sábado, 28 de noviembre de 2009

Bares y poemas

Yo creo que todos hemos sido jóvenes y hemos estado en bares.
Y a todos nos han vendido un poema en un bar ,alguna vez.
Al menos en Sevilla era frecuente que un/una poeta ambulante se acercara con un papelito escrito y te lo dejara leer, para pasar después a cobrarlo con la voluntad si te había gustado.
A mí, la verdad , nunca me gustó ninguno,porque aunque estudiaba filología ,era más de poemas complejos, los simples no me decían nada , así que dependía de mi estado etílico( o de la generosidad de mi acompañante)que el poema se quedara o siguiera su camino mundo adelante .
Ayer volví a acordarme de esa condición dúctil de la poesía , porque estuve ( es un decir ) en la presentación de "El zurrón del sibarita " de Manuel Márquez , una serie de 33 poemas que se presentó en el Círculo Mercantil y que ha sido publicada por Umsaloua Libros , la editorial de mi amiga Inma , la que que algún día se atreverá a mostrar al mundo mi ejercicio de narrativa llamado aviesamente novela. ( al menos eso espero ) .
Digo que "estuve " , entrecomillado , porque cuando llegué con la niña al lugar de la presentación estaba tan lleno que sólo pudimos escuchar desde el pasillo ; se había creado expectación , ya que se había asegurado que se presentaría un nuevo formato de libro a nivel mundial.
Una de las veces pudimos ver que el poeta se había vestido de mago , pero fue a través de un cristal , y luego nada , más chaquetas y más espaldas .
Hubimos de esperar a que terminara la presentación para pasar dentro y ver qué contenían los arcones, que ya habían sido abiertos ; entonces vimos un montón de saquitos de arpillera que contenían cada uno 33 tubitos de papel con un poema cada uno .
Poesía en pequeñas dosis para ser leída o regalada , presentada como algo físico, bombones, mantecados, harina , no sé.
Me pareció una idea fantástica , cogí mi saquito sin pagarlo , previo permiso de la editora , y me largué , pensando en los buenos ratos que me ha dado la poesía, aunque nunca haya querido yo pertenecerle, aunque hacer poemas en soledad sea una puta mierda , aunque mis propios poemas sean una puta mierda ,pero cuántas tardes y noches me han pillado en Sevilla detrás de un libro de poemas y un par de cervezas encima de la mesa churretosa de un bar escondido , cuántas palabras he forjado a golpe de nostalgias, algunas reales , otras inventadas ,todas perseguidoras de poesía , como lo más prosaico o lo más sublime.
Intercambié palabras torpes con el encantador (y también autor) José Luis González, presidente de Noches del Baratillo , quien me dijo que hacía siglos que no me veía y me habló de otra cita poética para el solsticio de invierno ;todos esos actos me interesan cuando los oigo, pero luego al final nunca voy; hubiera querido hablarle de mi insociabilidad, pero a quién puedo contarle mi tendencia a alejarme de cualquier sitio donde estén reunidas más de doce personas y no sea yo la estrella.
Es así , no me interesa , y sé que está mal , pero no lo puedo evitar , por eso me sentí aliviada cuando me largué con mi hija a respirar el fresco de la noche y ver actuar a los payasos callejeros ;
porque ya no soy aquella chica bienintencionada que estudiaba filología y se bebía las esperanzas en los bares al mismo tiempo que los poemas, pensando siempre que poeta era una palabra demasiado grande para sí misma.
Y sin embargo, me sigue atrayendo cualquier aventura poética, me gustan las palabras , me gustan estos rollitos de papel engomado que se desenroscan y se leen como un caramelo , por eso lo comparto con vosotros y me atrevo a recomendarlo.
Ojalá algún día se me pase esta cosa huraña que me cubre y mi sonrisa , como le he dicho a Iliame en su blog, deje de ser un costurón en la cara para , quién sabe , poder disfrutar de la poesía a pie de calle .
(Pondré una foto del saquito en cuanto lo pague ;
es broma, es que a la cámara le ha entrado arena ).

11 comentarios:

iliamehoy dijo...

Una aventura seguirte y encontrarte. Un placer como siempre, leerte, reconocerte, embeberse de tus frases, de tu prosa con aires de verso, de tu generosidad por hacernos partícipes de tu particular mundo, de tu arte.
Una sonrisa

sue dijo...

La literatura (incluída la poesía) da muchas satisfacciones, pero también las quita y la vuelve a una un poco antisocial. O quizás una ya lo es cuando se empieza a dedicar a "esto", quiero decir, cuando siente que necesita escribir como respirar. Es algo más que una profesión, porque a veces ni siquiera es una profesión, vamos, que no puede una vivir de ello. Yo al menos no puedo.

Me ha gustado acompañarte a esta presentación y a tu viaje interior poético. Muy lindo.

Un beso.

añil dijo...

Una idea curiosa la de los saquitos.
Ese ccosturón de l cara lo vamos a ir descosiendo ¿no crees?

Un beso

Isabel dijo...

Curioso el acto y buena la idea. Siento no haber estado.

Menos mal que en este blog también respiras, y puedo entrar a través de él; se me ha borrado el otro al poner éste en el mío.

Sobre lo que dices aquí:"y no sea yo la estrella" nada más lejos. Conozco a muchas que quieren ser estrellas y no son como tú. Esas sólo quieren llamar la atención y cuando te acercas están vacías, huecas.

De una vez por todas: tienes que estar contenta contigo porque tienes motivos sobrados para ello.

Abrazos

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Bonita la cosa esa de los papelitos poéticos, que desconocía, seguramente por no haber coincidido, porque supongo que también se hará por los parajes donde suelo arrastrar mis huesos. Me gusta, aunque sea para sufragar las miserias de quienes ofrecen algo intangible -el arte siempre lo es, aunque tenga un formato físico- para el intercambio imprescindible.

Conozco a quien usa para felicitar pequeñas grandes obras de arte: dibujos, notas musicales, cuatro letras... son mis regalos más preciados; por eso creo que valoro tanto a quienes lo hacéis cotidianamente.

Un beso, a cambio de algo mejor que ofrecer.

BB dijo...

Poemas en papelitos, cual caramelos de colores, qué hermosura! Si eso es lo
que son, la miel que nos endulza esto de
ir en la huella, en la rodada...
Un beso
BB

NáN dijo...

Yo también fui insaciable y me volví insociable. Ahora simplemente soy un poco sordo y me abro en cuanto hay mucha gente.

(ya he llegado)

carmen dijo...

INSACIABLE, INSOCIABLE, lo copio de NAN, pero lo subrayo yo también
Y decirse poeta es como decirse diosecillo, a mí también me impone mucho...
VV!!

Reyes Uve dijo...

Gracias a todos , sois la leche .
Mil besos.

(aquí , la poeta , sin ganas de responder comentarios pero feliz , bañada de lz por haberlos leído ) .

Gracias .

Reyes Uve dijo...

Quise decir "luz " , claro.
En fin...

Salua el Moussaoui Calderón dijo...

Gracias, Reyes, por la entrada. Ahora tienes que hacer otra de "Versos para derribar muros", donde, por cierto, estás tú, y hay un ejemplar para ti esperándote. Además te citan en una crítica en Papel Literario.
Inma

Mamá

Mamá es una desconocida que deambula por la casa, quitando el polvo , vaciando las cestas de la ropa sucia y de vez en cuando quejándose ...