sábado, 26 de octubre de 2013

Vejeces

Problemas derivados del escorzo en el que vive mi cuerpo desde la adolescencia;

ya sabíamos que ese minué que mi columna se empeñó en bailar para demostrar su disconformidad con lo mucho que pesan el

mundo y la vida no traerían nada bueno,pero al decir del Sanedrín médico alopático oficial a partir de los 40 empezarían

los problemillas de forma crónica.

Yo que nunca hice caso de los avisos del dolor,porque realmente nunca estuve mal,ahora paso por el aro de los diazepanes

como paño caliente para mantener la relajación en zonas a las que nunca llega la calma, sino sólo los nervios convertidos

en contracturas que terminan rizándome las pestañas.

Tengo muchos pensamientos acerca de la vejez pero no les hago caso.

No se muere un árbol de un día para otro, a no ser que lo envenenen prematuramente.

Será un proceso natural aunque lo intentamos combatir por todos los medios con danacoles,antiagings y soja en comprimidos,

betacarotenos,vitaminas y aportes de calcio como para endurecer las columnas del Partenón.

Y nos lo creemos,aunque por supuesto que se puede mejorar,el tiempo seguirá haciendo de nosotros lo que ha de hacer y

ninguna otra cosa.

Algunas mañanas el espejo me dice que empiezo a tener la cara que me merezco,deshidratada y con puentes colgantes,y bolsas

azules que ya han dejado de ser encantadoras y románticas para trasnformarse en continentes de sabiduría de barrio.

Como una tienda que empieza a enranciarse,los carteles de mi puerta anuncian las ofertas del día.

Para hoy tenemos relajante muscular que me deja suave como un guante de cabritilla,un día indeciso de nubes como roscas

y la pretensión,últimamente conseguida,de ser feliz.

Aun protestando,como buena vieja joven de columna ascendente en volutas de humo y escalera de dolor.

En fin.

Que todo el mundo tenga un buen sábado.

Todos ,menos los violentos,maltratadores de animales y otros cabrones.

(En la foto algas wakame con atún medio hecho en un bar de Sevilla;muy bueno para el organismo...ejem ejem cof cof).





8 comentarios:

Nieves dijo...

Vaya pensamientos nos traes hoy, supongo es producto de los efectos secundarios... no del diazepan sino de algo mas natural EL OTOÑO.
Esos pensamientos de la vejez y achaque varios... que plan... que otoño ha llegado pisando fuerte, ya veo.

Pero veo que lo contrarrestas con tus salidas a estos bares donde ponen menús delicados y deliciosas,algas wakame con atún, eso me gusta mas.

Te deseo un precioso aunque otoñal finde.

:)

Besos

Genín dijo...

No me jodas niña, que dirás entonces dentro de 32 años????
Tu come de todo, la dieta mediterránea que le llaman, pero sobre todo haz ejercicio, todo el que puedas, sin estresarte claro,ahí, en la vida sedentaria están casi todos los males, y la falta de ejercicio continuo es lo que le liquida a uno, por lo demás, con los años todo va caducando, como los yogures, o pudriéndose como la fruta que no se come, así que hay que comer y dejarse comer lo que a uno le gusta, aunque esté crudo, que sarna con gusto no pica... :))
Besos y salud

mariajesusparadela dijo...

Firmo el comentario de Genín.

BB dijo...

Tú, no hagas caso a nada, que igual llegarás a donde tengas que llegar, sin remordimientos. Te lo digo yo, que he vivío más que tú....

Besos

NáN dijo...

Una columna Durruti es lo que vamos a terminar necesitando. Mare mía, cómo se está poniendo todo.

La tuya, una faena tener barroca, pero se sobrelleva. Sobre todo haz caso a Genín: los culebrillas lo llevamos mejor.

Besos

Y un abrazo a BB.

virgi dijo...

En un tiempo estuve con comida macrobiótica...cof, cof! Cuánto añoraba el queso (for example)
Y ahora, verás, Edm hace un miso del diez con algas wakame y kombu!!!
La vida y su devenir, querida Reyes.
Un beso (lo de Sevilla está en el horizonte lejano je je)

Francisco Espada dijo...

Yo empecé a los 40 con problemas de columna que nunca antes había tenido y acabé operándome varias veces, pero a ti va a ser distinto. Todo irá bien. Confía.
Un beso

Salvador Navarro dijo...

Convivir con el dolor es todo un arte en el que tenemos que formarnos los que atravesamos la barrera de los cuarenta... mal que nos pese.

Besos!

Deseo

El deseo no es tan malo como dicen, no es bajo ni mezquino ni ruin, es un hálito de dioses que tenemos entre los bolsillos y que podemos...