viernes, 24 de noviembre de 2017

Deseo



El deseo no es tan malo como dicen, no es bajo ni mezquino ni ruin, es un hálito de dioses que tenemos entre los bolsillos y que podemos encontrar como monedas perdidas.
El deseo es mirarte de lejos con las hinchazones de la mañana y querer estar contigo, pero ya no es estar con tu cuerpo, sino con lo que tú eres,si te miro y te deseo también deseo tu mirada, la forma que tienes de estar en el mundo.
Esto es lo que he querido  decir; cuando me he preguntado tantas veces si alguien me deseó de verdad alguna vez me refería a esto, no a las tetas y al culo que aun siendo bonitos cuencos sagrados en la época de juventud, no es ni siquiera la firma  en el folio en blanco de los individuos.
Todo lo que aprendí en mi trato con los demás ( a los siete años un test psicológico me definió como "astuta")lo pongo a mi disposición cuando de deseo se trata, podría escribir un pequeño libro con estas conclusiones, desde luego nada que ver con madame de Lenclos, pero digamos que el caminito que anduve fue corto pero intenso, y algunas veces echo de menos que fuera más largo,
Cortesanas hubo que al final sucumbieron a una emoción auténtica, buscadoras de tesoros en el teatro del mundo, huyendo siempre de trabajos brutos que minan y agotan la capacidad de seducción, a ver si no es éste un síntoma de inteligencia.
Personalmente siempre he desconfiado de la arrogancia de los llamados luchadores, no hay nada digno en dejarse explotar sin ponerle al menos una etiqueta rosada a nuestro nombre y nuestros gestos, no se repetirá jamás un solo individuo sobre la faz de la tierra y esto es un dato bastante a tener en cuenta para que nos valoremos lo suficiente.
A estas horas de un viernes que no es viernes, me busco en los bolsillos esperando encontrar la moneda de oro que me alegre el día.
Porque fuera hace un sol desvaído y triste y mucha gente que quiso amar se ha perdido en un mar de lodo y plásticos.

4 comentarios:

Genín dijo...

Tiene que ser terrible perderse en un mar de lodo y plásticos, y encima, sin amar... :(
Besos y salud

Tracy dijo...

Me gusta esa acepción que le das al deseo.

Sue dijo...

Y es verdad que muchos de los que se autodenominan "luchadores" son seres que se dejan explotar sin ni siquiera saber que se dejan explotar.

No dejes de escribir

Muack

Tracy dijo...

¿Has quitado los comentarios en el cuento de navidad?, pues te diré que me gusó de principio a fin.
Espero y deseo que el 2018 sea un año estupendo para ti y para todos los españolitos de a pie.
Un abrazo y Felices Fiestas.

Carta a una dulce niña cansada de esperar

En las estaciones, en los muelles, en los cuartos apenas iluminados de las posguerras, en los pasillos del instituto, en las antesalas de lo...