domingo, 27 de marzo de 2011

Entrego las armas


Hoy me doy cuenta de que de todos los trabajos, el más estéril es el de la crítica.
Resulta uno de los más fáciles, porque cualquiera lo puede hacer y además con palabras más o menos ingeniosas ,ya que se parte de una opinión propia , no de datos.
Uno de los motivos por los que me horrorizan los grupos de más de cuatro personas es por eso precisamente ,porque cacarean en conjunto opiniones personales aliñadas con ideas sueltas inoculadas por sexo o tradición y no hay forma , si me apuras , ni de llegar a rozar la superficie del conocimiento de tales individuos ,por lo que no sirve para nada.
Hoy entrego las armas , aunque sé que no será fácil.
Criticar me resulta tan natural como tener el pelo castaño con brotes blancos , y forma parte de mi talento .
Pero me he dado cuenta de que la etiqueta de ese ingenio , esa consecuencia de mente rápida y ojo avizor, no me aporta nada .
Puede hacer reír a quien tengo al lado ,pero poco más.
Supongo que pillar una línea de trabajo personal y vital basada en la honestidad implica ignorar las opiniones ajenas , las voces críticas que siempre se alzarán , hagas lo que hagas , y que lo mejor que tienen es que suelen ser atrevidas y enérgicas.
No he conocido ningún tema, asunto, condición sexual , situación o estado que no haya tenido un montón de apasionados defensores con sus correspondientes detractores igual de apasionados.
Y aunque mental o espiritualmente me haya situado claramente a un lado u otro,me han afectado sobremanera siempre las negativas .
Supongo que esto lo saben los políticos honestos (alguno habrá ,puesto que venden su privacidad ,cosa que yo no podría hacer , a mí esto el dinero no me lo pagaría, por ejemplo )y también los que trabajan por un mundo mejor .
Llega un momento en que para madurar una tiene que seguir su camino, con la tranquilidad de los caracoles que se recorren medio kilómetro en una mañana con su concha a cuestas , ajenos a lo grande y agresivo que les puede resultar el mundo.
No se paran a pensar cuántas cosas podrían aplastarles , ellos avanzan.
Quizá si siguiéramos un instinto parecido , trabajando en el silencio y la perseverancia , con el núcleo del corazoncillo escondido pero brillando, conseguiríamos una vida mejor y un trozo de mundo más iluminado.
El otro día hicimos 15 minutos de huelga.
Mi compañera de al lado había estado comentando en días anteriores con la representante sindical que sería bueno que fuéramos todos a Una , como Fuenteovejuna.
Pero cuando llegó el momento del paro quedó trabajando .
Yo colgué los cascos y educadamente avisé a mi coordinadora de que iba a ejercer el derecho a huelga, cosa que se repetirá mañana lunes hasta que la patronal acceda a pagar a los teleoperadores la subida del IPC .
Si se consigue finalmente , las ventajas las disfrutarán todos , incluso los que no se movieron , cosa que será injusta ,verdad?
Y qué.
Mientras bebía café pensaba que igual lo hago porque no me importa demasiado perder este trabajo, honestamente , lo cual no me hace valiente ni decidida ; eliminé las tentaciones de criticar a mi compañera y a todos los que como ella, intentan mover las cosas con la lengua; al volver a mi puesto continué bromeando con ella entre llamada y llamada ; y creo que fue ahí donde empezó mi camino de caracol .
Y me ha gustado .
Así que he decidido entregar las armas, comprometerme con mis propias ideas, aunque sólo sirva para dejar tras de mí un suave reguero de baba plateada .
A partir de ahora da igual si me da la gana sacarme un carnet de partido, alinearme con una tendencia o escribir un manifiesto .
Sólo he de quedar bien conmigo misma .


(En la foto , unos cuantos caídos en el intento ).

19 comentarios:

Sue dijo...

