexiones de fin de verano.

Larisa dijo...

HASÍ LEBANTAN ESPAÑA LOS ANDALUCES, LEER ESTO ME A PRODUCIDO ARCADAS, KÉ ASCO, Y LOS ERES QUÉ????

Mamá

Mamá es una desconocida que deambula por la casa, quitando el polvo , vaciando las cestas de la ropa sucia y de vez en cuando quejándose ...