lunes, 23 de abril de 2012

Mi casa

Lo que llamé mi casa no lo era/ por mucho que amara sus rincones/ la habitación aquélla donde dormían recuerdos/ que a lo mejor no tuve/ porque eran inventados. La llave aquélla que abría mi puerta/ cada tarde a eso de las siete/ se murió un día en la palma de mi mano/ como un gorrión debilitado/ dejándome un peso en la conciencia/. Las macetas de otro patio me esperaron/ un par de meses bajo cielos estrellados/ derramaron otra vez los recuerdos que no tuve; nunca volví/ no sé qué fue de ellas/ y naufragué de nuevo/ llegué hasta la pata de un armario/ una percha desnuda se convirtió en mi casa/ y mi imperio se compuso de pañales/ y estornudos; en aquel trozo de casa del exilio un cablecito de silicona me servía/ para sacar mocos de bebé/ y otro cable más era la cuerda/ con la que me até a una red para seguir viviendo. Mi casa no sé qué fue/ o dónde estuvo/ con sus cuadros,cajones y muñecos/ tenedores,cucharas y alfombrillas/ porque han sido muchas,muchas casas;/ sé que todas tuvieron azotea/ una hubo en la que cantaba un canario/ y en otra una perrita blanca perseguía pajarillos/ sé que en todas fui feliz/ en la medida de lo posible/ que en mi caso/ siempre fue más imposible que medida./ Pero bueno;/ ahora me pregunto / si he sido capaz de tantas cosas/ también podré vivir acostumbrada/ al oleaje ruin de los naufragios/ porque ésa es mi verdadera casa.

10 comentarios:

Tracy dijo...

Tu casa eres tú, allí donde estés con tus ideas y tus palabras.

El Drac dijo...

Qué sorprendente. Nunca tomo cariño por las casas antes sí, por los que la compartieron conmigo, vale decir que si todos están conmigo, ver la casa sólo nos dirá lo que hemos progresado.

Un abrazo

virgi dijo...

Nuestra casa está al borde de los naufagios y los precipicios. Tengamos flotadores y paracaídas para amortiguar la brusca sorpresa (porque normalmente nos coge por la espalda) y sonríamos cuando la vida nos calienta.
Besos, shikiya.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Vaya, hoy puedo acceder a tu entrada (¿la entrada de tu casa?) que ayer, por mucho que lo intenté, siempre me remitía a la entrada anterior; aunque la ilustración sí aparecía. Creo que están actualizando el Blospot de marras.

Qué capacidad poética, la tuya: tu casa "el oleaje ruin de los naufragios"... ¡Qué ricura!

Besos, Ricura (con "R" mayúscula de Reyes).

Francisco Espada dijo...

Tu verdadera casa es la lírica, Reyes, aunque la presentes disimulada bajo otra apariencia. Tú eres la casa, tú eres la llave. Besos.

Nieves dijo...

Estoy de acuerdo con Tracy, tu casa eres tú!!!

Besitos :)

añil dijo...

Hay puertos donde los temporales se aminoran y siempre están dentro, donde la tormenta es tolerable.

Besitos, linda

Montserrat Sala dijo...

Tu hermosa mansión, tus muebles vicotorianos, tus objeptos de arte con encajes venecianos, y vajillas de porcelana inglesa; son tus palabras que enlazadas una con otras forman este tejido compacto, hecho a mano y recosido con experiencias vaiopintas, igual que tus amigos blogueros, que quiere decir irreales.
Allà donde estés, te acompañarán siempre estos bajones y subidones característicos, de las personas intuitivas y sensibles. Y si les pones paredes y llaves, seran tu castillo. tu fortaleza y..

se me fué la olla!

TriniReina dijo...

Reyes, tu casa está en ti. Eres tú misma y donde quiera que entres erigirás tus tabiques y tus ventanas y esa puerta que te permitirá salir al aire o ampararte en el silencio.
Tu casa eres tú y por lo que te conozco he de decir que tu casa es grande; muy grande.

Besitos

mariajesusparadela dijo...

Yo tuve pocas casas. Creo que una casa-escuela cuando nací; luego una casa en Xinzo, donde viví doce años; después el La Cañiza, la casa de mi padre, que aún conservo.
Ahora ésta, en Paradela.
Todas las he vivido con ansia y me han dado de todo...

Mamá

Mamá es una desconocida que deambula por la casa, quitando el polvo , vaciando las cestas de la ropa sucia y de vez en cuando quejándose ...