martes, 20 de agosto de 2013

Whassap hassap

Hace una semana que tengo whassap y no he estado más gilipollas en mi vida,bueno,quizá se puede comparar al primer beso de amor con el weblog en el año 2009,sería...o antes?

El caso es que ahora vivo las vacaciones de mi hija en directo,voy con ella en el barquito y veo qué lleva puesto para una boda,qué cena o qué dibuja,y encantada de la vida eliminando la sensación de lejanía gracias al whassap de los cojones;también molesto a algunas amistades tradicionales con preguntitas o fotos que no requieren una respuesta inmediata,faltaría más,pero que les recuerdan que sigo aquí.

El móvil viene conmigo a todas partes,lo primero que miro en una habitación es dónde lo puedo enchufar,y actualizo el chat cada vez que puedo,cuando me siento en el sofá o en el bar de la esquina,se me puede pillar consultando la pantalla o riéndome sola por las ocurrencias de mi hermano,que me escribe desde su casa o me manda fotos manipuladas del Mani o de Ruiz de Lopera.

Lo que yo te diga;gilipollas total.


...........

(La imagen es mi primera foto del perfil Whassap) Creada en Agosto de2013,un mes tristemente recordado por cabrón caluroso con una temperatura media de 45 grados en Sevilla, a palo seco y sin parar durante una semana...para los escépticos adictos a la exageración andalusí,ayer en aeropuerto 42,5).

9 comentarios:

Nieves dijo...

Estaba viendo una peli, le eché un vistazo al móvil y leí tu primera lineas de la entrada... Lo demás ya lo sabes, te he localizado en whassap en "cero coma".
Te comprendo es la revolución en comunicación. A mi me pasa lo mismo con mis sobrinos.

Un beso y a disfrutar. Ah! me prometí no quejarme de la calor este año porque te acuerdas de lo que ha tardado en llegar? Pero anda que entre las nochecitas de la calor y la luna llena... estoy chiflada total jajajjaja

Muuuuuck!!

Nómada planetario dijo...

Debo ser de los pocos humanos que carecen de móvil con esa aplicación. La verdad es que el personal se pasa la vida enganchado al chisme ese para decir obviedades.
Besos bajo el ventilador.

Sue dijo...

Para lo de tu hija te viene muy bien, a mi también para chatear con mi sister. Quién me iba a decir que me iba a salir tan barato casi hablar con ella!

Un beso.

Tracy dijo...

Dile a Nómada planetario que ya somos dos, ¡qué bien que he encontrado a alguien tan raro como yo!!!

Genín dijo...

¿Tu también has caído?
Yo no tengo tiempo ni para actualizar el blog que hace días que le tocaba pero con la caló...
Pos yo de esos cacharros y redes sociales, ni de vaina, antes morir que perder la vida!!!
Niña, que hace nada suplicabas por el calorcito veraniego...
A mi me sienta muy bien, no veas el fresquito que hace en el ranchito, porque a mi el calor no me importa mientras el cielo esté despejado y pueda tener el aire en 24º, que aunque en la noche no lo puedo tener, ya no hace falta, aquí en el campo lo mas que hace de mínima son sobre 19 y con las ventanas abiertas de noche, divinamente de la mueltte :))
Besos y salud

mariajesusparadela dijo...

Ya somos tres. Pero lo mío es mas grave...NI MÓVIL.
(Hace quince años me compré uno y cuando vi que no me dejaban en paz, lo guardé en un cajón...luego compré otro, para comunicarme con mi madre en vacaciones y me caducó por falta de uso. Así hasta tres...No volví a intentarlo)

añil dijo...

Ay,y,ay, esa lucecita verde que se queda fija en la esquina del móvil y no deja de recordarte que hay mensajes sin leer y que, por más que me resisto a caer en la tentación continua de mirar la pantalla,no deja de arrastrarme hasta que sucumbo sin voluntad.
Bienvenida al club.

Un beso con calor cordobés, que yo te creo.

Francisco Espada dijo...

Una más del club. Aquello no fue una novela, sino una premonición que supo ver el ojo de cíclope por el que esta sociedad ya está siendo controlada: yo también estoy en el club, también soy gilipollas.
Besos

virgi dijo...

Pues yo voy también con el cargador porque este wasapeo es constante.
Besitos, ya te cuento

Verdades

Hay ateos bañándose en la sangre de Dios y creyentes que ya están en el infierno. Sé por qué beben tanto los poetas es porque no saben qu...