lunes, 24 de mayo de 2010

Algunas veces


Algunas veces hablo como si no estuviera ya .
Aquellas mañanas, aquellos sueños, aquella vida , me levanto incluso con ello cada mañana de esta vida , de estos sueños.
Todo lo que era , todo lo que estaba , los verbos son en pasado como una cadena de montaje , que no puede mirar hacia el futuro porque está destinada a producir más pasado.
Me estoy cansando de muchas cosas, entre ellas de ese pasado , que es un manto precioso en el que se reflejan las estrellas de la pesadísima e inevitable nostalgia ,pero que a fuerza de estar siempre tirado por el suelo va recogiendo gran cantidad de pelusas.
Ayer soñé que el cielo desaparecía detrás de una especie de sepulcro ,y al despertar me pregunté si no estaría soñando a este lado porque en el otro , cualquiera que sea , ya no estoy.
Normalmente estamos bastante seguros de quiénes somos y qué hacemos .
Pero yo , en plena transformación y aceptación de cambios , de verdad no sé de qué están hechas las cosas , ni cuáles son aquéllas que soñé y aquellas otras que viví .
Enmedio de esto, no tiene mucho sentido compadecer a aquellas personas que tienen Alheizmer , como si el resto fuéramos unos elegidos de los dioses porque todavía recordamos nuestro nombre .
Por supuesto que acojona , no somos héroes ,pero bastaría pararse a pensar para ir rechazando dulcemente la nostalgia que nos pone tan tristes , sin tener que convertirnos por ello en cínicos ni hijos de puta, sin renunciar a la compasión pero evitando el melodrama.
En lo que a mí respecta,nunca he renunciado a mi herencia ,siempre he conservado un pequeño corazón que ha latido por personas que ni me miraron , estuve preparada para inventar que me amaban , a día de hoy lo sigo pensando, según los casos.
Quizá esas mentiras sean la única verdad de mi existencia , mientras el resto ,(estadística , biografía , prestaciones , etc) se va borrando lentamente camino del sepulcro.
Puede que sea necesario aceptar lo que hay de una vez, cambiar todos los verbos por un poco de futuro , aunque sea modesto.

13 comentarios:

Manuel Márquez dijo...

Una declaración de intenciones dura, pero franca, compa Reyes, que es lo que cuenta. Y complicada, también, desde luego. Sólo puedo desearte lo mejor en la andadura, esperar que la misma sea satisfactoria -ya sea en resultado, ya sea por el disfrute del recorrido-, y, en la parte que nos quieras transmitir, disfrutarla (es lo que tiene el buen escribir...) y compartirla. Andaremos trasteando.

Un fuerte abrazo y muy buena semana.

añil dijo...

Creo que la mala memoria es una buena aliada . Cuando te olvidas de algo o de alguien es porque, realmente, no era tan importante en tu vida, y tarde o temprano lo descubres.
Esta cabecita nuestra tiene un sistema de selección perfecto para la supervivencia lo malo es que a veces nos empeñamos en atascarnos en un tema y la volvemos loca.
Y, como el pasado es para olvidarlo y el futuro es sólo eso, vamos a por lo de hoy y mañana ya veremos.

Un beso de lunes

Isabel dijo...

Los enfermos de alzheimer pierden la memoria y con ella las palabras, pero no la necesidad de afecto y, a veces, en momentos de lucidez, te cuentan cosas puntuales del pasado. Y te aseguro que no saber quien eres, ni reconocer a tu hija, por ejemplo, es un infierno, lo sé porque acompañe a mi madre en ese calvario.
Estamos aquí ahora, el pasado, sea el que sea, no debe importarnos si queremos vivir el presente y preparar el futuro para, al menos, esos hijos nuestros que lo tienen peor tal como vamos.
Todo mi ánimo y mi cariño en esos momentos de nostalgia, Reyes querida.

iliamehoy dijo...

Y una miguita de presente, que de tanto retroceso y avance, a menudo no sabemos ni dónde pisamos.
Una sonrisa

Miguel Baquero dijo...

Tienes razón en que el pasado sirve para muy pocas cosas, y ojalá pudiéramos muchas veces desprendernos de él o, mejor, hubiera empresas que vinieran a recogérnoslo como los toner vacíos. Pero bueno, imagino que la clave está en darle la importancia debida, que yo no sé cuál es todavía, pero alguna debe de haber. Por cierto, y como camino hacia la regeneración, espectacular la foto que has puesto en tu perfil, que no sé cuánto llevará ahí pero que yo no había visto antes

Julio dijo...

No se si ya te he dicho alguna vez lo del pasado y la memoria,lo leí algún dia hojendo webs po ahí:"Lo que no sabía cuando era joven es que el pasado no se puede olvidar.Detener el diálogo interior.Va creciendo alredeor de uno como una placenta para la muerte".
Suena algo escatológico pero es muy verdadero.
Hace unos dias puse un post en mi FIGARO para que lo leyeras pero no me debes tener en la lista,te dejo un trozo pues todo no cabe,si lo quieres ver entero vete a mi blog.Unbesito a la abraza troncos y para tí otro grande,ande o no ande.muaaakas.


Detener el diálogo interior.-


Las cosas sólo son reales cuando aprendemos a aceptar su realidad.


