domingo, 20 de noviembre de 2016

Hoy me he despertado
subiendo a un tercero por la escalera
con un cartucho de pescado frito
yo era una mujer negra.
Antes había estado pagando
con dinero en lugar de con tarjeta
había elegido dos jarras para agua
tamaño individual
y una de ellas estaba abollada
todo muy real
creí haber perdido la cartera
eso más o menos como en la vida de blanca
que suelo asustarme porque me faltan cosas
en el repaso visual de cada cinco minutos.
Había un ascensor ,
es el que siempre cojo
en diferentes sueños
y eso me hace pensar
que si hay entornos repetidos
es porque tenemos otras vidas
otras casas y otra piel
cuando marchamos de aquí
por unas horas.
Al volver hasta aquí
me encuentro que ha llovido
la ropa se ha mojado
qué fastidio.
Hubiera preferido
llegar a mi destino
con el pescado frito.


3 comentarios:

Tracy dijo...

Ya se secará la ropa, mejor comerse el pescaito frito caliente.

Genín dijo...

Pescao crudo...
No pillas el ascensor y subes a pata a un 3º
Eres una negra...
¡Ay madre!...
Besos y salud

Sue dijo...

Me haces llorar, jodía.
Con tus letras :)


Un beso.

Deseo

El deseo no es tan malo como dicen, no es bajo ni mezquino ni ruin, es un hálito de dioses que tenemos entre los bolsillos y que podemos...