domingo, 25 de marzo de 2018

Panegírico

Vivió una vida buena, aunque se quejara.
Porque no fue mapuche ni masai,
ni kurda ni roghiya ni perra maltratada,
porque tuvo hermanos y habitaciones propias
y un padre carpintero al que ignoraba
aunque él también la ignoraba a ella.
(Pero no fue culpa de ninguno
esas cosas suelen ser muy anteriores).
Vivió una vida buena
porque tuvo siempre a mano buenos libros
y un colegio de curas castellanos
con los que se hizo una andaluza triste
y una madre leona y un corazón dispuesto
y nunca pasó hambre.
Lo que desea ahora en momentos muy turbios
es volver a un planeta donde el hambre no exista.
Los deseos se vuelven simples con los años que pasan,
en favor de la paz y la justicia.

3 comentarios:

Genín dijo...

Panegírico, hacia millones de años que no escuchaba esa palabra, hasta tuve que ir a Google porque ya se me había olvidado, es que han pasado muchos años desde mis clases de literatura en bachillerato...
Pues según Google, ¿Eres tu la santa del panegírico? jajaja
No me hagas caso, estoy de cachondeo... :)
Y nosotros debiéndonos la cerveza... :(
Besos y salud

Sue dijo...

Llevo demasiado tiempo sin volver a verte, sin visitar este blog ni ninguno y cuando vengo me da la nostalgia fuerte.
Menos mal que siempre que vuelvo estás :)

Bonita palabra.

Reyes dijo...

sí, yo soy la santa jajajajaj Genín ...Sue aquí seguimos por muchos años espero ...besos a ambos

La búsqueda de la felicidad

Dani era lo que era, sin más adornos, pero a partir de cierta edad comenzó a sentir en su interior algo que bullía como lava, sin que jamás ...