lunes, 29 de marzo de 2010

Qué feliz sería


Qué feliz sería si pudiera creer
que recortado contra el cielo de Sevilla
de verdad se salvaba un hombre bueno
y pasmar mi corazón de mantequilla
desear ser la dulce Magdalena
a sus pies muerta de amor y fiero luto.
Pero hoy día he crecido demasiado
he dejado atrás las utopías
el temblor de las escenas bíblicas
el dramatismo atroz de los calvarios
en los que corre la sangre de un mesías
para lavar la ofensa de otras vidas.
Qué feliz sería
si aquella paloma blanca
aleteara otra vez sobre mi pecho
haciéndome creer en la victoria
del bien sobre toda la inmundicia.
Sería hoy una buena pregonera
de los cristos arrojados a la calle
podría temblar mi voz en un teatro
con la arenga del dolor como hacen otros
conmoviendo a las masas en sus sillas ,
prensa local , autoridades , público
incluyendo algún otro turista;
sin embargo siento
no me quedé ciega del todo en la batalla
un calorcillo persistente sobre el alma
Jesús puede volver , yo no lo dudo
pero qué rojo se pondría al verlo todo.


(Paso de Cristo de la Hiniesta , ayer por la tarde en la Catedral ).

No hay comentarios:

Mamá

Mamá es una desconocida que deambula por la casa, quitando el polvo , vaciando las cestas de la ropa sucia y de vez en cuando quejándose ...