miércoles, 27 de julio de 2011

La pesadilla somalí

Mientras escribo este post , un niño de siete meses que pesa tres kilos exhala su último suspiro , como los gatitos de mi veterinario, nacido para nada.Mientras escribo este post , un avión cargado de comida no acaba de salir por trámites burocráticos , y como no puede salir no llegará a tiempo.
Acabo de leer el magnífico relato de Araceli en su blog sobre una madre que camina hacia el campo de refugiados , y yo que estoy de mudanza bajo un sol inclemente lo entiendo muy bien , me pregunto qué será eso de arrastrar a tus hijos aun sabiendo que tus brazos de madre son el pasaporte hacia una muerte segura ;los recursos son tan limitados que caminas , pero no sabes qué evitarás con ello.
Entiendo que la supervivencia llevada al límite nos separa , quiero decir , a las razas humanas; no es lo mismo ser somalí y haberte casado con 14 años después de pasar la infancia cuidando cabras que ser europea y haber caminado sin zapatos sólo en la playa de la toalla al chiringuito .
Ninguna somalí llorará con lágrimas como lo haríamos nosotros pero aun así los humanos se parecen bastante a la hora de nutrirse , los niños necesitan los mismos alimentos básicos para poder crecer en todos los rincones del planeta ; la risa también se parece en todos , y la violencia igual, un puñetazo o una violación no tiene idioma .
Verdad?
Y sin embargo el cisma sigue abierto, expresando tolerancia con este genocidio silencioso .
Para mí el hambre es la mayor vergüenza permitida en el mundo actual, más intolerable desde el momento en que podría ser evitada.
Sirve de motivo de reflexión en los maratones de Antena 3 ; para que alguien como yo escriba un texto inútil de simple desahogo; para que los hipócritas se dén golpes de pecho con la boca llena de polvorones; como mención para homilías en las que la oración y no el pan real hecho con harina es lo que alimenta a un montón de gente alienada ;
pero para poco más .
Y mientras tanto , niños de siete meses de vida pesan lo mismo que un recién nacido, en la vieja África cuyo cuerno se balancea cada vez más próximo a la muerte .
Muy lejos de casi cualquier sitio digno de ser tenido en cuenta .

(Foto Google , sitio clarinveracruzano.com)

18 comentarios:

Anna Jorba Ricart dijo...

¡cuanta razón tienes Reyes!...se estremece el corazón de pensar en la miseria que sufren estas gentes, que como tú dices, son seres humanos como nosotros, con la diferencia de que el destino les ha hecho nacer en el infierno del cuerno de Africa.

Paqui dijo...

Es indignante tanta injusticia, tanto pasotismo.En vez de gastar tanto dinero en armamento, en publicidades pre-electorales...¡Qué afortunados somos!Un beso, Reyes.

Francisco Espada dijo...

Hoy, Reyes, te ha salido la vena de madraza solidaria, el grito afónico que clama justicia para los desheredados de la tierra. Me uno a tu voz (ya lo he hecho y saldrá publicado mañana), pero no con el desgarro de una madre que está en el menester de la crianza.
¡Bravo, Reyes, bravo!

TORO SALVAJE dijo...

Es inútil Reyes.
No te esfuerces.
No haremos nada.
Cuatro palabras de solidaridad y como mucho una donación a una ONG con serias dudas de si servirá para algo.

Eso si, hay que hacer dieta para lucir el bikini o el bañador este verano en la playa.

Besos.

mariajesusparadela dijo...

Pero armas sí que les vendemos y sabemos dónde está el país. Solamente perdemos la brújula cuando hay que ayudar.

Salvador Navarro dijo...

Cómo no emocionarse con tus reflexiones, Reyes. Es un tema tan extraordinariamente grave y desagradable que nos incomoda escucharlo o leerlo.

ana dijo...

estamps perdidos en nuestro propio egoismo y nos aplicamos aquello de corazón que no ve, corazón que no siente.

besos

Jose Vte. dijo...

Es un tema que a todos nos cuesta tocar. Cuando vemos las imágenes en televisión, sentimos pena, pero en muchas ocasiones bajamos la cabeza con cierta verguenza.
Todos sabemos que podríamos hacer más, pero tambien es verdad que nosotros no podemos llegar hasta allí, son los gobiernos y las organizaciones, la ONU, las que deben y tienen la obligación de acabar con un asunto, este del hambre, que debería ser una verguenza para toda la humanidad.
No se puede consentir que hayan personas, aunque sea en el cuerno de Africa, que se mueran de hambre hoy en día.

