martes, 30 de marzo de 2010

Tómbola

Algunas canciones han tenido el poder de consolarme , aun no siendo cantatas de Bach ni piezas para piano . Será mi falta de prejuicios o el grosor de mi alma , pero algunos temas musicales han acompañado esas rachas o momentos de mi vida en las que había demasiada manteca embarrancando mis patas , como hace poco; la música en todas sus formas me ha acompañado siempre, siendo el lenguaje que más he envidiado desde pequeña. Por un grupo inglés conocí a mi mejor amiga y ha sido en los conciertos donde más he creído en la vida y sus posibilidades ; más modestamente , ahora que sólo tarareo , sigo creyendo que a veces cantar espanta los males de forma más segura que tomando medicamentos . Ayer pusieron esta bachata de Luis Miguel del Amargue en la radio donde servidora trabajaba hace un año, justamente; me acordé de que he pasado horas , sin exagerar , cantando este estribillo con tapones en los oídos , delante de la cinta transportadora ,con lo que puedo decir que muchas naranjas pasaron a mejor vida arrulladas así , oyendo cantar a la naranjera más solitaria del universo.

1 comentario:

PEDROHUELVA dijo...

hola, con permiso.

vicheando llegue y algun error, dicen, no me permite escuchar tu musica, pero si leerte. que pena que nos prives de tus pensamientos y letras.

un beso desde huelva.

Cuento de Navidad

El día de Navidad del año de la corrupción de dos mil diecisiete, amaneció con fina lluvia que se fue haciendo más intensa pasada la prime...