miércoles, 29 de febrero de 2012

No sé qué puede ser

No sé qué puede ser pero lo siento
aquí en el centro cada vez más grande
de repente mi cuerpo tiene marcas
que son las huellas hacia un sendero nuevo;
no sé qué puede ser porque empecé jugando
como he empezado antes muchas cosas
que no crecieron nunca más allá de las ramas
pequeñas que sirven a pequeñas macetas.
Y he aquí ahora que la selva me abraza
me vuelve verde y pura como fui en otro tiempo
me hace temblar lejos de su presencia
deseándolo todo,yo que no esperaba nada.
Las palabras se me están haciendo grandes
como los árboles nocturnos o la luna
crece este amor como crecen las niñas
sin promesas,aditivos ni equipaje
y yo
que jugaba a ser
más rápida que el viento en desnudarme
(para salir por patas enseguida
masticando el olvido como un chicle)
aprendo desde el fondo de sus ojos
a atrapar peces que me vuelven verde y pura.
A veces siento que me espera la batalla
de hacer caer las cortinas de mi angustia
que mataré con mis manos la esperanza
como si fuera un gorrión inoportuno;
pero el amor que siento me sostiene
sin que pueda explicarlo
ni medirlo.
Un cambio de guión
es una selva
que crece sin control y sin permiso.

17 comentarios:

Genín dijo...

¡Genial!
Que crezca esa selva y que enrede los corazones...
¡Felicidad!
Besos y salud

INMA CALDERÓN dijo...

Deja crecer la selva y piérdete en la lujuria de su verdor.

Neogeminis dijo...

A veces uno se asusta ante las grandes palabras que van surgiendo, pero creo que si ella nacen es porque hay motivo valedero para que lo hagan.

un abrazo.

Francisco Espada dijo...

Es importante recortar las malezas, pero no uses herbicidas radicales, sino constancia en la poda. Y por encima de todo, colócate un manto de esperanza.

Emilio Manuel dijo...

He leído varias veces tu entrada, no se si trasmite alegría o tristeza, en todo caso diría que, como la vida misma, el día a día está lleno de ambas cosas, al final es cuando hacemos recapitulación.

Un abrazo.

Eastriver dijo...

A eso se le llama caer de cuatro patas en algo muy parecido a la tranquilidad de espíritu (decir felicidad es una parida). Cuando ocurre hay que ser listo: listo para verlo y listo para perseverar, que está muy bien masticar olvidos cuando el agua resbala, pero cuando cala por lo menos démosle una oportunidad al agua, a la tierra, a la selva, a todo. A nosotros mismos, como si dijéramos...

TriniReina dijo...

Pues mira tú que a mí me da confianza esa selva. No sé, tal vez esté en un error, pero oye, quién no se adentra no sabrá jamás qué tesoros esconde.

Y, reyes, de todas las maneras, siempre queda la palabra.

Besossss

MariluzGH dijo...

Si fuera romántica te diría que estás teniendo un brote primaveral a mitad del invierno (igual que los jardines de mi casa).

abrazos :)

Laura Uve dijo...

Disfruta!! Sin miedo y adelante, no pienses sino en la magia del ahora.

Un abrazo!!

Tracy dijo...

Disfruta a tope con el cambio, no temas.

Nieves dijo...

Enredate en esas ramas y conviertete en selva...
Disfruta de esta felicidad y no seas árbol solitario sino bosque frondoso.

Besos :)

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Deseo que esa selva tenga una senda donde las zarzas no se interpongan en tu camino.

Que seas muy feliz, te lo mereces, pero no nos dejes, ¿eh? ;-)

Besos.

O SuSo dijo...

Vienvenidos los cambios, y el ser consciente de ellos...

Un abrazo Selva!!

virgi dijo...

Una selva calentita, tierna, acogedora. No me digas más, querida Reyes, lo he pillado ya y me hace feliz leerte.
Deja que la fronda enrame de amor tu vida.
Te abrazo requetemucho.

José Luis dijo...

me gustaría conocerme tan bien como te conoces tú (y por supuesto, contarlo como lo cuentas tú). besotes

Raúl dijo...

Tú te has enamorado, ¿no?

Lila dijo...

Es simple, vive, come, disfruta y sueña en esa selva, es donde el lugar ideal, no la sueltes y sacale todo el provecho...

Mamá

Mamá es una desconocida que deambula por la casa, quitando el polvo , vaciando las cestas de la ropa sucia y de vez en cuando quejándose ...