lunes, 23 de enero de 2017

Conozco una mujer




Conozco  una mujer
que camina sobre puentes de ceniza,
dobla cucharillas con los dientes
y salta los bordillos a zancadas.
Conozco  una mujer
cuyo pelo blanquea hacia el amarillo,
que elude todos los espejos
porque nadie le ha explicado claramente
que siempre se es joven aunque el cuerpo no lo sea.

Si la mujer hubiera podido elegir su destino
si le hubiera interesado la batalla
si hubiera tomado su vida entre los brazos
como abrazó a los hombres que fueron enemigos
quizá habitaría un palacio propio
con salones de nácar y cortinas hechas
con la materia oscura de los sueños.

Si la mujer hubiera sido capaz de desear
algo más que ser amada en torno a los veinte
y no hubiera confundido  sarcasmo con inteligencia
si no se hubiera dejado emborrachar por la amargura
quizá hoy las viejas cortinas de los sueños
se hubieran apartado para inundar de luz
a la mujer entera.

5 comentarios:

Genín dijo...

Quien sabe...
Cuidate y se feliz :)
Besos y salud

Tracy dijo...

Cuanto tiempo sin leerte!
Un abrazo.

Sue dijo...

Me gusta esa mujer y espero que ella también se guste :)

Un beso.

añil dijo...

Da igual el tiempo que pase sin leerte, sigo enganchándome a tus letras como el primer día.

Un beso.

Montserrat Sala dijo...

Te he vuelto a reencontrar. Y me alegro porque veo que tu frescura dialéctica y tu ironia no ha menguado ni un ápice.

Gracias por estar

Qué se puede decir

Qué se puede decir a alguien cuando crees que ya lo has dicho todo??