El mundo,que no es más que una representación,se mantiene gracias al diálogo interior.Nos hanblamos a nosotros mismos incesantemente,manteniendo así nuestra representación,aquel que hemos aprendido:Para Don Juan, la realidad de nuestra vida cotidiana reside en una continua oleada de representaciones perceptivas que,los que compartimos una adhesión específica,hemos aprendido a hacer.
De este modo,el mundo no es más que una simple representación que se hace descripción porque pensamos a propósito de todo,y representación a la que miramos y vemos tal y como pensamos.La descripción recibida llega así a hacerse percepción en cuanto le prestamos atención ,y nuestra atención está siempre dirigida a ella.La atención es la llave de todas las cosas.El peñasco al que nos asimos es un peñasco por que hemos sido obligados a concederle nuestra atención en tanto que peñasco.
Así pues nuestra percepción siempre está en falta en relación al mundo inmediato.Es demasiado lenta,relativa y pa Así pues nuestra percepción siempre está en falta en relación al mundo inmediato.Es demasiado lenta,relativa y paEl peñasco es así y todos lo percibimos de la misma manera porque todos le prestamos el mismo tipo de atención,y esta atención depende de la descripción que se nos ha dado.
La memoria es, pues,evidentemente la otra llave de la percepción:no hacemos más que recordar,nuestras percepciones no son sino recuerdos y nuestra memoria es selectiva.Sólo prestamos atención a aquello que entra en la descripción aprendida--es decir,censuramos espontáneamente nuestras sensaciones--,descripción a la que ayudamos espontáneamente,y de la que no hay medio de escapar antes de abordar otra descripción.Y el papel de la razón obligarnos a interpretar el mundo de manera estrecha y selectiva:constituye pues,un molde con el que crearnos el universo.
El peñasco es así y todos lo percibimos de la misma manera porque todos le prestamos el mismo tipo de atención,y esta atención depende de la descripción que se nos ha dado.
La memoria es, pues,evidentemente la otra llave de la percepción:no hacemos más que recordar,nuestras percepciones no son sino recuerdos y nuestra memoria es selectiva.Sólo prestamos atención a aquello que entra en la descripción aprendida--es decir,censuramos espontáneamente nuestras sensaciones--,descripción a la que ayudamos espontáneamente,y de la que no hay medio de escapar antes de abordar otra descripción.Y el papel de la razón obligarnos a interpretar el mundo de manera estrecha y selectiva:constituye pues,un molde con el que crearnos el universo.

Sue dijo...

No me encuentro en condiciones de escribir, hoy es un lunes raros. Como todos los de mi vida.
Yo siempre me quejo de mi mala memoria, pero debería darle las gracias por hacerme olvidar todo lo que olvido y ojalá olvidara más cosas. Ojalá cada día fuese un nuevo día y solo recordara lo básico, lo imprescindible para sobrevivir.Como dice Baquero, la memoria no sirve para nada y a veces, incluso, nos hace infelices.

En fin, Reyes, el pasado pasado está y lo mejor para ahuyentarlo es no pensar que fue mejor. Porque no lo fue. Nunca serás más joven que en este preciso instante en que me lees.
Piensalo.

Un beso desde mi agujero del lunes.

Elvira dijo...

Es muy bueno soltar lastre y reinventarnos un poco si hace falta. Los momentos de transformación pueden ser duros a veces, pero siempre tienen un potencial creativo importante.

Te deseo lo mejor. Un beso

carmen dijo...

Mira REYES, tu novio está muy bien en Robin Hood. Déjate de futuribles y vete al cine a disfrutarlo. Que para eso es tu novio...
(única verdad que merece la pena...., digo, la de tu novio. Aunque yo también "estoy por él...")

Reyes dijo...

Gracias a todos por acompañarme en esto.

virgi dijo...

Pues si la foto es tuya, ese futuro es una maravilla. Te acompaño, te pienso, te abrazo.

NáN dijo...

Por una vez, me opongo a lo que dice Añil. Lo que olvidamos es "lo malo". Pero no lo extirpamos, se queda por ahí, cavando pequeños túneles y dejando cantidades diminutas de dinamita.

Y si alguna vez explotan en cadena, mal asunto. Ya sabes que por causa de una explosión de esas tuve que ir a Donosti una vez al mes, a "representarme" ese pasado emocional olvidado. Y una vez conocido, a cambiarlo. Una vez, el "jefe" me dijo que mi "embarazo, nacimiento y primeros meses habían sido un desastre. Me propuso un "remake" estilo Hollywood de la "triste película europea". Y funcionó: me embarazaron y nací gloriosamente. Estas trampas están permitidas. Sobre todo por que mis aprensiones estaban basadas en un cariño excesivo hacia mí mismo, por lo que los pactos racionales son posibles.

Pero sobre todo aprendí, una vez descubierto casi todo, a tratar con el pasado frívolamente, como cuando te encuentras con alguien en la calle. "¿Hombre, cómo te va? Hacía tiempo que no te veía. ¿Sigues viviendo donde siempre? ¿Y el trabajo qué tal? Te dejo que tengo un poco de prisa. Tenemos que llamarnos, ¿es? Esta semana no puedo, te llamo yo la próxima". Y en realidad, no estás muy seguro de si has hablado contigo mismo cuando tenías 8 años, o con tu padre, tu madre o con la chica con la que te desvirgaste. El caso es haber quedado cordialmente y salir de allí pitando.

No sé si me entiendes.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Si te pones así, no sé qué decirte, porque no sé qué tono usar.

Que no te creas...

Besos, por si sirven.

Deseo

El deseo no es tan malo como dicen, no es bajo ni mezquino ni ruin, es un hálito de dioses que tenemos entre los bolsillos y que podemos...