lunes, 27 de junio de 2011

Tiempos modernos

Mi hija me dice que a veces desea que su padre y yo estuviéramos casados ,y yo me quedo de piedra .
(Una nunca piensa que ellos están ahí, con sus propios deseos e ideas acerca del mundo, me refiero , a los enanos.
Los cuidas , los matriculas, los vistes y los mandas a tomar viento una media de cinco veces al día ,pero no los percibes como analistas ; pero vaya si lo son) .
Le pregunto por qué desea eso, creí que tenía claro que su padre y yo somos incompatibles.
Ella no sabe la razón , sólo que( a veces) desearía que viviéramos juntos , quizá para no tener que decidir , como por ejemplo ahora , si irse con el padre unos días de vacaciones o no; ella ha dicho que no , y ahí estamos, que sí que si no , no debe ser fácil ,desde luego.
(Por mí encantada , desde luego , que aunque vaya a hacer la burra todo el verano, apenas tenga vida marítima y rezongue con facilidad , la niña nunca me sobra, es lo más precioso que hay bajo el sol).
Mi madre completa el cuadro (sin saber nada de esto) y me cuenta el contenido de un programa de radio en el que Olga Bertomeu y sus piscólogos definen la época estival como una racha de gran sufrimiento para los niños que son hijos de padres divorciados.
Los piscólogos afirman que los padres han de tener una delicadeza extrema para no ponerles en aprietos, dado que ciertas encrucijadas son difíciles para las personas en general y para los niños más.
Y pienso.
Ya sabéis que cuando me pongo a pensar tiemblan los cimientos de los templos mesopotámicos y las coronas de laurel de Ovidio , el dulce poeta; mis manos se vuelven sarmentosas como las de las viejas lorquianas y Anna Magnani es una principianta a mi lado ;
casi lamento , repito , CASI, haberme precipitado en mi evasión aquélla , con tal de haber hecho feliz a mi florecilla ; entre la cornuda maltratada que se daba con frecuencia en tiempos pretéritos ( y todavía hoy ,por desgracia) y salir por patas a la primera ocasión hay un trecho.
La gente de hoy , perdón , las mujeres de hoy, ya no aguantamos nada .
Hay toda una generación que mandamos al carajo la posibilidad de quedarnos con la pata quebrada y a la mínima ,puerta .
Pero hay casos en los que no está de más luchar un poco , por ejemplo,cuando hay hijos.
No sé, al menos intentarlo ,pero yo no lo hice .
Fui uno de esos casos en los que el hijo llega a dar carta verde para escapar de algo que no funciona , o quizá es mi tendencia a elegir siempre lo más difícil.
Y un día una analista sin título te hace pensar que te precipitaste .
Sí, la vida es sencilla, en el fondo y las decisiones tomadas no suelen traer grandes cambios en lo esencial.
Por eludir lo imperfecto no se encuentra lo perfecto, y en la caída hay ciertos daños colaterales .
Como dije ayer los tópicos no son mi país , pero me pisan ; es un tópico que una niña necesita a su padre pero también es una realidad , y yo no la quise ver .
Nueve años en el circo íntimo, qué más me daba aguantar un poco más para evitar este tipo de situaciones, por qué siempre he querido regalar mis juguetes sin luchar, como los cromos que me ganaban de pequeña en el patio , qué mala he sido para competir , yo pelear nunca , jamás .
En fin .
Supongo que los tiempos modernos traen nuevos males , auténticos retos de los que salir airosa .
También supongo que es inútil intentar que el gorro de vikingo me favoreciera , por más que lo intentara .
Todo lo más , un recogido para ocasiones solemnes.
(En la foto, bailando en la boda).

25 comentarios:

ana dijo...

los niños suelen querer una familia tradicional, el papá, la mamá....ellos no entienden de cosas de pareja, entienden de papás y mamás, pero no te lamentes, hiciste lo que creiste oportuno en aquél momento, de haber luchado más puede que la difícil situación se alargara para tener el mismo final. Procura ahora darle lo mejor de tí y pelillos a la mar.

besitos.

TORO SALVAJE dijo...

La adulta eres tú.
Es normal que tu hija lo vea así porque ella a su edad no puede entenderlo aún.
Es una situación difícil pero que a medida que tu hija crezca se irá suavizando.
Ánimo.

Besos.

Teresa, la de la ventana dijo...

Una cosa es que lo entienda un día, que te comprenda como adulta y mujer que se podría ver en una similar. Otra es que nunca dejará de sentir esa ausencia, porque estará ahí siempre: se ha criado sin un padre, y como bien dices, es un tópico real.

