martes, 3 de mayo de 2016

Calleando, de hacerse callos en los pies callejeando



He estado en Sevilla
calleando
por su sendero de mesones y tabernas
oyendo en cada piedra la llamada
del sol y de la muerte...
y ahora
pongo a lavar mi ropa inofensiva
que se seca con un viento
de hogar y de extrarradio.
Y me siento muy bien.
Como volver a casa
y encontrarla.

4 comentarios:

Sue dijo...

Perooooo ¿Cuándo volviste? .. :))))

Genín dijo...

¡Genial!
Te leo con mucha paz, eso me gusta...:)
Besos y salud

Tracy dijo...

Jajajajajaja, cómo me he reído.

añil dijo...

Me encanta!!!! hemos vuelto a la vez. Un beso, reina

Carta a una dulce niña cansada de esperar

En las estaciones, en los muelles, en los cuartos apenas iluminados de las posguerras, en los pasillos del instituto, en las antesalas de lo...