martes, 7 de diciembre de 2010

La víspera de un Ocho


Bajo los efectos de un Ribera del Duero he oído parte del discurso de Vargas Llosa , y he pensado rápidamente en el pirata nacional , el bucanero consentido; me he preguntado si a Pérez Reverte le habrá parecido también gilipollas Vargas Llosa con la voz quebrada mientras hablaba de sus cuarenta y cinco años casado con esa mujer que se sabe de memoria sus manías de escritor , es fácil imaginarse que no es fácil vivir con un escritor, y una piensa, qué fácil debe ser vivir cuando uno no es escritor, sino sólo un ser humano que vive en el mundo y no siente la necesidad de explicarlo.
Y así imaginando y haciendo juegos de palabras, la víspera de un Ocho , había una vez una mujer que imaginaba que salía por la puerta vestida sólo con una piel suave y una trenka azul marino de segunda mano ; una mujer a la que le pitaban los oídos con frecuencia y no era por los penaltis , porque no le gustaba el fútbol , sino porque nacía y renacía cada día y solían hablar bien de ella.
Una vaca amable que deglutía lo mismo un libro de Coelho que uno de Saramago y se enteraba por el primer notas que podía ser un poco maga , después de todo ,porque magos son los que siempre miran a lo lejos, miran la línea del horizonte y las nubes en una calle plagada de escaparates , a pesar de que el mundo de las mercerías de barrio es apasionante y está lleno de cosas lindas para las niñas ;
una mujer que esta noche quisiera salir a atravesar el puro azul de la lluvia, que los tunos de Sevilla contaminan con cantos más viejos que el hilo negro , y beber y beber hasta perder el control como decía el bueno de Enrique, que era un autodestructivo bellísimo y (dicen) murió en un portal .
Había una vez una mujer que las tardes de Diciembre quedaba para follar con ex novios que se arrodillaban por un rato de compañía , y hasta acababan pagando y todo, que sabía que los besos con olor a tabaco son el precio de una vida triste y que reflexionaba mientras volvía a casa montada en un arco de medio punto idolatrado y sobrevalorado, pasmada ante lo que un poco de sexo puede hacer con los hombres que no quieren el corazón de ninguna mujer, les basta con el coño ; uy ( y no ay) de aquellos días en que el pelo se le caía a puñados por puro amor hacia un hombre , ay de aquellos tiempos en que crucificada por sí misma se quedaba llorando frente a una puerta , y ay de aquella noche en un hotel de París , vencida sentada en el suelo, llorando , abre la puerta, amor, abre la puerta, a quién se le ocurre enamorarse de un niño de siete años con falta de vitamina o poco tiempo de teta , pero así es la juventud, estúpida y delirante , como si el amor tuviera un solo nombre y su polla fuera la única polla del mundo .
Así es la juventud , incómoda y masoquista, incomprensible, como cuando alguien de buena familia insiste en dormir en un charco sólo porque el charco está en una calle de París y eso mola; aquella mujer tenía una dulce voz y valía para muchas cosas, incluso para ser acunada en los brazos de alguien , pero prefirió engordar y matarse por una absurda vida de superviviente , lo mismo era teleoperadora que amante a sueldo , y las tardes de lluvia la pillaban siempre fuera de casa .
Pensaba , en la cama en bolas mientras sonaban canciones de Calamaro , de cuántas formas puede uno ser amado sin saberlo ; en las camas ajenas se sueña mejor , una sabe que se vestirá y saldrá por la puerta , salir por la puerta siempre es lo mejor , qué duda cabe; y si me lo hubieran contado en aquella ocasión , cuando era una jovencita medio calva por culpa del amor , no lo hubiera creído; que te vería como un perro sediento de mí , ahora que ni siquiera te deseo y hasta tengo prisa por volver a mis cosas; y pensar que esto es lo que pasará con cada hijo de puta que alguna vez me la ha metido , por error o por intoxicación etílica , porque a los hombres buenos, que los hubo, no los cuento, se olvidan pronto.
Y ay de las tardes de lluvia que hacen tanto daño , aunque no sea la lluvia sobre Vietnam .

