viernes, 30 de noviembre de 2018

Huelga general

Mi abuelo fue un niño trabajador.
Mi abuela servía en San Lorenzo.
Mi madre canta con público pero sin sueldo.
Mi padre respiró barnices toda su vida.
Mis hermanos y yo trabajamos porque hemos tenido suerte....
Remamos en la dirección que marca el viento a base de responsabilidad y madrugones.
Nadie nos ha regalado nunca nada.
Somos esa Andalucía sin enchufes de la que venimos y que va cambiando su cara poco a poco, de la que se dignifica y se come los chistes con papas aliñás.
No somos feria ni semana santa ni ese absurdo tópico de la siesta y barriga que es la punta del espejo de las caricaturas.
Tengo amigas que trabajan y llegan a la cama con la misma ropa que se pusieron a las seis de la mañana, mujeres que han hecho de todo dentro y fuera de sus casas en jornadas interminables.
Somos esa Andalucía que está acostumbrada a no quejarse y a tirar de un carro de siglos de lucha y servidumbre.
Por esa Andalucía es por la que me levanto y hago huelga y sueño con otros horizontes.
No sé para qué sirve,pero mi corazón me dice que tengo que intentarlo.
Para que el gigante sordo pueda percibir nuestro cansancio, aunque no sea más que un ligero rumor de caracolas.
"Parece que protestan los que no son nadie"- le oí decir esta mañana.
Me despertó la bandera verde y blanca, que quizá nunca pueda llevarse del todo el hambre.
Pero ahí sigue,recortada contra nuestro cielo, que es el de todos.
Le pone nombre a mi esperanza.

3 comentarios:

Genín dijo...

Veremos a ver quien nos manda a partir del Domingo, aunque hay quien piensa que da igual, que todos los políticos son iguales, solo rebañan pa la buchaca!!!
Besos y salud

Tracy dijo...

Me gusta mucho lo que planteas y soy de tu sentir.

Sue dijo...

Me alegra que sigas por aquí, leerte es un bálsamo de inspiración cojonudo.
A la huelga siempre, también soy de esas, aunque no sea andaluza. Toda la vida estudiando y trabajando para terminar en el paro o en un trabajo de mierda. Pero siempre secundando las huelgas, porque siento que es mi forma de apoyar una lucha que va más allá de lo individual o de lo que yo deseo.
Y, mira, los de CocaCola lo han conseguido. Aunque yo no beba esa bebida del demonio :)

Un abrazo y una flor reyecita.

Huelga general

Mi abuelo fue un niño trabajador. Mi abuela servía en San Lorenzo. Mi madre canta con público pero sin sueldo. Mi padre respiró barnices ...