miércoles, 13 de abril de 2011

Mi cuerpo


Mi cuerpito hoy ha pasado un reconocimiento médico dentro de un autobús azul, al que llamaban unidad móvil médica.
Me ha atendido una doctora de talla pequeña y mediana edad , con dos cejas muy enarcadas , y me ha hecho pasar un examen bastante ridículo.
Junte las dos manos así, póngase hacia allá, uy esto es una cifoescoliosis, no , qué va , es que no me he quitado la mochila y es de color carne , ah ,pues déjela ahí ;levante la pierna , no hable , no se mueva, cierre los ojos .
Edad, 41 , antecedentes chungos,éstos, creación neuronal , actualizada , ansiolíticos o tabaco , nada , nada.
Mi blanco cuerpo tirado en la camilla, olvidado del amor y las pasiones, maltratado por una chispa demasiado destructiva ;me relajé extrañamente , o quizá es que allí se estaba mejor que vendiendo seguros; de repente he pensado bajo la luz fluorescente, en esas personas que suelen viajar en ambulancia ,precisamente para huir de la vida y sus obligaciones.
Cuánto mejor es dejarse llevar y medicar en posición horizontal en manos de nuestra avanzada sociedad , organizada por médicos que conocen el nombre de todos los fluidos y se saben de memoria los percentiles ;
audiometría y análisis visual , cuadritos para rellenar , datos y más datos que solemos llevar como paquetes , digamos que nuestros datos médicos son los códigos postales de la geografía corporal.
Le caía bien a la doctora a pesar de mi pésima salud dental, esas cosas se notan , soy tan educada , y mi cuerpo también , es tan educado.
Lo percibo como una esencia infantil que desprende un aura agradable,una cierta inocencia,las formas no del todo exentas de gracia, que permiten adivinar, al igual que en un coche de lujo abandonado, una especie de belleza, aunque esté hecho mierda.
Me he acordado de aquel examen médico de hace 16 años , cuando trabajaba para Virgin .
En aquella ocasión la médica era joven y me dejó en bolas de cintura para arriba;ya por aquel entonces, con 69 kilos y 25 años y 170 de estatura , me veía gorda , pestilente y fea; ella sólo dijo que menuda tontería, que "estaba muy bien " (lo apunté en mi diario de eterna niña, ése que siempre cuenta las mismas cosas desde que cumplí trece años); la de hoy , al verse frente a una niña cuarentona , obviamente se ha ahorrado el trago y me ha dejado el sujetador:
así alcanzo mi mayor habilidad , la seducción encubierta; cómo una mujer con una diadema desastrosa, ni gota de maquillaje , ojos mínimos de pestañas bañadas en un poco de Black Drama de maybelline , puede resultar dulce, ése ha sido siempre mi misterio , lo que alguna gente llama carisma.
Y con todo mi carisma y abandono carnal he amado mi cuerpo.
Sentimiento insólito, qué duda cabe.
Sobre todo después de toda una vida de desprecio y latigazos , dados , como en muchas de nosotras , por mi propia y enérgica mano.


(En la foto , reflexiones previas en la tapia).

20 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Es más importante el carisma que ser del hare crisna (o como se diga).
Olé tu mare, monumento.

TORO SALVAJE dijo...

Joder, hasta reflexionando eres guapa.

Muakkkkkkkkkkkkkkk

muerte roja dijo...

Vivencia demasiado común esa de volar lejos mientras se está en una camilla junto a un médico.

Se que te flagelas a menudo con esa ironía que tanto me hace reír, sabes que eres hermosa toda tú. Hermosa por dentro por fuera.

UN Beso reyes, ERES GRANDE

Antonio de Castro dijo...

El peor reconocimiento que pasé fue hace casi veinte años, para librar de la mili: todo cristo fumando con las ventanas abiertas para que entrara el frío y fatigarse bien, y allí no se fatigaba nadie. Luego vino un médico que parecía Patrick Magee en “La naranja mecánica”, y nos fue diciendo con evidente desprecio quien estaba exento, y con evidente placer quien no lo estaba y se iba a comer la mili entera. Yo tuve la suerte de estar entre los primeros; libramos sólo tres, los otros eran dos tíos algo mayores que yo que vivían allí, en La Coruña. Al salir del hospital militar nos dimos la mano, nos despedimos y cada uno se fue por su lado.

Sila dijo...

Justo a los 41, pasé el reconocimiento más exhaustivo de mi vida. Y ese reconocimiento, se trataba de analizar, precisamente eso, mi vida hasta ese momento. No creo que nadie se haya podido criticar, censurar, odiar más que yo en ese instante. Me sentí la más desgraciada, humillada, ultrajada, acosada,violada y mil barabaridades más, aunque ciertas. Una vez hecho el diagnostico, haberlo digerido y cagado... acto seguido de forma milagrosa, surgió Sila, la verdadera, de entre esas flores del fango y, todo aquello que yo pensaba de mí,pero que en ralidad sabía que era generado por mi situación marital, se torno en lo contrario. Me encontré a mi misma, como realmente siempre había sido, generosa, humana, pausada, amorosa, alegre, sonriente, fresca, limpia y LIBRE. No está mal que te hagas este reconocimiento. Pero por favor, Reyes, por favor, no dejes de hacerte el ULTIMO.

