domingo, 7 de agosto de 2016

Sin título

Como un dolor que duele ya olvidado
me pesa esta muchacha que no se quería mucho
tenía una boca suave y ojos tiernos
y bastante dignidad para ser pobre
y soportar leyendo los veranos....
Si volviera hacia atrás
siempre lo digo
haría esto o aquello:
pero la chica que no se amaba mucho
y la mujer de hoy
las dos lo saben.
Si volviera hacia atrás
haría lo mismo
tendría exactamente el mismo miedo
la cautela infeliz
la precaución constante
y pasaría leyendo los veranos.
Es imposible engañarse tanto tiempo.

7 comentarios:

Genín dijo...

Supongo que a la playa irás de vez en cuando, pero de todas maneras no es mal habito la lectura, mejor que las drogas...jajaja :)
Besos y salud

Tracy dijo...

Ya somos dos las que sabemos que aunque volviéramos a nacer, no cambiaríamos.

Nieves dijo...

Ay el tiempo... es demoledor, nos transforma en personas tan distintas, yo ya no soy ni la sombra de lo que era, aunque siempre me gusta pensar que cambié... para mejor...

Besos

Sue dijo...

Pues yo, si volviera atrás, no sé si haría lo mismo... voy a reflexionar.

Un beso guapa!

virgi dijo...

Como ya te puse en fb, gracias a esa hermosa chica, ahora tenemos a una mujer fabulosa.
Besitos muuuuuuuuuuchos

Alphonse Zheimer dijo...

¡Pero qué guapa es Ud. Reyita!;¡Y cómo escribe!
Gracias a todo aquello que leyó, se expresa como nadie que yo conozca.¡Valió la pena para nosotros, que la disfrutamos hoy!

Bernardo L. de la Cruz dijo...



Soñé que me devolvían todo el tiempo perdido; era una especie de gala de sábado noche, tan espectacular como kitsch. Galano y engominado, recibía entre los aplausos de los desocupados de siempre en la tribuna, una caja primorosa con tapa corredera. El clímax del show era cuando yo deslizaba la tapadera y arreciaban los gritos de júbilo. Tenía por supuesto, que agradecer a la Academia del Tiempo y a los Cronojurados, unos vejetes que igualmente peripuestos, asentían sonrientes y benévolos a cualquier acto torpe o dubitativo que yo pudiera cometer.
Creo que soñar estas cosas hablan de lo insatisfecho o inseguro que a veces me siento con respecto a mi pasado; a mis manías, como la de extraer hasta la última semilla de cualquier fruta que me coma, o alinear tanto los soldaditos en mi infancia, como los botes de conservas esta mañana.
Cuando me puse frente al micrófono, sentía que tenía que agradecer la deferencia de los académicos y la institución; el que se hubieran fijado en mí, un oscuro ciudadano que no había batido ningún récord; descubierto ningún principio activo milagroso, ni arruinado banco alguno. Frente a la sonrisa de los gerontodémicos, me animé a extraer uno de los rollos contenidos en la caja; la idea era darles las gracias, concretamente, por ese momento, y proseguir, si fuera necesario, extrayendo papiros, hasta dar una idea consistente de mi gratitud.
Desenrollé y leí en voz alta el primero del ángulo superior izquierdo (suponía un estricto orden cronológico); no estuve de acuerdo con su presencia en la caja. Tocar la guitarra para un becerro que lleva dos días muriéndose, no es perder el tiempo, y así lo dije ante todos.
Saqué un segundo "tiempo perdido": ... ¿que un día mirando peces desnudo en un lugar apartado de Ibiza es perder el tiempo?, ¡vamos hombre!. Puse la caja en el suelo y saqué un manojo con una cierta mala leche; sólo uno de aquellos cilindros en mi mano, pudo ser considerado por mí, recuperable hoy: eran vueltas y vueltas con mi coche intentando aparcar en la misma manzana donde vivía, cuando el tiempo invertido, era mayor que volver caminando desde un par de kilómetros viendo pasar la vida.
Airado, defendí la observación de las aves, el café con cigarro y minutos, o una lenta secuencia de besos desde la encrucijada al cuello, con sus correspondientes escalas, y viceversa.
No sé en realidad si desperté, o fui desposeído de un regalo inesperado por un juzgado reaccionario y aburrido. Es una suerte que no recuerde muchos de esos papeles, porque así, no tendré ningún pudor o prevención en volver a malgastar los mismos minutos que me dieran placer intrínseco.

Mamá

Mamá es una desconocida que deambula por la casa, quitando el polvo , vaciando las cestas de la ropa sucia y de vez en cuando quejándose ...