Lo hecho, hecho está. Y ella está aprendiendo demasiado pronto que no siempre se tiene lo que se quiere. Ni lo que tiene todo el mundo. Una lección dura para una niña tan pequeña, pero a veces no se puede elegir.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

A pecho descubierto, compa Reyes: tiene su mérito, no creo que yo hubiera sido capaz de poner negro sobre blanco una reflexión tan (personal y tan) dura. Y no sé si puedo hacer juicios de valor con conocimiento de causa; al fin y al cabo, es una situación que no he vivido y que, de darse, no sé cómo afrontaría. Lo tengo claro desde el punto de vista teórico, apriorístico: pienso que hay que aguantar (dentro de un límite, por supuesto; todo no vale...), y hay que hacerlo por ellos, por los peques, porque los queremos, porque merecen ese sacrificio. Pero decir estas cosas desde la especulación, tampoco es plan, creo... Mucho ánimo y no te martirices.

Un fuerte abrazo y buena semana.

jose rasero b. dijo...

Chica, qué bien te explicas (sobre temas tan delicaditos) y qué bien que lo escribes.

Un abrazo!

Ruben dijo...

Reyes, te entiendo, por razones de trabajo, me veré privado de mis hijos de 2 y 5 años durante unos 15 días este verano, lo llevo mal, me gusta sufrirles todos los días, y cuando uno me falta, no lo paso bien. También mi mujer se irá, con los cual, estaré solo y me pasaré el día compadeciédome, en fin, me resulta más dura ahora solo de pensarlo, que luego cuando llegue.
Un abrazo.

mariajesusparadela dijo...

No tienes que arrepentirte de nada, Reyes. Al menos, yo lo creo así.
Cuando algo se muere, tratar de mantenerlo es andar a la carrera detrás del fracaso. Y menudo panorama se encontraría la niña con una amargura tras otra y una discusión tras otra. Vivir de esa forma no es bueno para ninguno de los tres, creo yo. Y ella ahora no lo entiende porque le es más fácil tener juntas a las personas que quiere y no enfrentarse a disyuntivas, pero mañana lo comprenderá.
No te culpes. Entre dos, los dos tienen que poner de su parte, no tiene por qué haber una que aguante y otro que haga lo que le de la gana.
Creo, como Toro, que a medida que crezca la niña, la situación se irá suavizando.

Elysa dijo...

Lo niños sueltas lo que piensan así, te dejan cavilando sobre ello, y pensando si hiciste bien o no. Pero debes saber que en el futuro entenderá y estará agradecida por la decisión que tomaste. Tiene amor y eso le ayudará a entender.

Besos

Laura Uve dijo...

Me encantáis en la fotografía, qué bien que estáis.

Una característica de los peques es su gran capacidad de adaptación a la situación que les toca vivir... Con cariño todo se puede afrontar.

Un abrazo!!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Siempre estupenda amiga, encantado de volver por tu casa.

Saludos y un abrazo.

yraya dijo...

Eso se llama en lenguaje coloquial,sentimientos de culpa y ese analista sin título...opinar desde fuera es muy fácil.
yo desde luego antes de que una criatura este viendo el desamor de unos padres con todo lo que ello implica, que quieres que te diga: será la solución más rápida, facil no creo.
Que nada que cuando las cosas no funcionan y no se pone remedio aire de por medio es lo más sano y te lo digo con conocimiento de causa.
Un besito a las dos bailarinas.

Jose Vte. dijo...

Creo que los niños, logicamente, no saben distinguir muy bien las situaciones, ellos quieren lo que ven, o en su caso desean una estabilidad familiar. No pueden entender que esa estabilidad no puede ser, o que al menos no tener juntos a papa y mama, es el menor de los males. Lo importante es que ella siempre sea consciente de la situación. Además, es una forma de vida que cada vez es mas común.

Creo que es una entrada muy reflexionada.

Un abrazo a ambas

iris dijo...

Creeme, hiciste bien en quitarte el gorro de vikingo, porque pesa demasiado y estorba para pasar por las puertas que nos abre la vida. Lo hecho hecho está, para los niños lo mejor es recibir el cariño y el apoyo de sus padres (estén juntos o separados), y yo creo que tu niña lo tiene. Besos madraza.

O SuSo dijo...

Reyes eres quien eres, por cierto, perfecta e irrepetible...

Tu hija necesita un padre, y lo tiene, pero lo que puede que no necesite es el modelo de una mujer que "aguanta" porque los hijos repetimos el modelo que hemos visto desde pequeños. Con el tiempo, esa pequeña analista que te acaba de sorprender será una mujer independiente; y siguiendo su modelo, no compartirá su vida con alguien que en su opinión no la merece...la otra opción, "quedarse", "luchar por", "intentarlo", "los hijos" sólo funciona cuando se pone de las dos partes, y por lo que leo no era el caso.

Me pongo en el lugar de tu hija y tiene que ser difícil, seguro, pero nada comparable con vivir con unos padres que ya no sólo no se aman, sino que ni siquiera se respetan, pura farse, eso si es destructivo.

Por cierto, los dos hombres del fondo de la foto no te quitan ojo, ui ui ui, y cargada de alcohol hasta las trancas,ja,ja,ja.
Un abrazo, y no lo dudes, eres genial!

Anna Jorba Ricart dijo...

