domingo, 1 de agosto de 2010

Taganana, o una dulce canción de amistad


No sé si de verdad la palabra guanche Taganana significa amistad ,pero sí sé que no volveré a decir que escribir en este blog no me sirve para nada .
Claro que me sirve , y me doy cuenta cuando vivo días como éstos en los que por el solo hecho de haberse asomado a mi interior a través de esta ventana , una persona amiga bloguera se convierte en real porque es como si ya me conociera.
Con Virginia ha ocurrido así, como si ya nos conociéramos de mucho antes , y debe ser por eso por lo que me hizo el regalo de llevarme a Taganana , asomarme a los barrancos donde la vida se esconde pero también se explaya desde hace siglos .
Encontré mi espejo en aquella comida frente al mar , donde me invitaron y nos quedamos los tres callados (Edmundo, Virginia y yo ) mientras dábamos cuenta de un pulpo exquisito, queso de la tierra , papas arrugás y más cosas , y ya se sabe que un amigo es alguien con quien también se comparte silencio sin sentirte incómodo.
La sorpresa de encontrar amistad de la buena en un verano que según los pronósticos del pasado invierno había de ser aburrido y precario , y que sin embargo está siendo una fantástica experiencia con encuentros mágicos y este ritmo temporal de la isla para la que (lo sé) ya no soy ajena.
La mejor de las vacaciones , puesto que al final estoy recargando las pilas de forma insospechada.
Estuve adoptada ,acogida de muchas formas pero sobre todo , contemplada en mi verdadera dimensión por personas que ya siempre irán conmigo , como lo fueron durante muchas horas de un jueves del mes de Julio en el que lo mismo paseamos por la Laguna que subimos cuestas de un pueblito blanco agazapado en la montaña(tengo fotos increíbles pero ahora no las puedo colgar )para acabar casi noqueándome al visitar de pasada la casa familiar .
Durante algún tiempo mi culturilla general se basó en películas ;
en atmósferas, escenarios y decorados.
Por eso creo que sé disfrutar de la belleza cuando la encuentro.
Puedo asegurar que pasé por uno de esos sitios donde los recuerdos saben contar historias desde todas las esquinas , aunque las paredes estén pintadas de futuro:
puedo asegurar que disfruté el cálido sabor de la confianza , y que para acabar el día Edmundo, sincero, me dijo frases que me hicieron levantar el ánimo como una capa caballera que pretendía para siempre acabar con mi desilusión .
Con ella aún sobre los hombros despido este texto apurado con una sonrisa , y desde luego dando gracias por la magia que me hicieron vivir .
Gracias porque en mi diccionario guanche inventado Taganana será para siempre el sonido de la amistad .

18 comentarios:

Sue dijo...

Sabes que estoy llorando? Pues sí, y a moco tendido además. No sé porqué pero esta entrada tuya me ha llegado al alma, quizás es porque soy muy sensible a este tipo de encuentros. Encuentros con personas con las que te sientes plena y feliz durante el tiempo que dura su presencia. No sabes por qué, a veces son personas que no conoces desde hace demasiado tiempo pero que, por alguna razón, tienes un vínculo muy especial. Personas a las que miras y piensas "me gusta que estés ahí".

Gracias a Virgi también, por supuesto, por propiciar este maravilloso encuentro. La magia no es sacar un conejo de una chistera. La magia es esto.

Voy a seguir llorando (de felicidad). Tú sigue disfrutando.

Un beso.

Lila dijo...

A mi me puede lo superfluo y sólo puedo decir ¡Qué buena estás mamacita!!! ajaja estás linda, en tu piel se notan las alegrías.

Muchos besos.

Pilar Vidal Clavería dijo...

Querida Reyes,

Gracias por compartir estas etiquetas que has puesto a esta entrada, tus alegrías y tus aventuras, y que nos llegan al alma

Un fuerte abrazo

añil dijo...

Es una entrada entrañable. Os veis estupendas en la foto y es que los momentos felices no se pueden esconder.

Felicidades por el encuentro y a seguir descubriendo verano.


Un beso, reina.

Elvira dijo...

Hermoso, Reyes. ¡Qué bien nos lo cuentas, además! Y me alegro un montón.

Los blogs son un gran invento. ¡Viva la amistad! Besos

Isabel dijo...

Genial, Reyes, me alegro mucho y te comprendo, no sé que tiene esa tierra y ese primitivo paisaje que te hace sentirse bien, sobre todo si además has tenido la suerte de contar con bellísimas personas.

