jueves, 3 de febrero de 2011

Soy blandita


Supe que era blandita en el mismo instante en que me aplastó aquel contenedor , cayéndome encima con su carga de harinas industriales.
O eran manzanas envenenadas .
No lo sé.
Fue a la salida a la autovía , y en mi mente se produjo un milagroso segundo de lentitud, en el que sin embargo cupieron todos mis recuerdos, y los recuerdos de todos los que vivieron antes que yo , aquel ADN repetido que había sido aniquilado antes en fusilamientos , cárceles,alcoholismo , revueltas y hambrunas.
Los hierros penetraron en mi carne como un cuchillo en manteca , atravesando todos los componentes que suelen habitarnos, los bosques, los ríos, los pequeños valles sagrados de nuestros montes interiores, lo peludo y lo calvo, lo rojo y lo azul.
Las armas mortales me abrieron en canal saciando así la sed de mi dios Destino; a mi alrededor el mundo estallaba en miradas sorprendidas de conmiseración y pena, igualito que yo cuando vislumbraba el cadáver de un gato en la cuneta ,sólo que no sabía que se podía ver desde algún sitio , o mejor dicho, que se podía sentir.
A veces desde lo alto de los puentes podía sentir el movimiento de las aguas sucias , las miraba por el rabillo del ojo y en realidad ESTABA en el agua , quizá una pequeña rama , o un lamido a la orilla , desde donde no se puede ver el fondo , desde donde la incertidumbre es mayor , eso era yo desde arriba , cuando vivía y era humana y me parecía ver cadáveres de animales acostaditos en la cuneta , a veces aplastados,irreconocibles, y pensaba en las pequeñas almas como estallidos de energía desapareciendo en el cielo contaminado; otras podía sentir el dolor hastiado de un burro demasiado cargado y apaleado en aquel barrio chabolero que pervivía , incluso con carteles de "Se alquilan caballos y carruajes" , como un negocio legal , una tienda de ultramarinos de las antiguas o un estanco que mantuviera sus letreros de otro tiempo, pero aún en éste .
Y notaba el malestar .
El dolor.
Era aquél un trozo de carretera al que se asomaban muchas, demasiadas, residencias de ancianos, todas al sol , orientadas para orear sábanas meadas y pieles viejas , ni demasiado escondidas ni demasiado visibles, no céntricas desde luego para no ofender a los válidos y tampoco en la espesura para no ofender a los inválidos.
Justo por ahí tuve los mejores y más fecundos pensamientos en mediodías de sol fuerte y cielo azul, verde el campo , indemne belleza frente al gitanerío y a la brutalidad humanas .
Y sin embargo nunca se me ocurrió pensar en mí como algo frágil.
Bueno, sí, aquellos días de juventud , tan empavecidos , en los que me sorbía los mocos escuchando música inglesa pensando que todo el mundo era gilipollas menos yo , filosofando concienzudamente sobre la muerte después de un par de zarpazos en la familia , nada importante , aunque bastante trágico.
Pero después, de adulta , nada que ver, me convertí en leona y le di una patada a los ingleses y me puse a escuchar música de mi tierra.
En las ciudades uno se levanta de la cama y piensa, por regla general, en términos negativos.
La mierda del trabajo, la del no-trabajo, el tráfico , la familia, el amor, el desamor, la prensa, el metro, el autobús , la estadística , yo-que-no-soy-nada -y-que-no-importo-una-mierda en el sistema, y encima los gilipollas que me vendieron ilusión hace mil años, si pillara ahora a Walt Disney o a mi maestra de primaria se iba a enterar , menudos estafadores.
Y además está la publicidad , que te canta las cuarenta en cuanto empiezas a ser un poco viejo ; pero yo pasaba de todo eso.
Ni un antibiótico me vendieron , ni una lady Tena , ni una vacuna , nada .
Chula sí era ,pero frágil , no.
Solía morder los bolis en la oficina y tenía una lengua atrevida e hiriente en cuanto me provocaban ; las deudas no pudieron conmigo y mis carretas siempre me arrastraron sólo a mí , ocultando bien y amorosamente mi gran corazón .
Era por lo tanto un prodigio de fortaleza, un castillo humano con su foso y sus almenas , indestructible, y escribía y pensaba como Dios , mucho mejor que ciertas escritoras de columna diaria ,pagadas con regularidad y con másteres y estudios en el extranjero ; todo el mundo, mi pequeño mundo , lo sabía , que hubiera podido arrastrar mi propio ejército , que si no lo hacía era porque 1) siempre fui floja y 2)vivíamos en un país de enchufados , (esto último no es culpa de nadie, quiero decir, nadie con cerebro y corazón) .
Así pues mi ego estaba en su sitio, volando como una cometa , llegando antes que yo al Inem y a la Seguridad Social y a la caja de Carrefour y al ambulatorio donde a mi padre le hacían una ecografía de riñón y a la plaza de parking ;
frágil no , jamás.
Y sin embargo qué blandita era yo.
Cómo me abría cuando hacía el amor , qué suave mujer fui con aquel pijama blanco de invierno, qué delicados los mecanismos interiores ; cómo llovía en mi corazón en las frías noches en las que no podía dormir , y cuántas cosas buenas me gustaba atesorar .
Pulmones, ligamentos,encías , lengua, arterias ,esperanzas, ovarios , glúteos , pensamientos , todo resultó demasiado blando , demasiado inútil , demasiado poco para aquel contenedor lleno de harina industrial .
O eran manzanas envenenadas .
Nunca lo sabré.

