jueves, 10 de febrero de 2011

Alforja en forma de corazón


Rebusco en mi corazón como una alforja
y más o menos encuentro lo de siempre;
dos pinzas, un bloc de notas
tickets arrugados , tres alfileres .
Un poco de dinero.
(Podría decir carmín , pero lo odio).
La barra de labios.
Eso sí.
Un par de bolis que no pintan .
Un parte de baja para el circo
la polvera, dibujos infantiles
apretados en momentos de añoranza
como si fueran pañuelos;
eso, también , un paquete de pañuelos
ensuciados antes de estrenarse
(seguro ya no saldrán
no han hecho falta
porque mocos ya no tengo
y hace mucho que no lloro).
Rebusco en mi corazón como una alforja
y encuentro palabras sueltas a montones
con las que podría ofenderte
para pagar lo que no puede pagarse;
para qué
no tiene solución lo que no nace
ésa es la mayor ofensa
la que escuece (obstinada orangutana)
y vuelve raro el viento de la tarde
la que me haces tú a mí al no quererme
la que me haces tú a mí al no aceptarme.


(En la foto , alforjas del Perú).

18 comentarios:

O SuSo dijo...

Porqué nos empeñamos en guaradar bolis que no escriben y querer lo que no podemos tener??

Araceli Esteves dijo...

Casi tyodos los bolsos contienen lo mismo. Cosas que no necesitamos pero que nos empeñamos en acarrear.

mariajesusparadela dijo...

¿Hace mucho que no lloras? Corrígelo enseguida y dale uso a esos pañuelos que ya están sucios sin haber sido usados (el truco para que duren es mantener derrada la pestaña de protección.

Isabel dijo...

Tampoco es bueno dejar de llorar que luego te recetan lágrimas artificiales.

Ese corazón, es el mayor bolso que existe.

Abrazos

Manuel Márquez Chapresto dijo...

El poema tiene su fondo de desesperanza, compa Reyes, pero no por eso deja de estar mejor trovado, vaya que sí. Felicidades (para los que nos somos de verso, siempre nos resulta admirable...).

Un abrazo y seguimos trasteando.

TORO SALVAJE dijo...

Lo que no nace es mejor olvidarlo.
Aunque duela.
Retorcer los sentimientos siempre acaba mal.

Besos.

Reyes dijo...

SUSO
será que todos somos un poco Diógenes emocionales.
Un beso.
ARACELI
cuando dices bolso , te refieres al bolso de verdad?
Los míos parecen maletas.
Besos.
MARIA JESUS
de verdad que hace tiempo que no lloro ; me sorprende muchísimo, parece como que estoy embotá.
Otro beso.
ISABEL
pues ya ves, llevo una racha que no me sale llorar ; aunque tenga pensamientos tristes .
Parece que canalizo el curso de ese río y al final las lágrimas no aparecen .
Lo malo es que tampoco me sale reír.
Besos, también para ti .
MANUEL
eres muy amable , gracias ; sí que la desesperanza me acaba por salir en todo lo que escribo o pienso pero ya me he comprado un látigo de siete colas , eso sí, con cascabeles , para incitar a la alegría .
No sé yo si es buena idea.
Besazo , voy pa tu blog.
TORO
tienes razón en eso, yo soy mu de retorcer historias hasta que ya pierden color y olor y sabor.
Voy a crear una etiqueta que se llame "qué pesá eres" para ciertos temas.
Beso gordo.
GRACIAS atodos , me ha dado el punto de responder comentarios, cosa que ya no hago nunca no porque no me gusten los comment, que me gustan muchísimo , sino porque no me gustan mis propias respuestas.
Al releer me sueno babosona y pedante.
Pero besos a pares para todos los que pasáis siempre por aqui , o a veces , o de cuando en cuando .
Yo siempre digo que mi mundo ya es virtual pero fantástico.
Gracias.

Isabel Romana dijo...

Me gusta mucho el contenido de tu bolso, sobre todo esos pañuelos que ya no sirven para nada. O mejor, sí que sirve: para pasárselos a una amiga que aún llora o aún moquea. Besitos, guapa.

Sue dijo...

Que no te gustan tus respuestas! pero bueno! pues a mi sí, que lo sepas. Y eso de guardar bolis que no pintan y amores (ya) imposibles -que viene a ser lo mismo- te digo una cosa: todo pasa y cada vez duele menos.

