sábado, 28 de enero de 2012

Pepe el Peregil


A veces me pregunto dónde está el motivo de que la desaparición de alguien nos duela o nos deje indiferentes.
Hay varias respuestas posibles,en el caso de Pepe el Peregil yo tengo la mía y es clara como el sol;no me conocía,al menos no en forma alguna distinta a cualquier otro cliente de paso por su taberna,pero yo a él le tenía cariño.
Muchas noches he arribado en tiempos más oscuros y juveniles a su rincón de Sevilla, en la plaza padre Jerónimo de Córdoba,junto al hotel Don Paco,donde mi tío Juan fue jefe de cocina,para esconderme entre aquellos azulejos de mi propia tristeza.
Porque aquél de su taberna es un nombre atractivo,"Quitapesares".
Sólo al oírlo o pronunciarlo ya sientes la esperanza de que sea lo que sea lo que te pase por la cabeza o el corazón,allí se te aliviará,ése ha sido siempre el principal motor de las religiones,el consuelo para los afligidos.
He aquí que existe otra religión alternativa que no pasa desapercibida para quien busca la paz aunque no la sienta;la religión de la alegría.
Los que sienten la vida como una sucesión de tragedias y placeres pero la aceptan y lo que es más importante,son capaces de transmitirla como algo bueno,se cuentan con los dedos de la mano.
Yo creo que Peregil era uno de éstos.
Ofreciéndose como lo que era,sin tapujos ni artificios,calentando los corazones fuera y dentro de una barra,también calentó el mío muchas veces, cada vez que lo vi en el Quitapesares aunque él no me viera a mí.
Era como tener un amigo,un tío,un vecino cachondo siempre dispuesto a ver lo más sencillo de lo más difícil.
Porque me gusta la gente que ríe con los ojos,porque echaré de menos ese torrente de voz animosa oyéndose desde la calle,porque anoche se apagó una de las alegrías de Sevilla,le dedico este post a Pepe el tabernero,el cantaor ,el hombre,aunque eso me suponga compartir tema con articulistas excelsos de polilla y topicazos como Antonio Burgos,en las elegías y homenajes de este sábado de invierno.
Me sumo a esa riada de simpatía que hizo que ayer el Peregil fuera trending topic en Twitter,una vez conocida la noticia.
Y es que, como siempre pienso,hay formas de ser que son la verdadera religión de cada día.
Gracias,Pepe.
Descansa en paz.

17 comentarios:

Neogeminis dijo...

Qué lindo homenaje!...sin dudas alguien que vivió como dices, lo sabrá valorar, esté donde esté.

Un abrazo

Nieves dijo...

Yo me enteré ayer casi de pasada, se nos van los buenos, lo echaremos de menos.

Besitos :)

Eastriver dijo...

Me ha gustado mucho como lo cuentas, esta teoría de la religión de la alegría. O del optimismo y la seguridad. O sencillamente la religión del buen rollo.

Tienes tanta razón... Un lugar concreto que nos da sosiego, una sonrisa que nos brinda protección, un corazón noble son la verdadera casa de Dios.

Eastriver dijo...

Por cierto, me ha hecho gracia la nubecita esa del tormentón sevillano, y me ha gustado imaginarme Sevilla bajo la lluvia. ¿Sabes qué hago? Me llevo ese gadget, o como coño se llame a mi blog. Petons.

Nieves LM dijo...

Pues me entero por aquí, gracias por tu homenaje. Descanse en paz.

Francisco Espada dijo...

Ayer tarde pasé por la plaza a eso de las 5 y me extrañó que estuviera la taberna cerrada; lo comentamos mi mujer y yo, pero no podíamos pensar en el motivo. El pasado miércoles le escuchamos divertido y ocurrente como siempre en el programa "El Público" de Jesús Vigorra en Canal Sur Rario, junto a Matilde Coral, Nano de Jerez...
Con cuánta razón se nos ha anunciado: "no sabéis ni el día ni la hora". ¡Descanse en paz!

Montserrat Sala dijo...

Estos hombres especiales, como Perjil, no deberian irse nunca de nuestro lado. Les necesitamos, con su religón del buen hacer, nos insuflan
valor y nos dan fuerza. Nuestros momentos bajos su hacen mas llevaderos. si ellos estan ahí simplemente.Muy buena despedida, la que le dedicas.
Saludos.

Isabel dijo...

Yo también me he enterado gracias a ti, pobre, hace unos meses fui con unos amigos catalanes y lo encontré bastante quemado.

Besos y viva la alegría que supo transmitir

BB dijo...

Precioso homenaje, Reyes. Lo importante es el regalo de sí, que guardas dentro.
Un abrazo
BB

TriniReina dijo...

Me sumo a tu homenaje.

Descanse en paz

Besos

José Vte. dijo...

No tengas reparo de compartir palabras de recuerdo incluso con gente como Antonio Burgos, el tuyo es un recuerdo de quién se acuerda cariñosamente de él y se notan palabras sentidas salidas directamente del corazón.
El recuerdo de la alegría. Siento la pérdida

Un abrazo

Genín dijo...

Pues si tu lo deseas, por algo será, que descanse en paz pues...
Besos y salud

Elysa dijo...

Buen homenaje, Reyes, hecho desde el corazón.

Besitos

ana dijo...

El cachondeo era la tónica general de este hombre, allá por donde iba regalaba alegría y la mejor filosofía para la vida.


Un beso.

Tracy dijo...

Me has dejado fría Reyes, ¿que ha muerto el peregil?, no es posible, tan lleno de vida, tan gracioso, tan bun cantaor...
Siempre que he ido por Sevilla me he tomado un vinito en su taberna, aunque ultimamente era su hijo el que estaba.
En una feria que llovía a cántaros, estuve oyéndolo cantar y acabé empapada pero jamás tuve una noche de más embrujo bajo la lluvia que aquella.
Descanse en paz.

NáN dijo...

pues que aumente las manos con dedos que contar.

MariluzGH dijo...

Sí que era un buen tipo... cantaor de los puros; alguna copa de vino he tomado en su taberna hace decenas de años...
Descanse en paz, sí

un abrazo para ti

48

Hace diez años tenía treinta y ocho, y se me ha olvidado qué estaba haciendo cuando calentaba la sartén del mediodía. Hace veinte te...