Los recuerdos saben contar historias, pero no como tú.

Muchos besos.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Me alegro, Reyes, de todo lo hermoso que te está pasando, y de todo es que al revisarlo encuentras también encuentras hermoso. Celebro que tus ojos, hermosos, vean cada vez más cosas hermosas. Y celebro tu amistad, se llamen Taganana o no (a mí me gusta).

Besos, guapa.

iris dijo...

Reyes, me alegro un montón por tí, te lo mereces.Deseo que la luz de tu alma inunde de destellos la tristeza de tu corazón . Beos...Por cierto , estás muy guapa morenita.

miedoslibres dijo...

:-)

Antonio dijo...

Y yo aquí más sólo que la una. Menos mal que tengo al Cisco. Me despiertas, de todas formas, una envidia que espero que sea sana. Cuando tú y yo nos veamos, deseo con fuerza que se produzca algo parecido a lo que narras, simpática. Un beso.

Miguel Baquero dijo...

Me alegro por tus días en Taganana, pero que sepas que "Hortaleza", en el antiguo idioma vetón, significa "vuelve pronto por aquí también".
En serio, me alegro muchísimo. Un abrazo y estoy con Elvira en que los blogs son un gran invento.

manolotel dijo...

Preciosos esos paisajes que pintas con reflejos de amistad y dulces y plenos instantes. Si, si, son así y están también frescos en mi memoria, aunque hayan pasado ya algunos años desde que estuve por allí.

Me alegra enormemente reconocer esa alegría tan contagiosa en tus palabras y el arte para contarlo.

Un besote amiga.

Ventana indiscreta dijo...

Ya hablaré yo también de Tenerife y sus rincones sinceros.
Conocí también a Virginia. A Edmundo no. Virginia esplendorosa con su bolso portugués lleno de botones. Recordaremos la fabulosa comida en el guachinche de la casa Anibal (La Perdoma). Ya iré colocando mis fotos y que Virginia opine. Ya irá colocando Tempero las suyas. Y sobre todo que espere Virgi las de su bolso con botones. Me alegro que os hayáis conocido. Los blogs, si son sentidos y hay confianza pueden concluir en jugosos encuentros.
Un saludo.

virgi dijo...

Querida Reyes, me emocionaste cuando te leí. No tenía tiempo para ponerte algo aquí, sólo te llamé, ya sabes la prisa que tenía en esos instantes.
¡Qué bien escribes lo que se te cruza en el camino, sea un pensamiento, una experiencia, un día de amistad como el que narras!
Sé que la semilla está plantada y no hará falta que llegue la primavera para que florezca. Un abrazo. Seguimos, preciosa.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Qué crónica más entrañable, Reyes, y cómo me alegro de veros a ambas, a Virgi y a ti, ante ese paisaje.
Deben existir duendes en este mundo virtual que nos ligan a personas maravillosas, como lo demuestra este encuentro que habeis tenido.

Un placer pasar por tu casa.
Escribes muy bien.
Un saludo afectuoso.

AROBOS dijo...

He llegado a ti desde le blog de Virgi y quiero alegrarme con vosotras de ese magnífico encuentro.

tanci dijo...

Hola Reyes, he dado un salto desde el blog de Virgi del que soy seguidora con la miel todavía en mis labios. Pero es que leyéndote he apurado el texto para llegar feliz al final.¡Belleza, emoción y alegría por doquier!. La belleza de espíritu que reflejas es la misma que recibiste y la emoción y la alegría permanecerá, estoy segura,incondicional. Me alegró mucho leerte y sentir, a través de tus palabras, tanta dicha. Te envío un bonito saludo

Reyes dijo...

GRACIAS A TODOS por alegraros ,por venir a verme , por las bellas palabras.
La verdad es q esto de la blogsfera es un mundo raro y lleno de prodigios.
A los nuevos comentaristas he intentado comentar en vuestros blogs pero sólo lo he conseguido en el de Isabel , en los demás no se me completan las páginas .
Y Arobos , es que no tienes blog , o por lo menos no lo veo.
Pero gracias igualmente .
Y besos para todos , para mis habituales ,y para los nuevos, ahora con la garantía de que es difícil no querer a alguien cuyo interior conoces en pequeña medida , o gran medida, o poética medida o lo que sea.
Me rayo así que lo dejo ya.
Gracias.

Mamá

Mamá es una desconocida que deambula por la casa, quitando el polvo , vaciando las cestas de la ropa sucia y de vez en cuando quejándose ...