Hoy, por ejemplo, vinieron mis padres a traerme unas cosillas y tomamos café en mi caja de zapatos (creo que es la primera vez desde que me mudé, o la segunda, porque no son mucho de ir a casa de nadie, prefieren que vayas a la suya) y cuando se marcharon y me metí en la bañera me puse a llorar como una idiota. Y no pensaba en los amores perdidos, ni en aquél idiota que no me hizo caso, ni en aquél otro que me ofendió (con el tiempo todos sabemos que no ofende quien quiere sino quien puede) sino en qué iba a ser de mi cuando mis padres no estuvieran. De repente los eché mucho de menos (y acababan de mardcharse) y quise correr tras ellos como la perrilla vagabunda que a veces soy.

Esa alforja se vacía y se vuelve a llenar y no pasa ni media. De besos, de paseos con tu hija, de cervezas con las amigas, de sonrisas y de todo el amor que tú quieras.
Por mi parte no tengo problema en ayudarte a llenarla.
Ahí va un beso y una sonrisa doble :))

Sue dijo...

Por cierto, la de la foto se parece a Elena de Borbón... ¿que no?

Elysa dijo...

Pues qué quieres que te diga, me gusta ese "bolso" tuyo, me está hablando de un ser humano con todo lo que eso conlleva...

Besos.

Elvira dijo...

Yo sí que lloro... Y muchas cosas más hay en tu alforja, seguro.

Es verdad, "no tiene solución lo que no nace", no se puede forzar.

Mil besos

TriniReina dijo...

A veces, abre un@ la alforja y no para de contar todo lo que en ella cabe.

Me ha sorprendido, gratamente, el poema. Te felicito. Es un inventario perfecto. Lo digo porque es lo que dmaos ahora ne clase: la enumeración, el inventario...

Eso del no llorar, lo da la tierra?...

Besos

Isabel Romana dijo...

Me encantaría que pudieras poner en tu blog algo sobre la experiencia que acabamos de empezar, esto de escribir una novela en directo, con personajes que proponen los lectores. Para mí sería de una gran ayuda, porque me gusta compartir con vosotros y porque siempre resulta muy estimulante ver y sentir que aquello que hacemos con tanta ilusión interesa a los demás.

La primera experiencia, que fue la de la novela 2Dido reina de Cartago" fue tan entrable y extraordinaria que por eso me he animado a emprender esta otra de la fundación de Roma. Espero estar a la altura de las espectativas.

Un abrazo y mil gracias.

genestel dijo...

Mi corazón es una alforja llena de pequeños rotos y agujeros... Una alforja desvencijada y algo roída, sin apenas color y desgastadilla... pero con muchos pliegues secretos en donde guardo todo lo más importante que me concierne, todos mis enormes sentimientos y todo el amor que siento hacia mis amigos, mi familia, mis compañeros, mis desconocidos, mis alumnos, mis profesores, mis pequeños y delicosos miedos... porque mi vieja alforja está llena d eexperiencias, de risas y de tormentas.

Es mi única alforja y he aprendido a querela.

Y a cuidarla, aunque esté llenita de agujeros... así le da el aire porque buena falta le hace...

^^

BB dijo...

Si, cada corazón es una alforja que vamos llenando de cosas, la mayoría inútiles, pero que son pedazos de nosotros, de lo que somos. Y es que nos cuesta vaciarla, porque de hacerlo, perderíamos nuestra esencia. En ella guardamos la palabra aquella que no supimos decir y se quedó presa en el alma, o esa que tanto nos hirió y que aún escuece...
Y ese pedacito de ternura, la canción o verso cursi y el inmenso amor hacia las cosas, hacia la vida, aunque nos patée.
Sí, aun hay espacio en esa alforja que tienes por corazón, querida Reyes, mucho espacio...
Por allí, me escurro yo
Un beso
BB

el chico de la consuelo dijo...

Vengo rebotado de casa del Sr nan y me está encantando lo que leo. Dejo piedrecicas en el camino para saber volver.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Reyes:
En tu bolso tenías este bello poema, que me ha estremecido y removido a su vez mi bolso, de un modo especial.
No hay mejor poesía que la que nos sacamos del bolso. Besitos.
Y no te preocupes si no lloras, los líquidos siempre terminan saliendo por alguna parte, jejeje.
Tadeo

Cazorla (II)

A mediodía del 2 de junio de 1694,una gran tormenta, que sería conocida por las generaciones  cazorleñas posteriores como "e...