jueves, 23 de mayo de 2013

Los conejos y su abismo

"La sensibilidad excesiva no es un salvoconducto,sino una trampa.No te das cuenta enseguida,durante los primeros años todos te alaban por eso.Es más tarde cuando se convierte en un problema.Lentamente,los que te rodean se dan cuenta de que la sensibilidad,en vez de ser un don,es un lastre.El mundo está hecho de zorros,hienas y codazos.Tú eres un conejo de tierno pelaje,no tienes ninguna posibilidad de seguir adelante.Por eso,de un día a otro,todo cambia.A tu alrededor sólo hay irritación y fastidio porque no eres como todos los demás.De esta hecatombe de conejos sólo se salvan quienes saben hacer algo excepcional".
(Susana Tamaro, "Anima mundi").

Cada vez que pillo una novela de Tamaro me revuelco con muchas de las ideas,pasiones y desesperaciones de mi juventud,que estuvo tan llena de libros como de utopías y frustraciones.
Pero cómo disfruto leyéndola.

3 comentarios:

Genín dijo...

A mi siempre me han encantado los conejitos :))
Besos y salud

Emilio Manuel dijo...

Precisamente por lo que dice Susana no se puede ser excesivo en nada.

Un abrazo.

Nieves dijo...

Esta chica, escritora Susana, la llamaré no lo ha podido explicar mejor!
Pero aunque sea un fastidio ser un simple conejillo lo prefiero antes de ser de los carroñeros....


Por cierto me ha gustado eso del día del perro sin raza, lo tendré en cuenta ya que yo soy de ellos, a mi es que los pedigris no me molan en ninguna raza animal, ya me conoces, yo soy mas de chuchos vagabundos :)

Un beso grandote Reyes :)

Cazorla (II)

A mediodía del 2 de junio de 1694,una gran tormenta, que sería conocida por las generaciones  cazorleñas posteriores como "e...