martes, 17 de abril de 2012

Tienda onírica

Soñé con dulces,dijo ella,símbolo de la voluptuosidad;voluptuoso suena a medusa hecha con sedas de la china,que acarician párpados envueltos en deseos;deseos que van al aire y por el mar cruzando los cuatro puntos cardinales como las cartas de ésos que aunque estaban predestinados, nunca se van a encontrar porque los diablos se metieron ,desencajaron raíles de tren y atrasaron o adelantaron relojes;relojes que se saben los reyes del mambo porque las gentes creen en ellos y rellenan sus vidas como crucigramas ausentes de toda poesía;poesía que se humedece los labios y se lo come todo como una buena chamarilera que apostada debajo de un arco de Sevilla vende todo lo que tiene a precio de saldo,regala lo que le parece,lo llora o lo tira según sople el día sobre la barriga de las nubes.
Mi padre y mi hermano tenían un bar,me dijo ella,esto significa una habladuría poco favorable para el soñante,traduje yo,ten cuidado que no te educaron para espantar las moscas de la desgracia,anímate y sal ahí fuera sin miedo.
El miedo es un abrigo que no abriga nada,quédate en bolas y que la lluvia te moje y te sequen los alientos de la vida el resto del tiempo que te haya sido destinado.
Como una reina la chamarilera recoge su mercancía y piensa que lo va a compartir todo con los demás a partir de ese momento,ya no juzgará a nadie.
Recordaba que una vez fue panadera,que trabajó con hojaldres y guindas,que trenzaba las masitas y les ponía amor; en una simple vida caben tantas historias que parece mentira;en aquel tiempo ya reflexionaba sobre cosas imposibles,chorradas con sabor a fresa,besos de melocotón y tópicos de tocino salado que acababan cumpliéndose a sí mismos.
Pero eso ya pasó.
Los sueños la curaron,desbarataron los cuadros del crucigrama,la obligaron a montar aquella tienda onírica donde lo mismo estaba el saldo que el lujo soberbio de los soñadores a lo grande;también los batacazos de confundir otras camas con barcos de vela y el torrente de besos que no se acaba nunca,posible en cada persona de fe.
De vez en cuando alguien se acercará a oír chorradas como éstas ,canciones que serán como pastelitos puestos a secar en la ventana, con su guinda y su capa de huevo aplicada con pincel suave,como las pestañas que acarician el deseo,los deseos de ella,que nunca será vieja porque no cree en los relojes.
Esta noche habrá más sueños en la tienda,colgados,puestos a secar,con perfume de azahar o de violetas,con patitas largas o plumitas de los indios,dispuestos para la interpretación más rica,objetivo felicidad,y todos gratis.
(Estos días estoy como ausente de los blogs y de más cosas pero estoy,poco a poco volveré a ir comentando,besos y más besos).

7 comentarios:

Genín dijo...

Por mas que no crea en los relojes, se hará vieja, como todos, con un poco de suerte...
¡Que me lo cuenten a mi!
Besos y salud

Larisa dijo...

Me gustaría que te dejases de juntar letras con afán artístico y difundieras este vídeo que he grabado dando mi opinión sobre una de las lacras que asola a la sociedad: la homosexualidad. Aquí lo dejo:

http://www.youtube.com/watch?v=OI53SlJHL0w

Abrazos, cariños.

genestel dijo...

Reyes, preciosa, entraba a comentar sobre lo que nos has dejado escrito... pero acabo de ver el link que acaba de dejar Larisa y me he quedado de pasta de boniato...
Evito decir nada sobre todo esto. vivimos en democracia, ¿no?

Un besote!

mariajesusparadela dijo...

Y creí que ya había leído "Oficio de tinieblas". Ésto me lo recordó.

Nieves dijo...

Un inciso: He pasado a ver el vídeo que deja larisa y me he quedado "empantallá" , no se ni que decir, de echo he tenido que volver a leer tu preciosa entrada de hoy para relajarme y creo que después me tendré que poner Ho'oponopono haber si me termina de relajar...

El mundo onírico, que maravilloso mundo, aunque yo creo algo (ya me dirás tu opinión) yo no suelo contar los sueños porque quien conoce tus sueños conoce tu alma,y no se hasta que punto te puede beneficiar o perjudicar eso. En fin quizás sea una rareza de las mías.
Pero sin duda me pasaría por esa tienda a por un sueño de aventuras y desenlace inesperado!

Tendrás uno de esos????

Besitos :)

Francisco Espada dijo...

No sabes cuánto me alegra saber de ti; te he hecho como mía y cuando no apareces te echo de menos. Un día tomaremos un café en San Lorenzo y tallaré la fecha en una roca para que sea imperecedera. Besos

iris dijo...

Tu post genial, pero la foto del pastelito con adornos de colores ¡me encanta!. No me gustan excesivamente los dulces, pero los que son de colores me dejan como hipnotizada. Dulces besos guapa.

Mamá

Mamá es una desconocida que deambula por la casa, quitando el polvo , vaciando las cestas de la ropa sucia y de vez en cuando quejándose ...