Hay mucha lucidez en tus palabras

muerte roja dijo...

Yo también leí el relato de araceli, me pareció desgarrador.

Para mi el los años que corren, me parece una vergüenza que se pueda morir de hambre, de HAMBRE, cuando la mitad del mundo tiene sobre peso y exceso de bienestar.

Que puedo decirte que en estos días me duele en el alma cada ves que como algo.

Besos :I

yraya dijo...

Por mucha ayuda que se les mandé y se les lleve, son parches. Africa está agonizando y los poderosos no hacen nada para remediarlo, ellos son los que tienen que mover ficha en este asunto.
Un asunto que llega al corazón de cualquiera menos a los que tienen que llegar.

Larisa dijo...

¡Cuánta demagogia! ¡El laicismo es lo que está matando a nuestra sociedad! ¡La falta de valores se ceba en estas gentes porque no son más que pecadores! Sólo la Santa Madre Iglesia podrá salvar a estas personas. Que, de todos modos, irán al Purgatorio, claro está.

¡Por no hablar de los rojos! ¡Y de la pandilla de pulgosos del 15-M! ¡Qué vergüenza, Reyes!

¡Ir a misa es lo que te hace falta! ¡Así hablarías con conocimiento de causa! ¡Pecadora! ¡Hereje!

Elysa dijo...

La "burrocracia" funciona de maravilla para impedir que ese avión con comida no llegue, pero deja las puertas abiertas a las armas, Africa se muere mientras se le expolia de sus recursos y la envenenamos enviandole nuestros desechos...

virgi dijo...

Europa se abasteció de sus colonias, las partió, las repartió, las dividió, las usó y abusó.
Ahora no tiene solución para lo más elemental. Tanto organismo internacional, G7, G8, G20...y los intereses priman sobre la supervivencia de millones de seres.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Puede parecer de vergüenza, pero no es desde luego en su estado supremo.

Os cuento:

Hace algunos años, cuando uno pululaba por ahí, por un PSOE, con sus cosas, pero muy diferente a lo que es hoy, una diputada, que por ser lo conocida que es no mencionaré, para hacer una ayuda -un barco entero-, precisamente a Somalia, decidió trasladarse personalmente para controlar que no se "perdiese" por el camino más del porcentaje que era habitual en esos casos; para ello se dirigió a Canarias, ya que por su puesto político hasta allí podía viajar gratis, y desde allí hasta Somalia, de su bolsillo.

Os cuento esto para que, quienes queráis ayudar a aquellas gentes, no escatiméis, pues entre el género humano hay quienes no tienen reparo en robar en circunstancias como estas. Así somos... pero no todos somos como mi amiga política, capaz de irse a la otra punta del mundo para controlar el envío.

Besos, Reyes, tú siempre tan humana.

Raúl dijo...

le hacemos tan poco caso, que a veces tengo la sensación de que África sólo es un continente litario que los occidentales hemos inventado. Mierda.

Sue dijo...

Más y más indignación. Y esto sucede mientras Europa se llena los bolsillos (algunos) y otros discuten cómo paliar el problema (ja) en lujosos hoteles con suculentos desayunos.
He visto las imágenes en TV. Dicen que no hay dinero para tanta desgracia. Que no llega suficiente ayuda. ¿Que no hay dinero? JA.

Colaboro en una ong que pide una colaboración extra urgente, la ofrezco, pero con la sensación de que esa solo es una solución a corto plazo. Y puede que ni siquiera sea una solución.

Yo creo que esto se podría solucionar, pero para eso tiene que cambiar la conciencia, los mercados y la educación de mucha gente. Y entre esa gente, de los mandatarios.

No puedo ver las imágenes, pero las veo.

Sue dijo...

Ah, besos.

Larisa dijo...

Mira lo que dice el patriota José Luis en su Tuiter:

andritxol José Luis
¿Por qué nos piden a los españoles que ayudemos a Somalia, cuando los somalíes son mayoritariamente musulmanes?

Sí, existe gente así.

Algo se romperá (Crisis)

Algo se romperá entre nosotros cuando ya no piense como tú, cuando entiendas que lo que tanto te importa se me da una higa, cuando nos dé co...