sábado, 20 de marzo de 2010

Amores


Mi muñeco de ojos cristalinos es mucho y es nada está muerto y vive debajo de la ventana de mi cuarto con los párpados dormidos de los que sueñan que indemnes pasan por la vida tallando mujeres y tronchando flores se cree listo pero tonto se intuye porque el espejo no miente aunque lo halagues mucho.
En sus manos calientes ha enrollado una cuerda para ahorcar recuerdos como gatitos que no respirarán nunca seres pequeñitos sin oportunidad alguna de convertirse en otra cosa tengo la certeza de que mi soledad de bailarina echada a perder hubiera podido regar sus campos con la más bella extensión de tierra sembrada y florecida pero nadie ha venido a ser maestro de nadie y tengo que dejarlo tranquilo que duerma debajo de la ventana donde nunca le alcanzará la lluvia de mis lágrimas.
También está el lejano doctor que sueña conmigo como si yo fuera un helecho abandonado cuyas hojas añoran el sol honesto de la infancia donde todo era tan imperfecto como ahora incluso peor porque el dolor de los niños siempre es nuevo y a pesar de ello se recuerda como un paraíso perdido ,yo sólo sé que me quedo prendida en las cunetas donde luchan las amapolas solitarias que también tienen su vida , el doctor tiene ojos que ven esas cosas invisibles para todos los demás y por eso lo amaré siempre , quizá me atreva a pedir el deseo al diente de león , el secreto de sus manos como un gran ejercicio de deseo .
Otro al que me gustaría preguntarle "en qué piensas cuando te levantas por las mañanas ?" porque fue demasiado lejos en su desfachatez , la mochila siempre preparada la tuvo debajo de la cama donde dormíamos amor eterno las preguntas son una multitud de hermanas mal avenidas que pasan el rato peleando sabiendo que se odian y se quieren a partes iguales que jamás sabrán lo que quieren saber , salen por cada uno de mis cabellos y se descuelgan más o menos a esa hora en que suele amanecer y me hacen daño tengo el deseo de hacer esa pregunta absurda , en qué piensas cuando te levantas, tengo curiosidad .
Hay otro al que toreo con pañuelos de seda y lo pongo a ventilar en la azotea con el culo hacia poniente porque necesita mi dominio y por más que llore y pida maltrato no puedo hacer nada más que amarlo , soy así , una vasija llena de amor ansioso que se arrasca las pulgas y pasa por puta porque un corazón puto es un corazón grande donde caben más de uno y más de dos y hasta tres puestos en fila con la coronilla fresca por el rocío de la mañana ,esperando a ser bendecidos por el violáceo color púrpura de un obispo en forma de coño .
Alguno más de dulcísima voz que me invita a cenar antes de salir hacia tierras del norte deseando el oasis sin palmera de mi garganta pero al que respetando los designios del cuadrante perfil socioeconómico cuajado de obligaciones y soledades agrupadas bajo mi regio nombre, acabo viendo pocas veces en el mes sin que ninguno de los dos nos rasguemos los ojos a modo de protesta , pero su voz se salva, vaya que sí , y un fondo noble como un escudo dorado en que espero seguir refugiándome a ratos perdidos como perdida está la esperanza de hallar tierra firme.
Ninguno está aquí ahora para esposarme las muñecas y prohibirme la escritura con un ceño fruncido , ninguno me rescata de mí misma ni me cambia las rutinas, pero los amo.
Los amo múltiplemente como ese pulpo emocional que me han enseñado a ser en el desierto donde ya no cabe predicar sino amar con locura hasta la muerte .
Y porque ésa es la única forma que tengo yo , mujer , de ser además pulpo.
Pulpo hembra , exactamente .

No hay comentarios:

Mamá

Mamá es una desconocida que deambula por la casa, quitando el polvo , vaciando las cestas de la ropa sucia y de vez en cuando quejándose ...