Reyes muchas cosas que te diría te lo han dicho con anterioridad los comentaristas..no te culpes ni te castigues con pensamientos negativos....

virgi dijo...

Los niños crecen con nuestros problemas y nuestras contradicciones. Y eso les va dando un sedimento que nosotros no acabamos de ver. Tu hija te manifiesta lo que siente, más adelante te dirá lo que quiere y en poco tiempo sabrá por sí misma que lo hiciste bien. Un poco de sufrimiento es necesario para formarnos, no puede ser que les tapemos la realidad y que luego la descubran de golpe. La madurez se consigue, tristemente, más por la senda del dolor que de las alegrías.
...
(me temo que me quedó demasiado realista la reflexión)
Besos, Reyes, besos.

Paqui dijo...

Reyes,los niños distinguen perfectamente con el tiempo la relación de sus padres como pareja, de la relación de sus padres para con ellos. Necesitan recibir amor por ambas partes. Lamentablemente, a veces, eso no es posible, porque el padre, no ejerce de padre, pero ahí estamos las madres para llenar de amor a esas personitas tan maravillosas que tenemos.Estoy segura de que, en un futuro, tu hija será una gran mujer, lo que tú eres. Un beso

muerte roja dijo...

Reyes, los niños lo saben todo, de eche acuerdate de cuando tú eras pequeña, a que te dabas cuenta de todo aunque disimularas?
Yo recuerdo que sabia mas de lo que decía y aparentaba, me hacía la loca, ya sabes!

Como bien dices no debe ser fácil decidirce...

Un besito :)

BB dijo...

Es una situación que se vuelve, casi habitual en estos tiempos.
No te atormentes. Tu niña recibe todo el cariño que pueda necesitar, de ti. Por supuesto, que ve el modelo tradicional y lo quisiera para sí. Pero, en su momento, comprenderá. No mires atrás. No lamentes lo que has hecho. Lo probable es que de no haberse roto esa unión, serían hoy las tres personas más infelices del planeta. Esos analistas no tienen todas las respuestas.
Sofoca de amor a tu hija. Es lo que necesita, es lo que siempre recordará y atesorará.
Muchos besos, atribulada amiga
BB

Elvira dijo...

Estáis muy guapas las dos, tu niña y tú, bailando.

"Por eludir lo imperfecto no se encuentra lo perfecto.." Es muy cierto, pero es difícil saber cuánto aguantar por salvar una relación. Yo aguanté demasiado para mi gusto (y para mi salud). Uno nunca sabe el momento exacto, lo único que se sabe es el "no resisto más". Y eso hay que respetarlo.

Besos para las dos

Sue dijo...

Si tu hija es la mitad de inteligente que tú (que me consta que sí) sabrá hacerse con la situación. Ella desearía que estuvieseis casados y enamorados, no casados y mal avenidos. A eso se refiere cuando te dice eso, porque a todos nos gusta ver a nuestros padres juntos y de buen rollo el uno con el otro (y no solo cuando somos pequeños).

Tienes mucha suerte de tenerla y ella de tenerte a ti. A mi, qué quieres que te diga, me das mucha envidia.

La apreciación de Virgi me parece muy certera: tapar la realidad a los niños no es bueno para su formación/crecimiento. Las dificultades y las relaciones imperfectas es algo con lo que se van a encontrar en la vida, así que no es nada malo que lo sepan desde bien pequeños.

Tú sigue así y todo irá bien.

Besos desde la meseta ardiente.

Isabel dijo...

Ainnn, si todo en la vida es aprendizaje, ya verás como ella misma te mostrará que no debes preocuparte.

Con tu cariño le sobra.

Besos a las dos bailonas.

Alice se perdió dijo...

Reyes, no es plan de que en tan poco espacio la reincidente que suscribe este comentario te rebata todo lo que has escrito, pero, ¡ni hablar del peluquín!: la culpa es paralizante y no sirve para cambiar nada de lo sucedido, así que 'pa'lante'!!!! Te sobraron los motivos, seguro...

Besos,

Miguel Baquero dijo...

Pues yo creo que hiciste muy bien, aunque no conozco tus circunstancias personales y me estoy precipitando, pero cuando has nombrado eso de la pata quebrada creo que tomaste la mejor solución. Y, como dice Ana, los niños quieres un familia tradicional como la de la mayoría de los del cole, pero lo acabarán comprendiendo... yo tardé más de veinte años en entender las cosas que haía mi padre, pero hoy no sólo las entiendo sino que seguramente yo hubiera hecho lo mismo.

(Siento haber estado estos días sin pasar por aquí, pero que sepas que comparto tu veraneo a lo pobre, por ejemplo X-)

TriniReina dijo...

No sé, Reyes, eso de aguantar por los hijos es un arma de doble filo.
Cuando la cosa agoniza, lo mejor que hay que hacer es darle una buena muerte y apechugar con el dolor.
Es normal que tu hija piense eso, pero también ella comprenderá en su día.

Besos

Qué se puede decir

Qué se puede decir a alguien cuando crees que ya lo has dicho todo??