Gandhi hizo una revolución silenciosa. También Teresa de Calcuta. Igualmente Vicente Ferrer. Y otros muchos que no aparecen en los medios la hacen cada día. Tú, por ejemplo.
No hace falta sacar la recortada y cargarse las ideas del vecino, ni su cabeza. No hace falta hacer añicos a quienes no piensan como nosotros. Tú lo dices muy bien: criticar es facil, pero no sirve de nada.
Es injusto que lo que se vaya consiguiendo no sea gracias a todos y luego beneficie a todos, pero es justo que se vaya consiguiendo y uno tiene que hacer lo que tiene que hacer. Independiementemente de lo que hagan los demás.

Yo apoyo mi propia revolución, aunque me quede sola de vez en cuando (o casi siempre) y dentro de ella está escuchar a mi corazón , a mi razón y leer a quien me gusta. Y entre esos que me gustan estás tú, caracolilla, así que por el momento y sirviendo de precedente, estoy a gusto.

Mañana ya veremos.

Sigue con la huelga, sigue haciendo presión. Al menos tus sindicatos mueven el culo, el mío no vale ni par tomar por culo y te dejan con éste al aire siempre que pueden.

Un beso reina.

TORO SALVAJE dijo...

Se ha de ser muy maduro para seguir por ese camino.
Y creo que tú lo eres.

Adelante.

Besos.

Miguel Baquero dijo...

Conozco muy bien a esa gente del "vamos todos, vamos todos"... pero si no va todo el mundo yo no voy. Luego son los que más protestan de la antisolidaridad de la gente, y los que más se quejan de falta de unidad y los que sueltan esa asquerosa frase de "la culpa es nuestra" o "tenemos lo que nos merecemos". Gente con espíritu de borrego que sólo se siente bien en la masa... Bueno, igual me ha quedado un poco brusco, pero es que te digo de verdad que esa gente que se escuda en el plural y en el "vamos todos" me saca un poco de mis casillas a veces...

muerte.roja dijo...

Creo que has pillado la idea.

Cuando tienes una meta en la vida, tienes que visualizarla e ir a por ella, poco a poco como el caracol o veloz como el guepardo pero hay que intentar alcanzarla.
Si tienes una idea ¡A por ella!
Las críticas no deben importarte en absoluto porque las cosas se consiguen con los actos no con la palabras.
Todos unidos podríamos hacer cosas, cosas grandes que los que solo hablan dicen:
"va... eso es una utopía"

Esta semana escuche al padre de Marta del Castilla después de saber la condena de uno de los acusados del asesinato de su hija y dijo algo que fue lapidatorio:

Para que un partido de fútbol suba a 1ª división se manifestó 60 Mil personas, para cambiar las leyes, leyes que todos vemos que son un desastre con 500 nos tenemos que conformar.

A Veces pienso que tenemos lo que nos merecemos la mayoría quiero una revolución, una lucha que empieza como la tuya.

Apoyo tu lucha y te animo a seguir...
Olvida a esos conformistas, a esos que están dormidos que bueno que si obtienen alguna mejora laboral será gracias a ti y a gente como tú.

Besitos

mariajesusparadela dijo...

También yo te aplaudo.
Cada uno debe de estar de acuerdo, en primer lugar, consigo mismo.
A mi me permite dormir tranquila.

Elysa dijo...

Recuerdo perfectamente la sensación, yo estoy aquí pringada y estos no hacen nada, pero se van a beneficiar. Pero luego pensé que al fin y al cabo estaba haciendo lo que creía que era bueno y enrabietarme no merecía la pena si eclipsaba esa sensación.
Adelante Reyes.

Besos

Nieves LM dijo...

Aplaudo tu decisión, ser honesta con tus principios y yastá. En cuanto a los que no se mojan... alguien tiene que moverse por el bien de todos. Muchos besos.

iris dijo...

Pues si, es el momento de seguir tu camino, el camino de los caracoles, pero ten cuidado...no vayas a acabar como los de la foto. No me canso de decirlo, me gusta como escribes. Besitos.

añil dijo...

Un camino difícil. Te apoyo y me uno.

Los caracoles de la foto tienen buena pinta.

