lunes, 19 de abril de 2010

Nubes raras


Se puso el cielo gris , cabellera de loca que cambia de opinión a cada rato, y luego salió el sol , y más tarde volvió a llover.
Me raspa la garganta este tiempo de contradicciones y desvaríos;
corremos bajo la lluvia ella y yo , parece ser que hoy no será posible pasear a las perras sin mojarse , la primavera está zumbada como la gente , y las nubes raras pueblan el mundo .
Bajo el manto gris descubro la efímera conciencia de estar viva ,al menos en lo que conocemos, si es que a esto llamamos vida como los pájaros o las babosas .
Se nos encoge el pecho ante la muerte protocolaria como nos han enseñado que es la vida ,pero la vida no tiene ningún protocolo .
Está loca y simplemente se desparrama , eso queremos imitar nosotros cuando nos tiramos sobre una cama para saltarnos cualquier guión .
Y mientras tanto , en las catacumbas de las empresas funerarias, hay quien se gana la vida (! la vida!)peinando cadáveres , maquillando rostros que ya no son del país latiente , haciéndoles asomar por el agujero de un sudario para que los que quedan piensen que la muerte es sagrada e intocable.
Se me ocurrió ayer ;
si los niños son indefensos , qué se puede decir de los muertos ,desprovistos ya de la coquetería dignísima de vivir,al menos decir adiós , hasta aquí he llegado, no me peines así, este color no me va , quiero otra postura , me gustaría irme de pie, no sé.
En lugar de eso, se deshacen en un río de legalidad cuyos actos les son totalmente ajenos a la persona que fue .
Inocentemente pienso que no puede ser de otra manera en este mundo que sucede bajo el vientre de las nubes raras.

8 comentarios:

Isabel dijo...

¿Qué te parece si lo dejamos por escrito? No quiero moño que me hace más mayor.

Besos, cariño.

Nómada planetario dijo...

El negocio de las funerarias siempre me ha parecido deleznable por las tarifas y condiciones de las que se aprovechan.
Besos lejos del ocaso y compañía.

virgi dijo...

Las nubes que han visto tantas muertes y tantas vidas, corretean por el cielo. Unas veces para darnos sombra, otras para entregarnos su savia.
Besitos, linda

llorenç dijo...

Y encima los maquillan y los transforman: mi abuela, con tanto maquillaje encima, en el féretro no era ella. Era otra, fijo.
Molts petons.

Miguel Baquero dijo...

Me has recordado a aquello que decía Bécquer de "Dios mío, qué solos se quedan los muertos", y eso otro de un poeta que se llamaba Vital Aza que no se puede ser poeta sin tener de vez en cuando pensamientos fúnebres

sue dijo...

Recuerdo cuando fui a ver a mi tio al hospital, hace un año más o menos. Le quedaba muy poco tiempo de vida, y no hacía falta que lo dijeran los médicos. La muerte estaba allí, dentro de él. De hecho, yo no le reconocí y me negué a aceptar que aquello fuera mi tio.
Había pasado de ser un hombre dicharachero y fortachón, a ser un monigote cadavérico. Su piel era translúcida. No podía hablar, ni moverse ni comer (un agujero en su estómago y un tubo permitían su alimentación).
Recuerdo que pensé "este no es mi tio".

A veces soltaba algún gemido, quizás de dolor o porque en realidad se daba cuenta de todo pero no podía expresarse (imaginaros, ni hablar, ni moverse). No podía expresar el amor que sentía por mi tia, que no le dejó ni un momento en los meses que estuvo ingresado. Siempre hablándole, limpiándole, animando sus últimos momentos.

En fin...la muerte es una pm.

iliamehoy dijo...

Maquillar la muerte... de eso se trata, incluso cuando ya no hace falta.
Y a mi se me esponja el corazón al leerte, y luego se me encoge, al mascar tu dolor...
Una sonrisa.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Y para sevillanas, la Reyes.

Besos.

Mamá

Mamá es una desconocida que deambula por la casa, quitando el polvo , vaciando las cestas de la ropa sucia y de vez en cuando quejándose ...