domingo, 13 de octubre de 2013

Mi refugio

Este humilde rincón se ha convertido en mi refugio de lectura de cada noche,sin pensarlo.

(Dentro de un protocolo rollo infantil tipo "yo leo en otro cuarto mientras tú te duermes")y al final...ese ratito es

para mí un placer recuperado.

Si me dieran una semana de ocio y una buena pila de libros inspiradores,no me levantaría de ahí.

En ese tiempo,o incluso algo más.




10 comentarios:

Genín dijo...

¡Que dices mujer!
Hay que mover el culo de vez en cuando, hay muchas cosas que hacer, ahí tumbada te me vas a apolillar :))
Besos y salud

Fran dijo...

Y sé que no me dejarías entrar.

Nieves dijo...

El rinconcito es de lo más acogedor, pero de ahí a no moverte de ese lugar en plan don quijote como que no...
Yo soy de leer y mucho, pero yo leo a luz del día dándome el sol en la cara, por las noches soy de película y radio.
Pero vamos que como te he dicho el rinconcito me gusta, es coqueto y los libros mmmmm deben de ser de lo mas interesante.

Besos Reyes :)

Tracy dijo...

He llegado a ponerme al día con tus entradas. Menos mal que la vida te va a sacar de tu trono de lectura, necesitamos que escribas en el blog, lleva allí el ordenador si te sientes tan a gusto
Un besito.

mariajesusparadela dijo...

Todos deberíamos tener un rinconcito así.

Emilio Manuel dijo...

Aunque solo fuera para que te diera el aire, tendrías que levantarte y airearte, al menos yo tengo que hacerlo a pesar de tener mi rinconcito.

Un saludo

Maripaz dijo...

Un rinconcito entrañable. Te entiendo bien. Para mi la noche tiene una magia especial para leer.

virgi dijo...

Consigo imaginarte, pues sí. Y a ella por otro lado, qué monada!
Un par de deliciosas criaturas, sí, sí.
Besitos, Reyes, besitos.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Mmmm..... ¡qué rara es esta chica a la hora de establecer prioridades! mmmmm........

NáN dijo...

La tradición literaria de los "encamados" es grande.

Y la tentación, poderosa. Pero hay que resisitirse.

Un beso.

Verdades

Hay ateos bañándose en la sangre de Dios y creyentes que ya están en el infierno. Sé por qué beben tanto los poetas es porque no saben qu...