domingo, 14 de julio de 2013

Diario de vacaciones




Hoy domingo,a punto de acabar mis deseadas vacaciones,me apetecería hacer una de esas entradas llenas de exhibicionismo de los viejos tiempos,cuando encendía las velas de mi casa en vuestras narices y encontraba en este viejo blog un espejo para mis miserias y el mayor de los consuelos.

Hoy ya no me siento miserable,mi vida reluce a ras de clase media trabajadora que ha leído,y mi chiquititez se nutre de la camaradería del amor y la infancia,experiencias vitales que me sacuden a ostias de puro amor.

Podría usar el sarcasmo que tan inteligentes nos hace parecer pero oh,misterio de la human nature,eso ya no me aporta nada,no me interesa.

!A que va a ser verdad que la felicidad va unida a la simpleza!(por eso hace falta estar amargao para escribir de puta madre,yo sólo me he dedicado a caminar los 224 metros que separan el hotel de la playa a través de los pinares,donde los mosquitos han dado buena cuenta de mis dulces carnes premenopáusicas).

Ni siquiera me apetece escribir sobre la especie humana a la que tanto admiro y pertenezco,a pesar de haber estado tomando notas mentales con las que seguramente os partiríais el culo,...pero no.

Se trataba de descansar y mantenerse al margen,de levantarse un día a las seis de la mañana para que la niña viera amanecer sobre el mar,de dejarse llevar por la holgazanería,de contemplar gaviotas y beber cerveza.

Luego,mi vida se verá consagrada al viejo arte de poner sellos y tirar cartas no precisamente de tarot...

¿Seré capaz de conservar la templanza,de llevar a cabo lo decidido en estos días de relax,por llamar de alguna manera al tránsito entre los buffets,piscina caldeada,roncherío,naturaleza y mar,juegos de palas y quemaduras de tercer grado?

No lo sé:seguramente me autoengaño como siempre,pero mientras me pierdo en ése y otros dilemas morales de igual envergadura,disfruto de mi gilipollez y de mi deseo de ser inocente como estos pinos,como las dunas que no permitieron prostituirse del todo.

Y si no cuelgo más fotos es porque Blogger,en un alarde de preocupación por esa intimidad que debemos preservar para los arqueólogos virtuales del futuro,no me lo permite, así que lo dejaremos aquí.

Hasta mañana.

Que tengáis buen domingo.










11 comentarios:

Larisa dijo...

AJÁ!!!
TODOS LOS ROJOS SOIS IGHUALES AL FINAL OS ABUERGUESAIS Y YA NO HOS HINTERESAN LAS COSAS D PERRFLAUTA, SEJURO K HASTA T HAS DUCHADO EH???

ROJOS MENTUROSOS Y IPOCRITAS

Reyes dijo...

jajajaj al menos los rojos no tenemos faltas de ortografía...besos,petarda.

Emilio Manuel dijo...

Ni estando de vacaciones te relajas, el día menos pensado te da un ataque de lo que sea.

Saludos

Nieves dijo...

Es magnífico tener unos días de paréntesis, de relax, de "holgazanería", disfrutar momentos y hacérselo pasar bien a la gente te quieres, ese detallazo de compartir el amanecer con tu niña me ha parecido algo muy bonito.
Como dices pronto llegarán los días de sellos y sobres pero mientras celebremos eso que llaman felicidad... yo lo llamaría, Vida!


Un beso Grande Reyes, me encanta verte con esta energía!!!

Guapaaaaaa!!!!

Tracy dijo...

Me alegro que las vacaciones te estén dejando tan relajada, jejejejeje.

Francisco Espada dijo...

Saber que estás y que le gustas hasta a los mosquitos ya es muy satisfactorio.
Besos.

San dijo...

De tarde en tarde no esta mal dejarse llevar al Nirvana. Me alegro de tu disfrute.
Un abrazo Reyes.

Genín dijo...

Me ha dejado muy extrañao eso de que no te permitan poner mas fotitos, aunque de esta gente se puede esperar cualquier cosa :)
Sigue así de feliz.... o mucho mas si cabe... :)
Besos y salud

mariajesusparadela dijo...

Me gusta el comentario de Francisco Espada: el lado bueno del roncherío.
Se llama positivismo.

NáN dijo...

Genial todo. Así da gusto.

Muchísimos besos.

Sue dijo...

Envidia me das, no por las vacaciones (pues estoy en ellas), sino por esa templanza y la nítida felicidad de tus amaneceres. Yo también quiero.

Mil besos.

Deseo

El deseo no es tan malo como dicen, no es bajo ni mezquino ni ruin, es un hálito de dioses que tenemos entre los bolsillos y que podemos...