9 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Pues realmente mejor que muchas columnas que leo a diario y pago por leer...

Elysa dijo...

Efectivamente y aquí hay más vida...

TORO SALVAJE dijo...

Maldito contenedor.
Podría haber aplastado a alguien que se lo mereciera.

Besos.

TriniReina dijo...

Creo que debes de sentirte muy orgullosa de ser blandita. No hay quién pueda contra esa blandura tuya, y no creas, eso molesta a la gente, ya que a ésta le gusta aplastar y oir como crujes, en caso de mostrar dureza. Pero eso de aplastar cosas blandas no le dan el gusto y los pone verdes de los nervios:):)

Quizás no me entiendas, pero sé lo que me digo:)

Vivan l@s blanditos;);)

iliamehoy dijo...

Blandita no, humana. Algo que en nuestra especie, se relega al rincón de los deshauciados. Volveré a leerlo, cada vez que considere necesario, para aprender a ser algo parecido a lo que has expresado.
Una sonrisa admirada, o admiradora.

Sue dijo...

Joder, joder qué bueno. Tengo que volver a leerlo (cien veces), es que ahora estoy en el cadalso y no me dejan parar.
País de enchufados, qué cierto. (¿Porqué crees que me gusta USA? allí valoran el esfuerzo y la inteligencia seas quien seas. Te dan oportunidades que aquí son ciencia ficción. Allí serías la reina de Ophra, te lo digo yo y yo yo)

Estoy hasta el coñ.. de los "pasea papeles" ¿que no saben hacer otra cosa? Argth. Y los que saben que estás hasta arriba y aún así llaman para preguntar una soberana memez que averiguarían por sí mismos si supieran leer.

Reyes, eres grande ¿me prestas una cerilla? (para quemar todo esto)

Volveré.

Un beso ardiente.

genestel dijo...

Duro, real y cierto.

Ahora mismo me metería en el container y sabría que también soy blandito puesto que los demás me hacen sentir así.

Pero... los demás de este momento y he pasado unos días haciendo etiquetitas de todos a los que voy a mandar a tomar por... ¡por culo!

Siento mi mal hablar pero es que mi aguante ya no aguanta y tras leer esto... ¡me muerdo hasta las uñas!

Un beso.

Nieves LM dijo...

buenísimo Reyes, de lo mejor que he leído, y no digo te he leído, digo he leído

virgi dijo...

Extraordinario.
Querida Reyes, eres genial.
Espero al periódico digital que montarán tú y S.
¡Pero ya!

Mamá

Mamá es una desconocida que deambula por la casa, quitando el polvo , vaciando las cestas de la ropa sucia y de vez en cuando quejándose ...