Un beso

TriniReina dijo...

Creo que la madurez de la razón llega en ese momento, cuando comprendes que en verdad lo que importa es estar a bien con un@ mism@.
Ya bastante duro es lidiar con la vida como para tener que hacerlo de continuo con la "sangre negra", como se dice por aquí.

Besos

Alice se perdió dijo...

Me encanta la frase final: sólo he de quedar bien conmigo misma. Algo que resulta tan evidente pero que en el día a día es tan complicado de poner en práctica.

Un beso,

Elvira dijo...

"Así que he decidido entregar las armas, comprometerme con mis propias ideas, aunque sólo sirva para dejar tras de mí un suave reguero de baba plateada." ¡Olé y olé! Sí señora, muy bien dicho.

Besos, valiente

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Reyes:
Me parece muy bien que luches por tus ideas. Es muy importante aprender a estar a bien con uno mismo.
Siempre un gusto leerte. Besitos:
Tadeo

genestel dijo...

No me gusta criticar y procuro no hacerlo, a pesar que a veces es tremendamente difícil.

Si que suelo decir la verdad y repetir lo que me han dicho para mostrar cuando se equivocan, pero al escucharme se ponen nerviosos y son los otros los que me critican.

En el trabajo veo, escuco y callo porque se ponen verdes las unas a las otras (yo soy uno de los cuatro hombres que allí trabajan frente a 30 mujeres, y mi posición es la más "sufridora") y porque a mi me parece un asco estar así, y prefiero no jugar a ese juego.

pero tenemos que reconocer que el criticar es algo humano y que todos hemos practicado alguna vez.

Un besote.

virgi dijo...

Imagínate, Reyes, que una vez una compañera me dijo: "Yo si tengo que ir a la huelga voy, pero que no me apunten en ningún sitio, porque si no, me descuentan el día"
Sin comentarios.
Besitos, sí, sí.

El Drac dijo...

Pues no creo que seas un caracol,todo lo contrario!! haber encontrado tu verdadero intereses haberte encontrado a ti misma y eso querida amiga, es lo mejor que nos puede pasar; reconciliarnos con nosotros mismos. Un gran abrazo

Isabel Romana dijo...

Buena decisión, seguir tu camino y no prestar demasiada atención a lo que los demás digan o hagan. Con todo, espero que no acabes en una cazuela... Un abrazo y mucho ánimo para mantener con buen todo tu decisión.

O SuSo dijo...

La counicación entre personas es tan coplicada, escribiendo aún puedes reflexionar, sacar tus conclusiones, releer, y aún así, cuesta, cuanto más en una conversación de mogollón, donde nadie sabe uy bien qué decir, pero nadie quiere un silencio "incómodo", con lo bonitos que son los silencios.
Es un bello camino, aún así suena a aislarse y no creo que no se deban escuchar críticas o lo que sea, desde el corazón y sabiendo que eso forma parte de la persona que tienes delante, y que es un ser humano incrible, un universo, o si lo prefieres un "dios" en si, y tú también.

Gastamos un montón de tiempo en intentar convencer, aun no tengo claro si a los demás o prioritariamente a nosotros mismos, convencer de cosas que no tenemos interiorizadas, que no las sentimos, simplemente creemos que debemos defenderlas, si toda esa energía la invirtieramos en sentir y sentirnos, hacernos conscientes del momento en el que estamos viviendo.

Me parece muy maduro que siguieras tratando igual a tu compi, aunque tratar igual no es que te diera igual, porque si te diera igual tal vez no llegaría esta historia a aquí ;)
y esto puede sonar a una crítica, pero no, es un ramalazo de esa desconfianza gallega que a veces se me escapa, soy así, soy genial, y tú también.

un beijo y cuentanos como avanza el caracol.

Sila dijo...

El silencio, es la mayor arma/herramienta de protesta. Estoy de acuerdo contigo.
Un abrazo enorme, amiga mia. Sila

Qué se puede decir

Qué se puede decir a alguien cuando crees que ya lo has dicho todo??