lunes, 6 de septiembre de 2010

Me he curado, soy un pestiño!!


No me creo ná de lo que dicen Jodorowsky, Punset,Freud ,Castaneda ; a duras penas me creo lo que dice Luisa Hay , cuyo uso y conocimiento he de agradecer a mi amigo Julio ,pero aun así vivo acompañada por todos ellos.
Nada de lo que ocurre y explota hoy en nuestros corazones o en el tibio recibidor de nuestras casas tendrá importancia dentro de veinte o treinta años, ésta es una ley absoluta pero no nos tranquiliza.
Sin embargo hay que contemplarla para darse cuenta de que sí es posible colocar piedritas para el puente de plata que debemos construir para nosotros mismos ,ya que a veces el peor enemigo está en nuestro interior .
Yo me he cansado de la soledad , de venderme una moto que no arranca , de la fatuidad y la complacencia pero también de negar ideas con cierta validez; yo me he dado cuenta de que escribir no vale nada al lado de un beso real y de que todos los libros que he leído ( y han sido miles ) no me previnieron de la dureza de vivir ; ni las aventuras de la putorra y bellísima Angélica ni la pava de "Noches blancas" ("Tengo diecisiete años , me siento solo en medio de la gente ") , la dulcísima canción de lo literario elevado a la única potencia para aquéllos que preferimos una habitación a solas me consolaron de esas cosas de la cotidianeidad, esa costumbre tan cutre de sobrevivir .
La continua búsqueda de la explicación a la desdicha me lleva a ideas absurdas , vale, está bien .
Por sistema y por materia gris heredada de la Ilustración hay que mantener a raya a la fe, la magia , el espíritu , el anima mundi y la divinidad que se esconde en nosotros; las explicaciones simplistas o espirituales no nos sirven porque somos mucho más listos que los campesinos toscanos (esto es influencia del libro que estoy leyendo , "Un sombrero lleno de cerezas" de Oriana Fallaci ) y como digo , cada vez creo menos porque cada vez pienso más en el avance de un tiempo ineroxable sobre mi caparazón de hormiga humana que pasó por el mundo rellenando un viaje de diarios con lloros y lamentaciones .
Y sin embargo ,qué tía tan cojonuda he sido , aun siendo una hormiguilla lastimera que no se caracterizó por su habilidad para ganarse la vida ni por el arte de simplificar lo muy simplificable , pero que resistió agarrada a sus sueños hasta tener más años que posibilidades y empezar a ser una especie de pestiño ,( el pestiño es marrón pero tiene sabor dulce).
Por eso no me las daré de víctima diciendo que discutí con mi padre , que le dije dos cosas que me picaban , que me alteré hasta tener una taquicardia sorda que se fue sola por la cañería y gracias a una charla con la indispensable Olga , no , no volveré a sentirme como la cerillera del cuento, yo , que soy un pestiño ilustre aunque pocas personas lo sepan y valoren .
No me quejaré ni justificaré nada .
Pero hoy pienso que si el amor masculino esencial de una niña , el primero , el del papá , es una especie de estafa primigenia , por fuerza ha de tener algo que ver con elecciones erróneas , miopía sentimental aguda, conformismo migajero y falta de seguridad .
Coño, que seguro que está relacionao .
Menos mal que a estas alturas mi condición de dulce pestiño me rescata ;
tengo un pequeño reino de valentía y resistencia, un sitio que a mi padre no interesa ni ha interesado nunca , pero sé que eso tampoco significa (ya) nada malo .

11 comentarios:

Sue dijo...

Vaya, yo también discutí con mi progenitor. Nada de lo que hago le gusta. Nada de lo que soy. Será que no soy nada.
Como bien dices, "tengo un pequeño reino de valentía que a mi padre no interesa ni ha interesado nunca".

En cuanto a ti... nunca se me hubiera ocurrido llamarte "pestiño", pero resulta gracioso, y dulce.
¿Has leído miles de libros? ... me alucina. Yo ni modo.

¡Qué bien escribes puñetera!

Un beso.

Sue nocturna.

añil dijo...

Y a mi que me encantan los pestiños y Mi luisa (la Hay)me busca aparcamiento con sólo mencionarlo.

Puede que sí, que los amores o desamores con nuestros progenitores influyan en el resto de nuestras relaciones y a ver cómo se arregla porque llevo todo el verano con el tema.

Un beso, reina.

carmen dijo...

Pestiño no, suena raro. Todo tiene un porqué, pero no es bueno- me lo dijo un sabio profesor- revolver las aguas mansas porque debajo siempre hay barro

Tienes tu ser y tu capacidad de escribir, de contar, de compartir.
Nada es más importante que un beso real, así lo creo, pero también creo que lo virtual es real en lo que es. Y eso que era su mayor detractora...

Las lecturas hacen reflexionar. La reflexión sentir y actuar. Somos un todo integrado . Y ahora tú tienes ganas de luchar y de no ser quejumbrosa. Pues hale!

Sue dijo...

Por cierto, olvidé preguntar ¿eres tú la de la foto? ¡Qué monaaaaa!

Carmen, cómo me gusta la palabra "quejumbrosa". No ya el significado, sino el sonido. Quejumbrosa.
Me gusta.

Elvira dijo...

Besos para este pestiño (pero no dejemos de lado la magia de la vida)

Isabel dijo...

Me encanta esa niña. Y sobre los pestiños, te diré porque casi todas las navidades los hacemos, al ser algo totalmente artesanal que se hace con las manos, a ti no hay que decírtelo porque eres de la tierra, no hay ninguno igual y cada uno en su estilo es un verdadero arte de textura color y sabor. Así que, si te has curado me alegro un montón, como que te propongas de nuevo todas esas cosas que no hacen nada más que estorbar para seguir adelante.

Un fuerte abrazo

Elvira dijo...

Me olvidé: esa niña de la foto está para comérsela. :-)

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

¿Te vale si te envío como respuesta solo un suspiro?

Bueno y un beso... y si me pongo cursi: y un beso y una flor.

Isabel Romana dijo...

A veces nos encontramos en la vida con algunas personas (padres/madres, o hermanos/as, o maridos o amantes, etc) que tienen esa capacidad terrible de hacernos sentir mal, de vapulearnos la autoestima hasta dejarla hecha papilla. Hay que tomar distancia de ellos y aprender a amarnos nosotras mismas. En forma de pestiño o de cualquier otro dulce apetecible... Saludos cordiales.

Nómada planetario dijo...

El conflicto generacional es tan viejo como el mundo, siempre existirán aristas que limar, el tiempo nos hará ver en un bando u otro en qué la pifiamos. El que esté libre de culpa...
Un abrazo doña pestiño con sabor a miel.

NáN dijo...

Qué niña tan rica. ¿Cansada de la guerra? A veces nos atacan por todos los frentes, pero tengo una gran confianza en ti. Muchos besos.

Mamá

Mamá es una desconocida que deambula por la casa, quitando el polvo , vaciando las cestas de la ropa sucia y de vez en cuando quejándose ...