jueves, 18 de abril de 2013

Jueves antes de desayunar...

...una niña fue a jugar pero no pudo jugar porqúe tenía que trabajar.
Y aun así encontró esta viñeta y en el blog la quiso colgar para ver si de escalón podía cambiar.
Buenos días.

10 comentarios:

Francisco Espada dijo...

¡Ánimo tú puedes, Reyes: el triunfo es de los que no se rinden!

Besos

Genín dijo...

Yo creo que según el tema a través del tiempo hemos estado en todos los escalones, lo malo es que según pasan los años cada vez nos cuesta mas llegar al último peldaño, pero no pasa nada, lo seguiremos... pensando! :)
Besos y salud

Emilio Manuel dijo...

Te leo después de almorzar, te diré que hasta este momento he realizado las siguientes actividades, a las 7 1/2 levantada y lectura de la prensa ante el ordenador, desayuno, 9 horas preparación para salir y ponerme a andar tres horitas, me han dado las doce, duchada, y de nuevo ante el ordenador, a las 13 horas preparar unas fotos que en el día de ayer realicé a unos deportistas de escalada deportiva, ahora, después de comentar unos cuantos blog, me quedaré frito (siesta) delante de la tele (encendida), la tarde será de dedicación exclusiva a lectura seguramente.

Un abrazo.

añil dijo...

Ay, qué calor pa subir escalones.

Muack, reina

Isabel dijo...

¡Qué chula y gráfica!

Lo de si quieres, puedes, lo deja obsoleto.

Besos

mariajesusparadela dijo...

Volo (de volo vis volui volitum) y volé.

Nieves dijo...

Me encanta esta escalera!!

Hay que trabajar un poquito para valorar el descanso.

Besos a raudales :D

Anusky66 dijo...

a subir escaleras que en este caso la meta merece mucho la pena

Unbesazo

José Núñez de Cela dijo...

Muy bueno!
A mi me da la impresión de estar, en vez de en una escalera con sus peldaños y todo eso, en un ascensor de esos históricos, que subían muy muy muy lentamente y se paraban cada dos por tres.

Ahí andamos !!

virgi dijo...

Pues unos días en unos y otros en otros...

Verdades

Hay ateos bañándose en la sangre de Dios y creyentes que ya están en el infierno. Sé por qué beben tanto los poetas es porque no saben qu...