martes, 23 de marzo de 2010

El fondo


El fondo debe ser un burguer un día entre semana, pensó X .
Se había bebido dos cervezas sin entender por qué, si había visto una línea de sol abrirse paso entre las nubes en una tarde abochornada pero preciosa, si su vida estaba repleta de metáforas, si era capaz de ver cosas que no veía mucha gente , si estaba llegando a la conclusión de que nada importa tanto , nada , nunca .
A lo mejor por eso , se había bebido dos cervezas de una marca que ni siquiera le gustaba , pero que fieles a su condición se le habían subido a la cabeza para hacerle ver borrosamente cómo a lo lejos, detrás de los cristales, se celebraba un cumpleaños infantil; algunos trataban sinceramente de pasarlo bien , esos niños todavía tardarán en tirar la toalla , pensó.
Para los niños no hay nada cutre , ni siquiera la empleada tristona que con una sola mano les llevaba la tarta en forma de caja de zapatos aplanada con unas velas anoréxicas encima ; a los pocos minutos X vio a una madre con su hijo de la mano en dirección al coche ; el niño , bastante pánfilo, llevaba la cara pintada de gato , la fiesta había concluido para él; seguramente debía irse a casa para estar cuando llegara papi , o algo así .
Las ocho y media de la tarde de un martes , un burguer , dos cervezas y código Lyoko en el canal Clan ,la vida es destrucción y no queremos darnos cuenta.
Dos chicas comían hamburguesas en la mesa de al lado,una de ellas era una ballena rubia de proporciones increíbles ; si ella se lo permitía , por qué no X.
Así que se levantó , compró un menú Whopper normal , a su alrededor revoloteaban pequeñas hadas color púrpura .
La hamburguesa gigante tenía un sabor lujurioso , mayonésico , triunfal .
Lo disfrutó mientras caía la tarde , y pensaba lo mucho que se odiaba o se compadecía para hacer eso, casi tanto como había esperado de la vida ;
no era muy distinta de los yonkis o los ludópatas , no era muy distinta de casi ninguna cosa mala o dañina del planeta , no era muy distinta de casi nadie.
Cuando dio por terminado el festín , se dirigió a su coche ;
al acercarse vio cómo el vehículo aparcado justo al lado arrancaba el motor y salía disparado, dejando el suelo lleno de vasos de cartón vacíos, patatas fritas y servilletas pringadas de ketchup.
Miró a la pequeña hada púrpura y sintió la necesidad de excusarlos.
"Deben ser noruegos " -explicó .
"Qué guarra es la gente "-dijo el hada , con lo que demostraba que tonta no era.
En realidad X pensaba lo fácil que le resultaría apretar un gatillo sobre ciertas cabezas, lo poco que lamentaría que cierta ralea de la raza propia se destruyera entre atroces sufrimientos.
Sin duda tocar fondo tiene ese tipo de pensamientos negativos ,la inercia de la destrucción que envenena todo lo que toca desde el estómago hasta el delicado color malva de un atardecer frente al burguer.
No pasaría mucho tiempo más en aquella situación , pensó .
No se lo podía permitir.
Encontraría una solución aunque tuviera que buscarla debajo de la tapa de cientos de yogures o en la panza podrida de miles de hamburguesas;
llegaría un día feliz, un día no tóxico , una lluvia clara de amor y esperanza que provocaría las risas de sus pequeñas hadas sin que importara nada de fuera, ni el amanecer ni el atardecer ni la impasible indiferencia del mundo ,nada en absoluto más allá de los límites de su pequeña tierra devastada , el nuevo hogar de varias docenas de amapolas que el viento besaría , enamorado.

No hay comentarios:

Qué se puede decir

Qué se puede decir a alguien cuando crees que ya lo has dicho todo??