14 comentarios:

José Luis dijo...

Siempre me pasa lo mismo con los post que te salen de las entrañas. Me quedo tan abrumado que no sé qué decir, pero peor me sentiría si no dejara ningún comentario, aunque sea para darte las gracias por estas palabras que te van acercando al monitor según las vas leyendo.
Mucho ánimo. Mi próxima copita de Ribera (no más tarde que mañana), será a tu salud. Besiños

Sue dijo...

Hoy que me siento fea y babosa me atrevo a escribir la primera. Jo, qué honor, pero como diría Jack el destripador: vayamos por partes (eso me recuerda a los pedacitos que hice de mi ayer. Me los he comido todos).

No puedo comentar lo de Vargas Llosa por lo que digo siempre (no tengo TV), pero no me importa porque como me cae mal. Sobre Reverte no me voy a repetir (que se me cae la baba) y sobre Calamaro, qué decir, ¿que me pone también? pues sí. Qué le vamos hacer, debo tener un problema porque me ponen todos los gilipollas...perdón, no quería ofender a tipos que no conozco, pero es que yo sí me conozco y es así todo el tiempo, aunque tengo que decir, en su defensa, la de ellos, que yo también soy un rato gilipollas y que no puede decirse al hambre "siéntate a la puerta y muere" que decía Alberti.

Sigo. Ehhh, Saramago, grande, grande (ahí está esperándome "Caín", pues no le queda, hay cuatro delante de él y quería empezar de nuevo con el Quijote (menos mal que a veces no me hago ni puto caso).
Coelho, no sepo no contesto, alguna vez he intentado leer algún artículo suyo y me he dormido a la mitad, como con los de Juan Manuel de Prada.
Enrique, chico de ojos tristes, nadie se desgarraba por amor como él. Qué me hubiera gustado tener un novio que me cantase con tanta vehemencia.
Del fútbol paso pero... visca el barça ¿no?
París, la ciudad de los enamorados y de la luz, la ciudad de Víctor Hugo y Picasso. La recuerdo fría, a los franceses amargos, pero elegante y bella como debe ser una dama (también fría a veces). Y rica (comí muy bien).
La juventud la recuerdo imprecisa y con múltiples fallos de fábrica. Me gustó más después, cuando empecé a pecar sabiendo que no pecaba. Asimilando cada pequeño chisporroteo. Aprovechando cada rayo de luz como los noruegos que tienen fiesta cuando sale el sol (los pobres) y los niños no van ni al cole, sino que los llevan al parque a ponerse rositas.

A la chica de tu historia, la que se pone una trenka azul y sale de casa con su piel suave, creo que la conozco. Dice verdades como puños como esa de "como si el amor tuviera un solo nombre y su polla fuera la única polla del mundo" aunque duelan. La pluma, a veces, tiene que doler porque sino es mejor dejarla en el bolsillo. Es como ir por la vida de puntillas. Y esta chica, la que devora libros y escucha a Calamaro en bolas no va de puntillas, no tendría sentido que un corazón como el suyo no retumbase al pasar.
Porque retumba y hace explotar las farolas de las aceras, de las que luego salen gominolas que solo algunos elegidos son capaces de saborear.
Porque no se hizo la miel para la boca del cerdo.

No, no.

Y eso lo sabemos la chica de la trenka y yo.

Siento que este coment parezca un pos, pero tenía que soltarlo (me comí mis trocitos).

Sue dijo...

Bueno, pues la segunda y la tercera (claro, he escrito tanto que Jose Luis se me ha adelantado
:(

mariajesusparadela dijo...

La cuarta, entre el post y los dos primeros comentarios, se ha quedado de piedra y, claro, muda

virgi dijo...

