miércoles, 2 de diciembre de 2009

Envidia




Nunca lo he confesado , porque me daba miedo, mal rollo, yuyu , cosilla.

Pero después del larguísimo post de las básculas creo que puedo contar cualquier cosa en este blog ; (lamento decir que en blogs ya cerrados he llegado a mostrar mi trasero dentro de un pantalón de chándal, un día que los obreros me ignoraron , pero ese tiempo exhibicionista en grado sumo ya pasó ).

Esto no es tan grave , aunque temo pecar de soberbia, que decían los curas ; ahí va.

Siempre he sido envidiada.Y es algo fatal .

Fatal porque se relaciona con el éxito del envidiado, esto es, se supone que cuando la gente te envidia es porque en la vida te va de puta madre y tienes tanta pasta o eres tan bella como una heroína mitológica , pero yo soy la prueba viva de que esto no tiene por qué ser así .

Puedes ser un boceto de monje campestre con sandalias destrozadas o una ursulina de raída toca con dientes imperfectos sin carrera y sin herencia y provocar envidia.

El motivo, no lo sé .

Siempre, aunque haya sido pobre, gorda o muy gorda en ocasiones, desempleada , agónica sin suerte , solitaria o con granos, he tenido algo que los demás, gente próxima a mí , ha deseado en algún momento , y muy pocas veces me he dado cuenta de ello con claridad ; puede ser que se hayan portado sequerones conmigo cuando yo iba de buena fe , puede ser que directamente me hayan ninguneado o ignorado, puede ser que me hayan puesto un delicado pestillo de seguridad en los morros , y muchas veces no he entendido por qué.

Ahora que peino canas coloreadas de caoba L,oreal sin amoníaco , sí que lo entiendo .

Es curioso .

Muchas veces me he acordado de una escena que tuvo lugar en el cole , de adolescentes;

en mi grupo de amigas se sabía que los maestros de letras (andábamos por tercero de bachillerato ) estaban luchando por mí, para que los de ciencias pasaran la manita debido a mi incapacidad clara para las matemáticas;

decían que no era justo que yo no pudiera acceder a la universidad , estando dotada para las letras , (ganaba todos los concursos de redacción , un día contaré lo de Robinson Crusoe ) ,pero estaba perdiendo toda oportunidad de salir limpia del colegio hacia el COU (qué tiempos) por culpa de las mates y la física de segundo , arrastradas como un fardo miserable por todo mi expediente .

Estábamos discutiendo esto y yo debía decir, como siempre ejerciendo el estoicismo, que en realidad no me importaba tanto como se podía pensar , que ya veríamos lo que pasaba y bla bla bla.

Entonces mi amiga MC se levantó del escalón (solíamos desparramarnos en escaleras y portales sin miramiento alguno ) y , roja de rabia, con lágrimas en los ojos , comenzó una exaltada oratoria acerca de la gente que tiene talento y que desprecia la ayuda que le ofrecen , sin pensar cuántos pobres diablos sin imaginación darían cualquier cosa por un empujoncito .

Me quedé a cuadros , me pareció entender que aquello no iba conmigo, que MC era demasiado sensible y como no le iba demasiado bien en los estudios ,(tampoco en la familia , ni en nada ) estaba montando aquel numerito, cosa a la que en realidad era muy aficionada .

Me extrañó porque era mi mejor amiga en aquel momento .

Nos escribíamos largas cartas , teníamos tertulias interminables , típicas de adolescentes , nos lo contábamos todos y hasta la refugié en mi casa una vez que tuvo un problemilla que no viene al caso contar .

Y sin embargo allí estaba , roja de ira contra mí .

Lo interpretamos como una salida de tono de las suyas, yo pensé que no era nada personal ,pero vaya si lo era; al cabo del tiempo acabó enrollándose con mi novio y me llamó al día siguiente por teléfono para decirme , llorando como aquel día ;

"!No te merecemos , no te merecemos , oh , Reyes !"(ya he dicho que era , y seguirá siendo , un poco dramática ).