Te quiero mucho, sila

H. dijo...

.... estás muy bien...
*_*

El Drac dijo...

Todo lo que me pierdo por no haberme decidido por la ginecología, de verdad que soy un tonto. Un gran abrazo

carmen dijo...

Pues ya veo que ese examen ha sido aprobado. Por eso, además de por identificarte con tu cuerpo, con los kilos, con la cara sin maquillaje y con pestañas meybelline...
A mí me encantan las caras con su personalidad. Me asustan la serie de "clones" que los listos cirujanos están fabricando en serie ,y forrándose ellos...
Besos, princesa. Has sido feliz en la camilla. Y eso está bien!

TriniReina dijo...

O sea, reconocimiento médico del cuerpo a cargo de la doctora y reconocimiento mental a tu propio cargo:) Es curioso todo lo que piensa una en casos así, con un médico delante y tú tratando de evadirte y, en vez de eso, vas y caes en la trampa del pensar demasiado hondo...

Oye, pues no sé, me he puesto a pensar yo también y he deducido que, acaso, yo quiera a mi cuerpo porque siento lástima por el...

Besosssss

Sue dijo...

Pues claro que tienes carisma y belleza, por dentro y por fuera y viene bien leer un poco de todo (y no solo revistas de moda) para darse cuenta de cómo son las mujeres reales. Contantes y sonantes. Como tú. Como yo. Con todas esas huellas que nos hacen ser lo que somos. Arrugas, granos, distintos tonos en la misma piel..

Te contaré que en una de mis revisiones de pecho en el hospital, una de las enfermeras me hizo desnudarme de nuevo (cuando ya estaba casi vestida) porque decía que la máquina no había grabado toda la sesión. Me hizo gracia porque era una tía simpática y porque fue muy agradable conmigo desde el principio. Si hubiera sido un seto de esos que no te miran ni a los ojos y te tratan como ganado me hubiera molestado, pero fue muy delicada. Además me dijo que era guapísima y me preguntó si era modelo, y ese tipo de tonterías, en esos momentos en los que una siente que le van a descubrir un cáncer y se va a morir, animan mucho. Y también relajan.

Me alegra que tu cuerpito esté bien. La salud es lo primero.

Como siempre, escrito bonito y con intensidad, como a mi me gusta.

Un beso de mañana de jueves.

Fran dijo...

Estoy seguro que si hubiera sido yo el doctor, querida Reyes, habría sabido encontrar en tu cuerpo los mejores balances que han hecho de ti siempre un mujer seductora.

Ni caso a los médicos, pasa por mi consulta, que me sé mejor tu cuerpo y tu alma.

Besos

Alice se perdió dijo...

¡Qué más da lo que diga el espejo si podemos vernos con los ojos de nuestra conciencia!

Seguro que el primer espejo lo fabricó un cromañón que se estaba haciendo un hacha de obsidiana para la guerra. Conclusión: antes de que existieran las guerra, no existía la vanidad y la gente era feliz con la mirada interior :-)

¡Vivan las lorzas que crecen proporcionales a la sabiduría que dan los años!

Isabel dijo...

¡Qué no sabrá esa tapia! Si te queda tan bien el escrito ¿cómo serán esas reflexiones?

Date un abrazo de mi parte.

iris dijo...

Este post me ha sonado a reconciliación con tu cuerpo. Eso está muy bien, ya sabes que el cuerpo es el vehiculo de nuestra alma y por eso hay que cuidarlo y quererlo. Besos chica con carisma.

Elysa dijo...

Me alegro ver escrito que reconoces que tienes carisma, eso creo que los que pasamos por aquí ya lo tenemos claro, TIENES CARISMA, no lo olvides.

Besos.

virgi dijo...

Estás guapísima. Te va lo de reflexionar en la tapia. Nos vemos pronto ¡qué bien!

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Si en algo vas sobrecargada de peso es en carisma... bueno, en carisma, y en sentido del humor, y en inteligencia, y en pluma afilada, y en... en tantas cosas... y anda que no estás guapa en la foto... a ver si lo tuyo va a ser reflexionar.

Besos.

NáN dijo...

Bellísima en la foto y excelente tu escritura natural. Las metáforas se hacen carne. Emhorabuena por tu autoaceptación: ¡ya iba siendo hora!

O SuSo dijo...

Porque nos empeñamos en ese autoexamen brutal en ese constante luperío propio, en el que cualquier cosa nos va mal...

Te deseo una recuperación de todo ese yo fructífera.

Quierete si quieres que te quieran...

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Reyes:
Lo mejor de todo es que al final de la jornada terminaste amando tu cuerpo. Eso sí, a la hora de dar/recibir placer, no te quieras tanto tú, y deja que los demás te quieran, jejeje. Besitos:
Tadeo

Qué se puede decir

Qué se puede decir a alguien cuando crees que ya lo has dicho todo??