Sales con la trenka y late el mundo alrededor. Llevas una varita de hada, que a todos alcanza, pero sólo unos pocos se enteran. Así camina la chica, sube y baja de la acera, cede el paso a los ancianos y los niños, sonríe con su voz de caramelo y nata. Yo veo su tránsito entre los parques y los jardines, pero ella, ocupada en tocar con su vara hasta a las ranitas del estanque, circula por los meandros del día, dejando a cuadros a los que la leen.
Llega un príncipe anticuado y lo convierte en moderno, él sonríe en falsete y la conquista durante un rato...¡ah! pero nuestra hada es lista y sabe de las tonterías que hacemos amor. Aún sabiéndolo, aún se.
"Es tan corto el amor y tan largo el olvido", Neruda dixit.

Lo mejor, cuando deja la trenka y escribe.
Y escribe.
Y escribe.
Y escribe.

virgi dijo...

(¡vaya! "aún sabiéndolo, aún sabiéndolo")
(sorry)
Pues besos. Muchos, cielo de chica.

Fran dijo...

Profundo y bello post como sólo tú sabes contar esas sensaciones.

NáN dijo...

Tremendo post y, no podía ser de otra manera, espléndidos comentarios. Todos casi en bolas.

Y es tremendo porque está magníficamente escrito. Vivir, vivimos todos; pero comunicar, que es repetir la vida, hay que hacerlo bien. Como lo has hecho.

Un trozo de vida viva. Felicitaciones.

Enrique murió cinco portales más arriba del mío. Le dejaron picarse en una cama de la casa vendedora, por ser famoso, tranquilito y a resguardo del mal tiempo en la calle. Con un amigo que estaba como él a metadona, se la metieron toda y quisieron más. Murió en esa cama y decidieron bajarlo al portal y llamar a la policía.

TriniReina dijo...

Tras leer a esta mujer en carne viva, lo único que se me ocurre es salir sin hacer ruido, ya que, ante tanto dolor derramado, cualquier palabra sobra.

Un abrazo

Raúl dijo...

Dale tiempo Pérez Reverte a que se pronuncie... dale tiempo.
Sonrío.

miedoslibres dijo...

Así, así, así!!!
Ole tus huevos, ole tus verdades, Reyes....

Gracias por compartirlas.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Reyes:
Vine a leer prevenido, así que estaba inmunizado, pero desde luego, es un texto hermoso, como la vida misma.
Eso sí, dices que de los hombres buenos te olvidas enseguida, jejeje. A lo mejor valdría la pena pensar más en ellos y así los hombres malos se aplicarían más en no serlo.
Ayy, ¿qué tendrán esos hombres malos que las chicas siempre terminan regresando a ellos, aún cuando ya se han quedado sin corazón para amarlos?
¿Será que somos todos un poco masoquistas?
Besitos:
Tadeo

Rodrigo D. Granados dijo...

No hay como desangrarse tras la ingestión de un ribera (Por cierto, el Abadía de Mantrús no llega a los dos Leuritos y está en el Mercadona)
Me han dado unas ganas enormes de abrazarla tras leer esta entrada; pero si lo hiciera, podría ser confundido con cualquier otro hideputa.
POr favor Reyita, no quiera vengarse de los desesperados, es como patear un perro muerto, ni heroico ni gratificante. Tampoco le pido que se convierta en militande de una ONG emocional de POLVOS SIN FRONTERAS. Esos tipos toscos, creen que el camino a la liberación de la soledad, pasa por el aparato reproductorio porque así se lo han enseñado en la taberna. Están tan solos como lo estamos a veces cada uno de nosotros; pero no saben que lo que necesitan, es el abrazo accesorio de cualquier cópula misionera.

Reyes dijo...

GRACIAS atodos por estos comentarios que como bien dice Nán, están tan desnudos como el propio texto.
Sois una joya , y cuánto os quiero, de verdad .
Creo que la intensidad de mi cariño virtual o no hacia vosotros ya es equiparable a cualquier experiencia de la vida ahí fuera.
Totalmente garantizado.
Gracias.

Mamá

Mamá es una desconocida que deambula por la casa, quitando el polvo , vaciando las cestas de la ropa sucia y de vez en cuando quejándose ...