Y el tiempo pasó, corté con ella, se me rompió el corazón , volví con mi novio,que me llevó de viaje por Centroeuropa para que lo perdonara ( yo con mi gorro de vikingo, claro), pasé al COU con mis cates, hube de repetirlo dos veces y al final pude entrar en la universidad , de la que sólo conocí la cafetería hasta que salí definitivamente después de un año de aburrimiento atroz .

Acabé trabajando en una fábrica de puertas ,y como todo el mundo sabe , iniciando una exitosa carrera literaria que ha cubierto de gloria mis días hasta el momento presente .

Por eso en verdad os digo, amigos y camaradas , intentad protegeros de la envidia .

Yo lo hago siempre, desde entonces, cuando noto la más mínima vibración en ese sentido salgo por patas.

A veces basta con que todo te salga mal pero seas capaz de expresarte , o que simplemente no te mueras , para que haya alguien muy cercano dispuesto a arrojar sobre ti las últimas flores regadas con lágrimas de cocodrilo .



(Si os ha resultado de interés , puedo hacer más capítulos con la evolución de mi "amistad " con MC ,puesto que no acabó ahí,y con aquel primer novio , y con las otras veces que he alternado el gorro vikingo con el de reno ; dado que si creéis que aprendí algo , os mentiría: nada se aprende cuando una es como es . A lo mejor es eso lo que envidian ) .



Espero que en este blog no me envidiéis nunca .


Seguiré fracasando para que así sea.




5 comentarios:

añil dijo...

En mi diccionario la palabra envidia no existe, la sustituyeron por admiración cuando nací.
Para mí, el gran problema lo tiene el envidioso, no el envidiado.
¿Imaginas lo que debe ser no estar nunca feliz con nada porque siempre hay alguien cerca con algo "mejor" que lo tuyo? que tragedia.

Todos conocemos en propia carne ataques de ese tipo y, como bien dices, librémonos de los envidiosos, por mucha pena que den.

Fran dijo...

Al envidioso Reyes V (yo tu nombre lo tomo como si fueras una Reina V vez)no me lo tomes en cuenta.

No te empeñes en fracasar porque no lo conseguirás, y salgas por patas o no, aquí te espararé como quien mejor sabe hacer eso: contar sus "cosas".

Yo un día lo intentaré en mis post o en la página de literatura de los demás, cómo sé dar un beso.

Miguel Baquero dijo...

¡Reyes, a mí me pasó algo muy parecido, tan parecido que me da miedo! Yo no podía pasar a la universidad porque me quedaba la Fisica y la Quimica de segundo, que no aprobaba ni para atrás. Al final pasé gracias a mi profesora de literatura, la Berta, que me echó una mano (convenció al profe de Física para que me pasara el examen dos dias antes para prepararlo en casa y aun así saqué un cinco raspao). Si no hubiera sido por la Berta todavía estaría con la tabla periódica y las valencias y todas esas cosas.

Por lo demás, yo sé lo que te envidiaban, pero si te da vergüencita oírlo te dire que eran los pantalones de chandal que te hacían mucho culo (¡¡esa foto no la he visto yo, por cierto!!)

Y claro que queremos leer las aventuras tuyas de vikinga. Seguro que son un placer

sue dijo...

A mi también me ocurrió eso Miguel! o algo así, porque se me daban fatal las mates y tuve que convencer a la profesora de mates del instituto de que no iba a querer las mates para nada porque mi vida eran las letras... Pero luego descubrí que se me hubieran dado bien si hubiera tenido buenos profesores...

En fin, Reyes, que tienes razón, que la envidia es MU MALA. Una vez escribí un post titulado Si la envidia fuera tiña (andandará) porque, ciertamente, es algo que me repatea.

Isabel dijo...

Pero si aquí tienes para una novela. Y con envidia y todo con el jurgo que da.

Sigue, sigue...

Besos

Mamá

Mamá es una desconocida que deambula por la casa, quitando el polvo , vaciando las cestas de la ropa sucia y de vez en cuando quejándose ...