viernes, 3 de noviembre de 2017

No hace falta ser eternos, bastaría con escribir.
Me he perdido en una galería de escritores y escritoras y todos tienen nombre, cara y libros, son parte del cosmos de lo que se ha pensado y se ha creado.
Me pregunto por qué no puedo ser yo uno de ellos.
Si he llegado a ser funcionaria del servicio postal, por qué no elegir mejor la carambola, pegarme con tinta al suelo de mi negritud constante, cambiar el dolor de espalda por el ansia de las palabras, parir a toda esa gente que veo en sueños y ponerles a vivir vidas como calcetines, a veces con pareja y otras sin ella, pero siempre enganchados a la vida y a la muerte a partes iguales.
Escribir es retratar las relaciones de familia que tan huérfanos nos hacen sentir a algunos, acentuar la belleza de lo que no existe y quitársela a la perfección indecorosa, es quedarse desnudo a merced del viento y hacerse pulseras de caracolas.
De verdad, trato de convencerme.
No hace falta ser genios, hay muy pocos genios, pero sí hay mucha gente que escribe, no es nada del otro mundo, no es necesario ser perfectos y mucho menos buscar la gloria y la eternidad.
Basta con escribir.

4 comentarios:

Genín dijo...

Claro, yo genio no soy, pero Eugenio si...jajaja
Besos y salud

Isabel dijo...

Mira que hay definiciones de lo qué es escribir, pero la tuya para mí es la más veraz y hermosa. No dejes de escribir, Reyes, tienes un don para hacerlo. ¡Con todo lo malo que se lee, pordios ya!
Abrazos.

Reyes dijo...

Genín, déjate de rollos y quedemos ya, besos
Isabel,gracias miles,hermosa

Sue dijo...

Yo me conformaría con leer lo que escribo y que me gustase, como me pasa cuando te leo a ti :)

Ay

Beso.

Carta a una dulce niña cansada de esperar

En las estaciones, en los muelles, en los cuartos apenas iluminados de las posguerras, en los pasillos del instituto, en las antesalas de lo...