jueves, 15 de mayo de 2014

Rabiosa actualidad

Yo siempre creí que la vida era más fácil
un desplegable en cartulina o papel seda
donde las piezas encajaban sin problema
y yo primera actriz en mi noche de estreno;
luego conocí a gente así
gente que sabía comprar y decorar sus casas
pintar cajones de guardar sentimientos
y vi que tenían dominado el arte
de abrir las compuertas vaginales
emocional mental llámalo como quieras
super interesante y existencial al mismo tiempo
pasé algún mediodía soñando con amar
camino al folladero
y alguna que otra noche llorando ante una puerta
(fuera del hotel estallaba París
con todos sus museos
esto ya lo he contado;
las mujeres
como los camellos no olvidan nunca las ofensas
lo cual no les impide seguir amando a alguien).
Y bien;
yo ya no puedo más
reconozco mi íntegra impotencia
mi abuso adjetival
mi extrema chulería
mi manía de pasar de todo el mundo
mis lágrimas de cocodrila cervecera
mi afán de controlar lo incontrolable
aunque no sepa nada del futuro
entendido como el lunes por la tarde
de la semana que viene.
Entiendo que en esa vida fácil que los niños disfrutan
no puede haber adultos inocentes
y a mí siempre me faltó estar conforme
con el color para pintar paredes
estudiar para algo ,beberme mis poemas
como elixir excusatorio de bulimias
me faltó creer que podía vivir entre los libros
cantar con los demás el mismo canto
reír los mismos chistes
estar de acuerdo en todo.
Ahora ya sé que no sé nada
como dijo Rodríguez de la Fuente
(perdonadme la incorrección histórica
fue mi primer muerto importante)
ahora renuncio a considerar más nada
salvo que todo fue como debió
y en su momento.
Nunca seré estupenda de la muerte
no abriré debates más que en los baños públicos
que es donde se cuece la rabiosa actualidad.
Muy buenas noches.

4 comentarios:

Genín dijo...

Nadie es estupendo de la muerte permanentemente,yo creo, si se es de vez en cuando se puede dar uno con un canto en los dientes, mas bien somos imperfectos de cojones, es mas, yo siempre he creído que no era nada mas que una postura producto de una emoción, con lo cual podría tener infinitas personalidades, tantas como emociones tuviera en un periodo de tiempo determinado.
Vale, tienes razón, mejor corto el rollo :)
Besos y salud

Tracy dijo...

Uyyy, cómo te noto, mejor me voy de puntillas, sin hacer ruido.

virgi dijo...

Estupenda siempre me has parecido. Que te lo creas o no ya es otro asunto, cosa normal por otra parte, dada la crisis existencial que solemos pasar algunas...je je.
Besos, que te quiero!!!

..NaNy.. dijo...

Hola de visita por tu blog me parece muy interesante todo lo que tienes en el. Saludos

Deseo

El deseo no es tan malo como dicen, no es bajo ni mezquino ni ruin, es un hálito de dioses que tenemos entre los bolsillos y que podemos...